El adiestramiento es un muy importante en un animal, ya que de ello dependerá su conducta, su comportamiento y educación. Lo ideal es empezar una vez ya no sea cachorro, que es a los doce meses después de su nacimiento. Antes de esta edad podemos intentar practicar alguna orden, pero sin esperar ni exigir que las acate o aprenda rápido. Los cachorros sólo quieren jugar y tienen mucha energía, por lo que le es difícil concentrarse en la tarea asignada. Además, en esta fase lo importante es que crezcan sanos y fuertes. Una vez hayan crecido, ya serán capaces de aprender y memorizar las órdenes. En este artículo hablaremos de cómo adiestrar a un galgo. En este proceso, es importante conocer la raza, ya que no a todas les viene bien los mismos métodos. Saber cómo son y cómo reaccionan ante ciertas situaciones es clave para adiestrar a un perro.

La clave para adiestrar a un galgo es la constancia. No hay que enfadarnos ni perder los nervios, ya que nuestro perro no hace nada con mala intención. Sólo le costará adaptarse a una vida con nosotros y saber comportarse en sociedad. A parte del galgo, puede que también nos interese saber cómo cuidar y adiestrar un dogo argentino o a un Shar Pei.

consejos para adiestrar a un galgo

Adiestrar a un galgo

Lo primero que necesitaremos para sacarlo a pasear es una correa hecha de nailon, no superior a dos metros. El collar también es importante, para que no pueda quitárselo. Los mejores son los collares martingale, ya que son ajustables y a la vez les impedirá quitárselo. Es importante nunca, bajo ningún concepto, utilizar collares de metal. Este material podría ser dañino para la garganta de nuestro galgo. Estos dos productos los podemos comprar en una tienda para mascotas.

La rutina es clave para adiestrar a un galgo. En lo que se refiera a paseos, es importante seguir un horario para los paseos, con el fin de que se acostumbre. La correa tampoco ha de ser extensible, ya que nos sirve para tenerle controlado y que no se escape. Los perros tienden a correr y pueden olvidarse del dueño, alejándose hasta perderse. También es importante acostumbrarles a que no tiren de la corre. Cada vez que tiren, pararemos y le diremos que está mal con un “no”. De esta forma tendrá la costumbre de llevar nuestro paso siempre.
Si podemos meter en la correa dos dedos de la mano significa que está bien puesta. Lo suficientemente apretada para que haga su labor, pero no demasiado resultando ser incómoda.

Necesidades

Dentro de la casa debemos tener un sitio en el que pueda ir a hacer sus necesidades. Cada vez que las haga en un sitio inapropiado le llevaremos a este sitio para que continúe con la orina o deposición. De esta manera asociaran este sitio con las ganas de “ir al baño”. Otra opción es enseñarle a hacer sus necesidades cada vez que salga a la calle. Para ello debemos adelantarnos y en cada paseo esperar a que lo haga. Así tendrá por hábito hacerlo sólo en la calle.

Es importante que también tengo un lugar donde dormir en casa. Dicho lugar no ha de estar muy apartado de la vida familiar, ya que puede sentirse apartado. Si no queremos ponerlo en nuestra habitación, el salón de estar suele ser buen sitio. Cuando queramos castigar a nuestro perro, no hay que mandarlo a la cama. Ellos tienen que sentir que su cama es un sitio seguro y no una especie de celda. Es conveniente, en vez de dar ese castigo, decirle en un tono alto y grave “no”. Es comúnmente conocido por echarle la bronca, aunque no debemos gritar ni que la bronca sea excesiva. Un pequeño toque bastará.

Conducta

Durante el primer y hasta el segundo mes, la mayoría de los galgos tendrán un comportamiento sosegado y calmado. Puede que hasta el segundo mes no se siente seguro y con confianza para demostrar tal y como es. Si lo pensamos detenidamente, es algo totalmente normal. Cualquiera de nosotros tarda en sentirse cómodo en un nuevo ambiente y necesitamos tiempo.

En este artículo te explicamos cómo es un Galgo y seguro que te interesará.

Hasta que no estén preparados para quedarse solos, no debemos dejarlos nunca en casa. Si no nos queda más remedio, ha de ser por poco tiempo y con comida y agua.

Instrucciones para adiestrar a un Galgo

En la rutina del paseo es importante tener las mismas horas para dicha actividad. El primer paseo ha de ser a la mañana, a primera hora. La duración de dicho paseo puede estar entre 10 y 15 minutos, en este tiempo aprovechará para hacer sus necesidades. Es nuestro derecho llevar una bolsa para recoger las cacas, ya que no hay que dejarlas ahí. Si en este lapso de tiempo no ha hecho sus deposiciones ni orinado, probamos en llevarle a casa para alimentarle. Un rato después, cuando haya hecho la digestión, tendrá ganas y será el momento adecuado.

Aquí te explicamos cómo alimentar un Galgo que seguro te interesa.

  1. Hay que fijarse en el lugar que elige para estas prácticas, ya que suelen ser el sitio preferido. Los perros suelen marcar su territorio y están más sueltos allí, por lo que el sitio que elijan es importante. Ahí es donde estarán más cómodos y les será más fácil hacer sus necesidades. Una vez que terminen, es positivo felicitarle tanto como con una caricia como con un premio.
  2. A los galgos les gusta mucho ir a pasear, así que no hay un máximo de veces en esta tarea. Si que uno de ellos ha de ser un paseo un poco más largo, que tenga tiempo de correr, de jugar y de gastar energía. Es ideal un terreno amplio controlado, ya que necesita mucho espacio para correr. Pero al mismo tiempo, nosotros necesitamos siempre tenerlos a la vista, ya que pueden olvidarse de nosotros y perderse. El galgo es el segundo animal más rápido del planeta y en pocos segundos no sabremos dónde están. Por eso es importante conocer bien la zona antes de soltar a nuestro galgo.
  3. También es esencial tener en cuenta las condiciones en términos de clima, ya que temperaturas extremas no son nada aconsejables para nuestro galgo.

¿Que necesitas para adiestrar a un Galgo?

En lo que se refiere a la comida, nunca hay que darle de restos de la nuestra o comida de perro enlatada. Esto podría afectarle negativamente a su digestión y a su salud.

  • Tampoco después de las comidas es aconsejable que beba mucha agua. Con llenar el cazo del agua antes de que empiece a comer, será suficiente. Otra medida a tomar es que no hagan ejercicio tras comer. Tiene que pasar un tiempo determinado de, al menos, una hora y media, para que pueda hacer alguna actividad. Le vendrá bien estar descansando y relajándose en casa mientras hace la digestión.
  • Las comidas tienen que ser a la misma hora, ya que para adiestrar a un galgo se necesita rutina. Lo mismo es para la comida de la noche y en ambas hemos de esperar un rato para sacarlo a pasear y que vuelva a hacer sus necesidades.

Consejos para adiestrar a un Galgo

Para adiestrar a un galgo se necesita paciencia y constancia. Puede que nos lleve tiempo enseñar a nuestro compañero las nuevas costumbres sin hacer mella en su forma de ser. No hay que tener prisa, ya que tardará lo que tenga que tardar. Tener un buen trato con el galgo es primordial para tener una relación sana.

Consultar con el veterinario. Ante cualquier problema o pregunta, podemos acudir a nuestro veterinario. Y también una revisión periódica en la que nos aseguremos de que todo va sobre ruedas. Es importante no descuidar este aspecto, ya que está en juego su salud.

Productos especializados. En las tiendas de mascotas encontraremos todo tipo de productos para nuestro galgo. Tanto como alimentos, juguetes y prendas o accesorios. Si queremos algo en concreto, podemos preguntar al personal de la tienda para que nos pueda orientar en base a lo que estamos buscando. Hay muchos juguetes o productos beneficiosos para la salud y el entretenimiento de nuestro perro, por lo que es importante ir a echar un vistazo e informarse.

Cuando esté preparado para estar solo en casa, podemos dejarle la radio o la tele encendida. También una ropa nuestra que solemos usar para que no es sienta solo. Ellos pueden no entender que vas a volver ni tampoco saben si vas a tardar mucho. En esos momentos para él de incertidumbre estas posibilidades le harán compañía y no se sentirá abandonado.

Una vez que esté adoctrinado para hacer sus necesidades en el sitio adecuado, podremos poner su cama en nuestra habitación con la puerta cerrada, si queremos. Antes de dar este paso, es preciso tenerlo meditado bien. Ya que, si cambiamos de opinión porque no estamos cómodos, nuestro galgo puede pensar que es un castigo. Como hemos señalado antes, los perros son animales de rutina y cualquier cambio lo notan. Por esto mismo hay que intentar no dar pasos en falso respecto a las actividades o rutinas de nuestro amigo.

Siguiendo estos consejos y pasos le daremos un buen adiestramiento a nuestro perro y estará preparado para ir de vacaciones con nosotros, quedar solo en casa, interactuar con la gente o los otros perros, etc.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.