Es posible que en un momento dado empieces a ver algunos malos comportamientos en tu gato, es bueno que sepas que esto no pasa sólo porque sí y que por lo general hay una razón, si te pasaste de casa puede que le esté quedando difícil adaptarse o necesite de más atención o cariño, lee cómo entrenar un gato.

Alrededor del mundo se pueden encontrar gatos que usan un baño común, que juegan, reconocen colores, entre otros, lo que sin duda indica que un gato se puede entrenar, sólo que es mucho más difícil hacerlo que con los caninos, pues estos segundos tienen mucha más disposición para estar repitiendo diferentes acciones y para seguir algunas órdenes; los mininos en cambio hacen sus acciones más por instinto y esto se debe a que a través de la historia se basó más su domesticación en que tomaran destrezas y agilidad en la caza de ratones, más que en tratar de que complacieran a su amo.

Este artículo también te interesará: Cómo Educar un Gato

Cómo entrenar un gato

Paciencia

Ya mencionamos que entrenar a un gato es más difícil que a un perro, por eso debes llenarte de mucha paciencia si lo deseas hacer; al contrario que los caninos, la repetición constante de diferentes acciones y las órdenes que les demos pueden terminar por estresar a tu minino, por lo tanto hay que tener mucho cuidado.

Existen algunas tácticas sencillas que te ayudarán en el entrenamiento de tu gato desde la comodidad de tu casa, mira estos espacios como momentos donde mejorarán su relación y donde habrá más vínculos entre ambos. Entrenar a un gato ayuda en el desarrollo de su inteligencia.

Cómo entrenar un gato

Recompensas

Al igual que con los perros los entrenamientos deberán estar marcados por recompensas y refuerzos positivos, los castigos no son la mejor opción, pegarles por ejemplo, podría antes volverlos agresivos, así que las recompensas son la forma más correcta de que el gato no se asuste y te ponga atención, tienes que buscar la forma de que el minino se dé cuenta que cuando hace una acción hay algo bueno para él.

La recompensa acá no puede ser cualquier cosa, tiene que ser algo que realmente desee mucho de verdad, sino es así, fácilmente se podrá distraer. La comida siempre será una buena opción y mejor si de pollo o atún se trata.

Cómo entrenar un gato

El elemento

Utiliza una varita como guía, esta será tu elemento de ayuda dentro del entrenamiento de tu gato, toma algún palito con el cual vas a buscar la atención de tu felino, úntale la punta de comida, de esa que le gusta mucho para que realmente sienta que es una recompensa. Cuando tu gato realice alguna acción que tu deseas, déjalo que toque con su naricita la punta del palito, así el gato irá relacionando la acción con la recompensa.

Una vez que tu gato ya se haya entrenado para tocar la varita, puedes proceder a que logre seguir el mismo elemento; cuando quieras que realice algún tipo de movimiento deberás señalar con el palito o si quieres que vaya a algún sitio y luego recompénsalo.  Este es un gran elemento que a medida que pasa el tiempo te podrá ayudar a enseñarle un montón de cosas a tu gato, que te siga por toda la casa, a saltar, entre otros.

Cómo entrenar un gato

Órdenes

Puedes complementar el entrenamiento de tu gato utilizando diferentes comandos los cuales deben ser muy claros y simples, si usas muchas palabras solo lograrás confundirlo y hasta frustrarlo.

Cómo entrenar un gato

Tiempo de entrenamiento

Con los gatos no es bueno someterlos a entrenamientos de más de 5 minutos diarios, por ello insistimos en que debes tener mucha paciencia.

Cómo entrenar un gato

A tener en cuenta para entrenar un gato

  • Existen elementos muy útiles para que los gatos puedan arañar, cada vez que los utilice puedes felicitarlo y verás cómo así evitarás que te arañe los muebles. Cuando tu gato esté arañando tu mueble, puedes decirle de manera firma No, mientras le salpicas un poco de agua y ponle enseguida aquel elemento que sí puede arañar y felicítalo cuando lo haga.
  • Cuando llevas una mascota felina por primera vez a tu casa, lo primero que debes hacer es ponerlo en su caja de arena, así sabrá que allí es donde tiene que hacer sus necesidades, también dale una bañada. Por otro lado no le des su comida cerca a la mesa.
  • Tú puedes lograr que tu gato no te moleste mientras comes, crea un horario para darle la comida a tu gato que esté a la par con la tuya, ponle su rica comida antes de servirte lo tuyo, cuando veas que está concentrado en su alimento empieza a comer tú; también podrías poner un plástico sobre tu mesa, a los gatos nos les gusta ni poquito caminar sobre un plástico, no les gusta esa sensación, así que es una forma de lograr que no se monten en tu mesa; puedes usar este mismo truco en otras superficies donde no quieres que tu minino se suba.
¿Te ha gustado?
4 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.