El Braco de Weimar o Weimaraner es una raza canina verdaderamente elegante. Esta raza se caracteriza por el color de sus pelos y sus ojos. Normalmente claros. Si quieres saber cómo es el Braco de Weimar y aprender a cuidar y adiestrar esta raza, has llegado al lugar adecuado. En este post vamos a resolver todas tus dudas. ¡Comencemos!

Características físicas del Braco de Weimar

El Braco de Weimar es un perro de talla media. Se caracteriza por llegar a medir entre 55 y 70 cm y alcanzar un peso de entre 25 y 45 kg en su edad adulta.

La esperanza de vida de esta raza es bastante elevada. Por norma general suelen vivir de diez a doce años con una salud excelente. Es una raza que disfruta especialmente al aire libre. Es decir, que si vives en un piso o no tienes acceso a grandes campos a diario, es mejor que te decantes por otro perro. Es perro es ideal para casas grandes, practicar deportes, senderismo o incluso como perro de vigilancia.

Entre sus principales características destaca su excelente olfato y su gran resistencia. Será un compañero ideal para quien viva en grandes extensiones de tierra. Podrás pasear con él horas y horas por el campo en perfecta armonía. Además es un perfecto compañero de caza.

Es un perro algo cabezón. Por este motivo es necesario que sea adiestrado desde cachorro. Además de cabezón, posee una gran energía. Por este motivo es necesario sacarlo mucho a la calle para que pueda correr y gastar sus energías. En caso contrario se convertirá en un perro nervioso que no será capaz de mantenerse equilibrado.

Orígenes del Braco de Weimar

Por lo que sabemos los orígenes de esta raza canina se remontan al siglo XIX. Parece ser que el Braco de Weimar es anterior a ese siglo, pero no se sabe con exactitud cuánto.

Se cree que la raza actual se obtuvo gracias al Gran Duque Carlos Augusto. Gobernador de Sajonia-Weimar-Eisenach durante el año 1800. Al parecer el duque de Weimar era un verdadero amante de la caza mayor. Durante sus cacerías tuvo la suerte de coincidir con el antepasado del Braco de Weimar. Las habilidades y aptitudes de este perro le resultaron tan increíbles que decidió desarrollar a partir de este una nueva raza. Esta raza se caracterizaría por ser mucho más fuerte y versátil. La idea de este duque era crear un compañero fiel, excelente para la caza, y que solo pudiera estar al alcance de los aristócratas y nobles.

Y su sueño se hizo realidad. A finales del siglo XIX se fundó el Club alemán de Weimaraner. Aquí comenzaría de este espectacular perro. Cuyos primeros cachorros solo estarían al alcance de la élite. Esta raza se convertiría en una raza exclusiva a la que solo podrían acceder los miembros de tan distinguido club.

Este artículo donde te explicamos cómo es el Braco Alemán seguro que también será de tu interés.

Sin embargo la caza mayor fue perdiendo importancia con el paso de los años. Poco a poco esta caza sería sustituida por la caza menor y el Braco de Weimar perdería su razón de ser. No hay que olvidar que esta especie está pensada para el otro tipo de caza. Esto haría que el Braco de Weimar pasara de perro cazador a perro de muestra.

A mediados del s. XX el Braco de Weimar traspasaría las fronteras alemanas y llegaría hasta los Estados Unidos. A partir de entonces seguiría extendiéndose por el resto del mundo hasta convertirse en una raza verdaderamente popular.

Hoy en día el Braco de Weimar sigue siendo muy querido por sus habilidades. Muchas personas siguen usando estas habilidades para la caza mayor. Sin ejemplar canino tan increíble se ha convertido en un perro de rescate y búsqueda muy preciado. Por supuesto muchos lo adoran como mascota y como perro de concurso. Lo que sí es seguro es que hoy cualquiera puede tener acceso al que antaño fue un perro tan exclusivo y elitista. A pesar de ello, si no puedes cuidarlo adecuadamente es mejor que te decantes por otra raza u otro tipo de mascota.

Cuidar al Braco de Weimar

  • El pelaje. El Braco de Weimar se caracteriza por su pelaje corto. Por este motivo no requiere de mucha atención en cuanto al lavado y cepillado. Su pelaje estará estupendo si lo cepillas de manera habitual para eliminar el polvo y la suciedad. No es necesario lavarlo con excesiva regularidad para evitar que pierda su capa de grasa natural. La capa de grasa que poseen los perros en la piel les ayuda a protegerse de las inclemencias del tiempo. Solo es necesario lavarlo cuando está realmente sucio.
  • El ejercicio. Si decides que un Braco de Weimar pase a formar parte de tu familia es muy importante que tengas en cuenta que esta raza necesita practicar mucho ejercicio. Tiene que pasar largas horas corriendo y jugando al aire libre para sentirse feliz. De esta manera tendrás un perro muy equilibrado. El juego es muy importante para él porque es una raza muy inteligente. Necesitas estimularlo con retos divertidos con los que mantenga ágil su mente. Este perro es ideal para gente que viva en grandes casas y en zonas rurales. No es recomendable para vivir en un piso.
  • No lo dejes solo. Si pasas largas horas fuera de tu hogar, este perro no es para ti. Se trata de una mascota que adora estar en compañía. Es muy sociable y familiar, pero no puede estar solo muchas horas. Lo cierto es que desde doncomos te recomendamos que no adoptes ninguna mascota si va a pasar mucho tiempo solo. ¿te imaginas cómo te sentirías tú encerrado en casa sin poder salir durante todo el día ya hasta la tarde? ¡Y encima sin poder ir al baño!

Cómo adiestrar al Braco de Weimar

Los siguientes consejos te resultarán muy útiles para adiestrar al Braco de Weimar

  • Comenzar su adiestramiento desde cachorro. Para conseguir que tu Braco de Weimar esté sano y equilibrado es imporante que su adiestramiento comience siendo cachorro. Los primeros meses será importante que lo observes con atención para comprender lo que necesita. Así sabrás si quiere ir al baño, si quiere comer, si tiene sed o ganas de jugar y correr. Si lo observas serás capaz de adiestrar sus comportamientos y regularlos. Así podrás controlar dónde hará sus necesidades, las horas de juego, la comida o cuáles son sus juguetes y qué cosas no lo son.
  • No lo regañes si hace sus necesidades en casa. Si esto sucede lo más recomendable es que cojas al perro y lo saques rápidamente a la calle para que termine de hacer sus necesidades. De esta manera comenzará a crear la relación de calle y cuarto de baño. Para reforzar este comportamiento positivo prémiale con una golosina cuando haya terminado de hacer sus necesidades en la calle. Si todavía es muy pequeño y no puede hacer sus necesidades en la calle edúcalo para que las haga sobre un periódico o un arenero de gatos. Nunca restriegues su hocico sobre las heces o los orines que haya hecho en casa donde no debía. No entenderá qué está sucediendo y se entristecerá mucho.
  • Establece horarios para los paseos y las salidas al baño. Todos los animales somos animales de costumbres. Y los perros no iban a ser menos. Puedes educarle para que sepa en qué horarios hay que salir a pasear, en qué horarios hay que jugar y en qué horarios se puede ir al baño. Puedes entrenarlo con ayuda de comandos sencillos con los que entienda que ha llegado la hora de una u otra actividad. Si acompañas estas órdenes de elogios y premios pronto tendrás a tu Braco de Weimar adiestrado.
  • Define bien cuáles son sus juguetes. Solo debe de morder objetos hechos para ser mordidos. De esta manera sabrá que tus muebles, zapatos y ropa no son parte de sus juguetes. Prémiale cuando use correctamente sus juegos.
¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 50,00% le ha gustado.