Bañar un Perro – ¿Cada cuánto tengo que bañar a mi perro?

Los perros son unas mascotas que necesitan de una serie de cuidados para poder mantenerse en perfecto estado de salud, lo que implica una buena alimentación, pero también una correcte higiene.

Entre los cuidados de un perro básicos se encuentra el tema de su limpieza, siendo muy necesario bañar a un perro de forma regular para así conseguir que mantenga una higiene apropiada. Esto es beneficioso para su apariencia, pero sobre todo para su salud. Un perro sucio puede llegar a tener muchos problemas en su piel, tener pulgas o desprender un mal olor.

Hay quienes aseguran que bañar a un perro en exceso puede llegar a dañar su pelaje y su pH, por lo que es habitual que muchas personas se pregunten: ¿Cada cuánto tengo que bañar a mi perro?. Si quieres saber la frecuencia con la que debes bañar a tu mascota, sigue leyendo, ya que te vamos a explicar todo lo que debes saber al respecto.

Baño del perro: Mitos

En primer lugar es muy importante que sepas identificar los habituales mitos que rodean al baño e higiene de los perros, algunos de ellos que nada o poco tienen que ver con la realidad.

Es muy probable que hayas escuchado en alguna ocasión que al bañarlos pierden propiedades en su piel y que se daña el pH, algo que no es cierto, ya que solo perjudica a la salud cuando se lava en exceso o cuando nunca se lava. Los perros, como cualquier otro animal, debe ser bañado. Además, debe realizarse de forma periódica para que su salud se conserve en un buen estado.

Por otro lado, es frecuente que se diga que pueden llegar a desarrollar un problema de otitis porque les entra agua en los oídos. En este sentido, si se bañan con cuidado no tiene porque darse este problema. Simplemente se trata de ser cuidadosos a la hora de bañar al perro.

Hay otro mito extendido que se refiere al olor del animal. Hay quién asegura que si huelen a perfume, esos perros serán rechazados por otro. Sin embargo, esto no es cierto, ya que la realidad es que el olfato de los animales va más allá del perfume. De esta forma, seguirán percibiendo a sus semejantes como perros, por lo que no habrá problemas de socialización.

Teniendo todo esto en cuanta, debes saber que bañar al perro es positivo para la salud y que, por lo tanto, debes hacerlo por su bien, pero con cuidado.

Frecuencia del baño

La frecuencia del baño de un perro es muy diferente en función de si se trata de un perro de pelo corto o uno de pelo largo. Estos últimos, por sus características de pelaje necesitan más cuidados para lucir una mejor apariencia. Esto es lógico puesto que tienen más espacio en el que puede quedar atrapada la suciedad.

Por este motivo, la frecuencia del baño dependerá del tipo de pelo que tengan. De manera orientativa se puede determinar lo siguiente:

  • Corto:  Los perros de pelo corto deben ser bañados cada 6-8 semanas.
  • Medio: Los que tengan el pelo a un tamaño medio será suficiente con bañarlos cada 4-6 semanas.
  • Largo: Las mascotas de pelo largo necesitan una mayor frecuencia de baño, siendo necesario bañarlos cada 4 semanas, es decir, una vez al mes.

Además, debes tener en cuenta que a la hora de llevar a cabo su baño debes usar champús específicos para perros. No obstante, como alternativa puedes recurrir al uso de productos naturales que estén pensados para no dañar su pelo ni su piel.

Higiene del perro

La higiene del perro es fundamental por razones de estética y salud. Para evitar que pueda desprender un mal olor debes cepillarlo con frecuencia, lo que también ayudará a que el pelo se mantenga más limpio durante más tiempo.

En este sentido se aconseja cepillarlo unos minutos cada día. Esto es preferible a hacerlo tan solo una vez al mes durante un mayor periodo de tiempo. Esto es porque, al cepillarlo, estarás eliminando el pelo muerto que puedan tener, además del polvo. Así lucirá mejor y estará más limpio, aunque, lógicamente, también deberá ser sometido a sus baños oportunos.

Además, una consideración a tener en cuenta es que no pasada nada por bañar al perro puntualmente de forma seguida. De esta manera, si acabas de bañar al perro, y a los pocos días se ensucia demasiado por jugar en el barro, en la arena o donde sea, podrás bañarlo nuevamente sin problema. En ese caso, si se da de forma puntual no provocará ningún daño.

Por otro lado puedes contemplar el uso del champú en seco, el cual es ideal para ocasiones muy puntuales en las que no podrás bañarlo. Por ejemplo cuando vayas en coche o te encuentres en una situación que no puedes bañarlo en tu hogar ni llevarlo a una peluquería canina. En todo caso, el lavado en seco no sustituye al tan necesario baño convencional.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.