Es posible que tengas gatos en casa y te hayas dado cuenta de lo limpios que son. Son animales fácilmente adaptables a las costumbres y que se pueden entrenar con rapidez para que aprendan a hacer sus necesidades en el arenero. Pero, ¿sería posible, puesto que son tan inteligentes, entrenarles para ir al baño? ¡Efectivamente!

¿Entrenar a un gato a ir al baño tiene beneficios?

Sí, tiene muchos beneficios. Te evitarás, por ejemplo, los malos olores que surgen a causa del arenero, y te evitarás, también, el trabajo de limpiar la caja cada dos por tres y cambiar la arena. Aunque es un proceso un poco costoso, no en vano se trata de entrenar a un animal para que realice unas acciones concretas, los beneficios son tantos que merece la pena el esfuerzo y educación que vas a poner sobre la educación de tu gato. Piensa que los gatos, al igual que el resto de los felinos, son territoriales, por lo que es importante, si tienes más de un baño, que designes uno de ellos para que cumpla a partir de hoy como el aseo de tu gato.

Si ya estás preparado y receptivo para comenzar con este experimento con el cual conseguir entrenar a un gato para ir al baño, ha llegado el momento de comenzar a realizar el trabajo. Veamos en primer lugar qué es lo que vas a necesitar para poder llevar a cabo esta proeza y comencemos con los ejercicios. Tu gato te lo agradecerá.entrenar a un gato a ir al baño

¿Que necesitas para entrenar a un gato a ir al baño?

Para entrenar a un gato a ir al baño vamos a necesitar

  • Asiento de baño de entrenamiento. La marca Litter Kwitter se especializa en este tipo de asientos para gatos.
  • Mucha paciencia
  • Leer el siguiente post

Instrucciones para entrenar a un gato a ir al baño

Paso a paso para entrenar a un gato a ir al baño

  1. En primer lugar, si tienes más de un baño, has de seleccionar uno de ellos para que se convierta en el baño que a partir de ahora usará tu mascota para hacer sus necesidades. Para decantarte por uno en concreto, te aconsejamos que te decidas por aquel al que le sea más fácil acceder. Una vez determinado cuál será el baño, traslada el arenero donde actualmente hace sus necesidades al lado del retrete. Es la forma más segura de comenzar el entrenamiento.
  2. Durante la semana siguiente dedícate a elevar el arenero poco a poco hasta que, finalmente, lo sitúes encima del retrete. Puedes utilizar revistas viejas, periódicos o banquetitas pequeñas para ir elevando su arenero gradualmente antes de situarlo sobre la taza del wáter. Si lo haces de forma paulatina, tu gato se irá acostumbrado poco a poco a saltar para acceder al arenero donde hace sus necesidades.
  3. Cuando por fin llegues a nivelar la altura de la caja de arena con la del retrete, será el momento de ubicar el arenero sobre el wáter. Tu gato tardará en acostumbrase a hacer las necesidades a esa altura unos 3 o 4 días más.
  4. Pasado ese tiempo, ha llegado de reemplazar la caja de arena por un asiento de entrenamiento para el baño relleno de arena. Los asientos de entrenamiento de cualquier marca se caracterizan por tener varios tamaños y diferenciarse por colores. El tamaño más pequeño, que es con el que hay que comenzar el entrenamiento, no tiene agujero para evitar accidentes iniciales. Sólo tendremos que rellenarlo con arena igual que si fuera su caja normal. Este es el primer paso de transición previo a retirar por completo los asientos. Deberás de darle un par de días a tu gato para que se acostumbre a hacer sus necesidades en este asiento.
  5. Cada vez que el gato haga sus necesidades sobre la arena, deberás reemplazarla y poner una cantidad menor. Igualmente, pasados dos días, deberás ir cambiando el asiento de entrenamiento por el siguiente nivel, el cual tendrá cada vez el agujero central más grande y menos espacio para colocar arena.
  6. Aproximadamente dos semanas después de haber estado realizando esta técnica de sustitución de asientos de entrenamiento para el baño por uno más grande, y de haber eliminado cada vez más cantidad de arena hasta quitarla por completo, habrá llegado el momento de retirar definitivamente los asientos y permitir que tu gato haga sus necesidades directamente sobre el wáter. Cómo entrenar a un gato a ir al baño

Consejos para entrenar a un gato a ir al baño

Un último consejo para entrenar a un gato a ir al baño

No todos los gatos ni las personas están preparados para este tipo de entrenamiento. Si deseas que tu gato comience a usar el retrete en vez del arenero, es mejor que comiences el entrenamiento en aquellas mascotas que ya se sientan cómodas utilizando el arenero.

Si, por el contrario, tu gato es algo torpe para realizar la actividad cotidiana de la caja de arena, es probable que no se sienta a gusto haciendo este tipo de entrenamiento y muy probablemente no consigas que termine por hacer sus necesidades en el retrete.

No pruebes con gatos con menos de 6 meses porque se trata de una actividad demasiado complicada para ellos.

¿Te ha gustado?
6 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.