Lamentablemente los casos de envenenamiento continúan existiendo. Hay personas que se dedican a dejar comida envenenada en parques y en lugares donde frecuentan los animales. Es por eso que a veces nuestra mascota sale a dar una vuelta y nos encontramos con que ésta vuelve enferma al regresar a casa.

En el caso de los perros por lo general, el dueño va con él cuando sale por la calle y puede saber en qué momento notó algo a su can y de este modo actuar con más rapidez ante un envenenamiento. En el caso de los gatos es más difícil saberlo porque ellos realizan sus incursiones callejeras de manera autónoma.

Tampoco debemos descuidar las sustancias que tenemos en casa, porque un envenenamiento muy común es que el gato ingirió parte del veneno destinado a matar ratas o insectos. En algunos casos, sí se podrá provocar el vómito, pero según los síntomas que presente el gato no se podrá y habrá que trasladarlo rápidamente al veterinario.

Cómo tratar a un gato envenenado

Por eso es importante conocer cómo se debe actuar en estos casos. Dependiendo del tipo de veneno se deberá actuar de manera diferente, pero en la mayoría de las ocasiones no sabremos que ha ingerido el gato. Por eso es prioritario observar muy bien al minino, porque dependiendo de su comportamiento se podrá saber qué hacer y que la mascota sobreviva en el período desde que se envenenó hasta que llega a la clínica veterinaria, para que tenga una oportunidad de poder recuperarse.

Algunas señales como: vómitos y diarreas con sangre, irritaciones en la piel, temblores, convulsiones…, son claros indicativos de que nuestro gato fue envenado. A continuación, te sugerimos una serie de actuaciones para ayudar a tu gato.

¿Que necesitas para tratar a un gato envenenado?

  • Manta gruesa.
  • Transportín o jaula para gatos. Aspiradora.
  • Aceite vegetal.
  • Un vaso.
  • Agua.
  • Cucharada de sal.
  • Jeringa.
  • Pastillas de carbón.

Instrucciones para tratar a un gato envenenado

  1. Pon a tu gato en una manta gruesa y envuélvelo con ella. Si está envenenado tenderá a tener convulsiones y podría hacerse daño. No hagas ruidos fuertes ni movimientos bruscos con él y llévalo inmediatamente al veterinario, sin perder el tiempo en provocarle el vómito.
  2. Si empieza a maullar a causa del dolor meterle con la mano a su jaula o transportín.
  3. En caso de que esté inconsciente o se desmaye llevarle a una zona ventilada. Siempre coge al gato de manera firme y procura que no se tambalee ni hacer movimientos rápidos. Llama por teléfono al veterinario para que él pueda darte las indicaciones. Además de ayudarte a resolver la situación, te hará sentirte más tranquilo.
  4. Hay que averiguar si es que ingirió el veneno, si lamió algo o le cayó algo encima. Si lo ingirió o lamió es aconsejable limpiarle con abundante agua y lavar muy bien la mucosa de la boca para que el veneno no se siga absorbiendo por ahí.
  5. Si se trata de un veneno en polvo habrá que cepillarle bien el pelo al animal, también podemos usar el tubo de la aspiradora y con mucho cuidado limpiar al animal. Otra opción es lavar al felino con agua tibia y jabón. Es importante retirar la sustancia de su piel porque ésta puede ser ingerida. Recuerda que el gato tiene la costumbre de lavar su pelaje con su lengua, esto provocaría que el veneno acabara en su boca y su estómago, propagándose por el interior de su organismo.
    Cómo tratar a un gato envenenado
  6. Si el causante fue alguna sustancia oleosa, lo que tenemos que hacer es usar aceite vegetal un poco tibio para poder eliminar el veneno pegado a su piel.
    Después de todo esto, se ha de intentar provocar el vómito al animal. Para ello necesitaremos un vaso con agua, echa una cucharada de sal. Con una jeringuilla tomar un poco y dársela al animal. Siempre por el labio estirándole un poco, nunca por la boca. Para que el animal pueda tragarlo y que éste vomite.
  7. ¡Atención!
    • No se puede provocar el vómito si el animal está vomitando.
    • Si no comió en dos horas. En este caso deberemos de darle algo de comida para luego provocar el vómito.
    • Si el animal está inconsciente no se debe provocar el vómito. En este estado, si introducimos el agua con sal al gato podríamos provocar que el líquido fuera hacia sus pulmones con lo que se causaría una neumonía por broncoaspiración. Por eso, si se realiza esta práctica el animal deberá estar siempre consciente.
    • El vómito se deberá llevar a cabo si pensamos que se envenenó con algo de nuestra propia casa, como por ejemplo, con veneno para ratas.
    • Si creemos que le dieron veneno tipo caústicos o sustancias muy alcalinas o ácido de batería, en estos casos no podemos provocarle el vómito.
  8. Recoge siempre el vómito. Esa sustancia que expulsó sigue siendo peligrosa tanto para el animal como para la gente de su alrededor.
  9. Siempre acudir al veterinario. Probablemente en te dará unas pastillas de carbón. El especialista te dirá la dosis exacta que habrás de moler. Lo normal, al tratarse de un animal pequeño es de dos hasta cuatro pastillas. El polvo obtenido se mezclará en un vaso de leche. Tomaremos, de nuevo, una jeringa que será la que habrá que introducir en la boca del animal cuando éste esté consciente y con capacidad para ingerir.
    Cómo tratar a un gato envenenado
  10. La función de este medicamento es ayudar a eliminar el veneno. Precisamente ese polvillo de carbón lo que hará es ir hasta el estómago del gato y donde el veneno se pegará a él y evitará que el veneno se siga propagando por el organismo del felino.
  11. En el caso de que le hayamos dado las pastillas de carbón sin haber acudido antes al veterinario, ahora es el momento de llevarlo a que lo revisen. Porque con estas pastillas no se ha curado el gato, sino que sirve sólo para asegurar que el animal va a llegar vivo al veterinario.

Consejos para tratar a un gato envenenado

  • Cuando se produce el vómito sólo se eliminan del estómago de un 40% a un 50% del contenido químico ingerido. Es importante acudir al especialista porque aún quedan restos de veneno en el cuerpo de tu mascota. Una vez en la clínica, será el veterinario quien inyecte el antídoto.
  • Es importante tener pastillas de carbón en casa. No son tóxicas para el animal y te van a ayudar a salvar en un momento dado su vida. Piensa que las pastillas de carbón molida junto con la leche van a retrasar la absorción del veneno.
  • En el mercado existen varios tipos de matarratas e insectos. Si el veneno fue causado por un veneno con arsénico, fluoraceta de sodio, metaldehido, sí se puede inducir el vómito. En cambio, si el envenamiento fue causado por estricnina lleva al animal inmediatamente al veterinario sin hacerle vomitar. En el caso de este último veneno, el felino comenzará a tener fuertes convulsiones por lo que requiere actuar con urgencia. Otras sustancias en las que se puede provocar el vómito son el plomo, fosforo, fosfido de zinc, warfin y anticongelante, medicinas destinadas a humanos o envenenamiento por ingesta de basura.
  • La curiosidad mató al gato. Esta frase se suele decir porque efectivamente los mininos son muy curiosos y esto les lleva a investigar por todos los rincones de la casa. Por este motivo, te aconsejamos que todas aquellas sustancias perjudiciales para él las pongas fuera de su alcance, como si se tratara de un niño. Algunas cosas que tenemos en casa y que deberemos de esconder son: los medicamentos, comidas dulces (chocolate), detergentes o insecticidas.
  • Si quieres leer más artículos interesantes sobre los gatos en nuestra categoría dedicada a estas espectaculares mas cotas que son los gatos encontrarás mucha más información.

¿Te ha gustado?
4 usuarios han opinado y a un 75,00% le ha gustado.