Aunque parezca mentira, los perros y los gatos pueden acostumbrarse los unos a los otros para convivir. En general, los animales de diferentes razas siempre pueden aclimatarse si son adecuados adecuadamente o si conviven entre ellos desde muy pequeños. Incluso especies carnívoras y herbívoras pueden mantenerse unidas sin que las segundas ataquen a las primeras. Hay documentales verdaderamente increíbles donde se ve cómo leones conviven con perros como auténticos amigos de una misma manada.

Aclimatar un perro a un gato es complicado.

Aclimatar un perro a un gato realmente no es complicado, aunque si no han crecido juntos y por tanto no se conocen desde cachorros, es conveniente tomar ciertas medidas para evitar posibles riñas entre ambos animales. De este modo, conseguirás que tanto tu perro como tu gato se aclimaten el uno al otro a su propio ritmo y de forma natural. En este post vamos a enseñarte las medidas más adecuadas para aclimatar un perro a un gato. No te preocupes, verás cómo, en muy poco tiempo, tus mascotas pueden comenzar a convivir sin ningún tipo de peligro. ¡Comencemos con el post para averiguar cómo hacerlo!

Cómo aclimatar un perro a un gato

¿Que necesitas para aclimatar un perro a un gato?

Para aclimatar un perro a un gato vamos a necesitar

  • Un perro
  • Un gato
  • Una correa
  • Premios perrunos
  • Mucha paciencia y cariño con nuestras fieles mascotas

Instrucciones para aclimatar un perro a un gato

Paso a paso para aclimatar un perro a un gato

  1. Respasa las órdenes básicas y asegúrate de que tu perro las obedece. Es un método ideal. Piensa que tu perro ya está establecido en casa y vas a incluir a una nueva mascota en el entorno familiar. Además de asegurarte de que te tu perro no se sienta cohibido o no desate su agresividad con el nuevo felino, lo mejor es concienciar a tu mascota perruna para que obedezca las órdenes básicas sin rechistar. Serán muy útiles las órdenes para que se siente, se esté quieto o se tumbe. Si lo hace ya por inercia en cuanto se lo órdenes, en caso de entrar en una situación un poco estresante para tu perro, siempre hará caso a lo que le pidas.
  2. Acostumbra a tu perro a tratar con gatos que ya conviven con perros o no les tienen miedo. Una forma genial de conseguir que tu perro se adecúe a la llegada a casa de un nuevo miembro, en este caso felino, es hacer que se acostumbre a la presencia de los gatos de forma gradual. Una manera muy sencilla de conseguirlo es presentarle a gatos que convivan normalmente con perros y no se asusten fácilmente. Seguro que tienes algún amigo amante de los gatos y perros y que tiene ambas mascotas, y que te permite llevar tu perro a su casa para comenzar con el proceso de aclimatación. Así evitarás que cuando tu nuevo gato entre en casa termine estresado ante los nervios de tu perro a causa de la novedad.
  3. Utiliza correa para evitar posibles accidentes. Siempre que tu perro interactúe por primera vez con gatos, es conveniente que lo lleves atado con correa para poder controlarlo completamente en caso de que torne agresivo o se excite tanto ante su nuevo compañero que termine por estresar o asustar al felino. Utilízala continuamente durante el proceso de adaptación para evitar posibles problemas. Recuerda aplicar las órdenes básicas de forma directa y tajante para llamar al orden a tu perro si no logras que se calme.
  4. Adecúa inicialmente un cuarto de la casa para tu nueva mascota. Para evitar posibles problemas cuando por fin tu gato entre a vivir en tu hogar, es conveniente y muy recomendable que habilites una habitación para él solo. De esta manera evitarás que los primeros días estén continuamente juntos y pueda haber algún ataque y lograrás que tu perro comience a acostumbrarse a través del olfato a su nuevo compañero.
  5. Abre las puertas de tu hogar al gato y distrae al perro. Cuando permitas que tu gato comience a vagabundear por la casa, asegúrate de dos cosas muy importantes: de mantener distraído a tu perro para que el gato puede ir conociendo su nuevo hábitat y evitar siempre que tu perro oculte las vías de escape. El gato necesita tener la opción de poder escapar si se siente estresado o temeroso frente al perro.aclimatar un perro a un gato

Consejos para aclimatar un perro a un gato

Unos últimos consejos para aclimatar un perro a un gato

  • Ten golosinas y premios para ambos animales. De esta manera, cuando cualquiera de los dos mantenga una posición adecuada o un comportamiento correcto respecto a la otra mascota, prémiales para que resulte mucho más relajado acostumbrarse a sus nuevos compañeros.
  • Un truco muy bueno para que comiencen a acostumbrarse el uno al otro, es alimentar a ambos animales a la vez, pero en lados opuestos de una misma puerta. De esta forma comenzarán a acostumbrarse el uno al otro habiendo una seguridad entre medias que evite posibles accidentes. Si el gato se muestra muy ansioso, puedes mover unos centímetros su cazo del suelo para que se aleje un poco más de la puerta y por tanto del perro que se encuentra al otro lado.aclimatar un perro a un gato
¿Te ha gustado?
6 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.