Contenido del Artículo

Tener un perro no sólo significa tener a un individuo bonito y peludo con el cual jugar, un perro no es un juguete, es un ser vivo con conciencia, sentimientos, inteligencia y derechos. Por lo cual debemos respetarlo, cuidarlo, y valorarlo como cualquier otro individuo.

Si tú tienes un perro en casa, debes tener en cuenta que la crianza de un perro implica una gran responsabilidad. No puedes sólo adoptar a un cachorrito, y dejarlo hacer su voluntad hasta volverse malcriado. O peor aún, no puedes deshacerte de tu perro cuando por consecuencia de que tú no lo educaste, este desarrolló una conducta negativa.

Seguro que este artículo también te puede interesar: Cómo Educar a mi Perro

Para evitar ese tipo de problemas y de situaciones, te enseñaré todo lo que hice para aprender cómo educar a mi perro. Para mí fue un poco difícil en un principio, especialmente porque nos sabía qué hacer. Pero ahora que ya tengo los conocimientos necesarios, te enseñaré todo lo que aprendí para saber cómo educar a mi perro.

Este tipo de consejos los puedes aplicar en el caso de querer educar o reeducar a un perro. Recuerda no dejarte llevar por el mito que dice que un perro maduro no se puede educar. No importa si tu perro es un bebé o si ya tiene varios años, tú puedes disciplinarlo y enseñarle a comportarse adecuadamente en casa. Sigue las instrucciones a continuación.

Que Necesitas

  • Agua
  • Juguetes para perro
  • Comida para perro
  • Periódico
  • Correa
  • Perro

Instrucciones

  1. Sin importar su edad, comienza a marcar los límites dentro y fuera de la casa. Cuando no educamos bien a nuestros perros y no les mostramos que actitudes deben evitar, éstas se convierten en hábitos de conducta que pueden ser negativos. Por ejemplo, si tu perro una vez mordió a un gato y no lo regañaste, posiblemente esta conducta se repetirá. Enséñale qué actitudes debe evitar, y qué actitudes son adecuadas.Cómo educar a mi perro
  2. Enséñale que dentro de la casa él no es el macho alfa. Tanto los machos como las hembras son instintivos, por lo cual puede que sean posesivos con su territorio y su lugar dentro de la casa. Muéstrale a tu mascota que el macho alfa eres tú y que tiene que respetar por igual a los demás individuos que vivan en la casa, ya sean otras mascotas o familiares. Cada vez que tu perro intente retar a otra mascota, regáñale por esa conducta y mantén tu actitud firme.Cómo educar a mi perro
  3. Enséñale a ser limpio. Educa a tu perro para que pueda hacer sus necesidades en el lugar adecuado. Si quieres que tu perro vaya al baño únicamente cuando lo sacas de casa, tendrás que sacar a tu perro de tres a cinco veces al día para que haga sus necesidades fuera de la casa, cuando lo haga fuera de la casa debes premiarlo, y si lo hace dentro de la casa debes reprimirlo, pero no seas agresivo, o creerá que defecar es malo y podría ponerse muy triste, sólo muéstrale que el lugar donde debe hacerlo es afuera y prémialo cuando lo haga.Cómo educar a mi perro
  4. Elije el modo de limpieza que quieres que tu perro siga. Si no deseas que tu perro salga de casa para hacer sus necesidades, enséñale a hacerlas sobre papel periódico. Para esto, cuando notes que tu perro quiere hacer sus necesidades, llévalo sobre varios periódicos abiertos, así el perro aprenderá que ese es su lugar para defecar. En caso de elegir este método, no es recomendable que uses el método de paseo, elige un método definitivo entre los dos mencionados.Cómo educar a mi perro
  5. Es importante saber identificar las señales que indican que nuestro perro quiere ir al baño. Cuando nuestro perro se pone ansioso, gira en círculos, olfatea el suelo, levanta una pata o planta sus posaderas en el suelo, posiblemente esto signifique que tu perro está a punto de evacuar. En este momento preciso es cuando deben llevarlo al lugar que determinaste como el baño de tu perro.Cómo educar a mi perro
  6. Enséñale a comer y a respetar las comidas de los demás. Si tu perro te pide comida con frecuencia mientras tú comes, sin llegar a la violencia o ser muy rudo, tienes que reprimir esa actitud. Elige una palabra para decirle que se aleje mientras comes. La palabra puede ser “fuera”, “largo”, “retírate”, o cualquiera que tú elijas, pero ten muy en claro que debe ser una palabra definitiva, no una frase, así tu perro podrá identificar ese fonema y comprender que debe retirarse.Cómo educar a mi perro
  7. Dale de comer a tu perro las veces que el veterinario te diga que son necesarias y siempre siguiendo un horario fijo. A excepción de los perros pequeños que requieren comer más veces, si tu perro ya no es tan pequeño, plantea un horario fijo para las comidas de tu perro, por ejemplo, a las 11 am y a las 11pm. Esto generará disciplina y le ayudará a controlar sus hábitos de hambre. Eso sí, siempre procúrale la cantidad de comida necesaria a tu perro para que no pase hambre.Cómo educar a mi perro
  8. Siempre procura que tu perro tenga un tazón de agua fresca y limpia donde beber. Es importante que el agua sea fresca y nueva cada día, ya que a los perros no les gusta beber agua caliente. Si te sobra agua del día anterior, utilízala para regar tus plantas, así no se desperdiciará nada y podrás cambiar con libertad el agua de tu perro.Cómo educar a mi perro
  9. Enséñale a convivir con otros perros y otros animales para no crear una actitud celosa. Los perros necesitan convivir con otros animales para desarrollar una actitud consciente y empática y no se vuelvan egoístas o agresivos con otros animales.Cómo educar a mi perro

Consejos

  • Juega con tu perro, mímalo y comparte siempre un momento al día para él. Tu perro no es un robot que hace todo lo que le ordenas, obedecer no es el motivo en su vida ni el motivo por el cual nació, pero sí es bueno que comprenda cuáles actitudes son aceptables y cuáles no. Tu perro es alguien que te querrá mucho y será fiel a ti siempre, comparte todos los días un momento con tu perro para acariñarlo, mimarlo y divertirte con él. Esto no sólo volverá más estrechos los lazos afectivos entre tú y tu mascota, sino que le ayudará a tener un estado de ánimo estable y alegre que le dará una mayor calidad de vida a tu perro.
¿Te ha gustado?
43 usuarios han opinado y a un 97,67% le ha gustado.