Por naturaleza el ser humano siempre ha buscado compañía. Si no logra conseguirla mediante otra persona, la busca en las plantas o las mascotas.

Existen mascotas que van desde las más exóticas hasta las más tradicionales. Hay quienes llegan a criar y cuidar hasta serpientes, mientras que otros se conforman con un simple pez.

Sin embargo, ningún otro le gana en demanda al perro. De hecho, se le considera el mejor amigo del hombre. Al hablar del “Hombre” también se está incluyendo a la mujer. Es cierto que dependiendo de quién se trate, los gustos pueden ser muy diferentes.

Por lo general a las mujeres les atraen más las razas pequeñas como los Chihuahuas, los Caniches toy, entre otras. Mientras más adorables se vean, mejor. En el caso de los hombres, les atraen las razas grandes como los Doberman, pastores alemanes, Huskys siberianos, etc.

Sin embargo, hay razas que, por así decirlo, son un punto intermedio. Como por ejemplo, los Bulldogs. Entre esta especie existe variedad, por lo que puedes escoger cuál será tu compañía o complementará tu familia.

un bulldog Inglés

Como es natural, tener una mascota en casa, implica una responsabilidad. Tal como a un bebé, es necesario que lo bañemos, lo vacunemos, lo llevemos a cortar el cabello, si se trata de una raza peluda y, por supuesto, es importante alimentarlo.

No podemos pretender darle cualquier tipo de alimentación. Esta podría enfermarlos, dañarles el pelaje o causarles otros problemas mayores.

Ahora bien, si deseas criar un Bulldog, específicamente, uno Inglés, ¿qué clase de alimentación debes darle? ¿Cómo puedes hacerlo correctamente? No te preocupes si no tienes la menor idea. Nadie nace aprendido. El día de hoy te estaremos indicando cómo puedes alimentar a un Bulldog Inglés. De lo fácil que es, querrás tener uno.

Instrucciones para alimentar a un bulldog Inglés

La alimentación de estos amiguitos va a variar dependiendo de la etapa en que se encuentren. Es decir, jamás ni nunca un cachorro se alimentará como un adulto. Ni en cantidad ni en variedad.

Como debes saber, los primeros 40 días de vida del cachorro, se estará alimentando de la leche materna. Esta le proporcionará los nutrientes necesarios para desarrollarse correctamente.

Si la camada es grande, debes asegurarte que todos se alimenten, pues siempre hay uno que, por lo general, no lo hace con mucha frecuencia. Ya sea porque sus hermanos no se lo permiten o porque, de plano, él no lo quiera.

Si no tienes esa precaución, puede que se enferme, no se desarrolle bien o hasta muera.

Ya pasado el periodo de lactancia, necesitarán ser alimentados de otra manera. Ahí entras en juego tú, ¿qué puedes hacer?… Los especialistas recomiendan dos cosas. La primera es que debe ser alimentado de forma balanceada y de calidad, y la segunda, es que debe ser alimentado unas 3 o 4 veces al día.

Es importante que respetes las porciones indicadas en el empaque del alimento. Debes cumplir con estas instrucciones al pie de la letra, ya que estamos hablando de la etapa más importante. Los hábitos alimenticios que le enseñemos en esta etapa, perdurarán durante toda su vida.

Ya en la etapa media, podemos cambiar el plan de alimentación. Ahora podemos alimentarlo unas dos veces al día, siguiendo de igual manera las instrucciones que nos dictan los empaques de su comida.

Al llegar en la etapa adulta tenemos que tomar en cuenta ciertos factores que van a determinar la forma en que los vamos a alimentar.

Por ejemplo, un Bulldog Inglés adulto, tiende ser mucho más sedentario que uno que está en la etapa media. Por ello, necesita menos nutrientes para llevar una vida plena. Entonces bastará con que lo alimentes solo una vez al día. Con eso es suficiente, no te dejes engañar por su apariencia robusta.

Si sigues al pie de la letra estas instrucciones, tendrás una mascota fuerte y sana.

¿Que necesitas para alimentar a un bulldog Inglés?

Lo primero que necesitarás es saber que debido a algunos atributos únicos de su raza, el Bulldog requiere cuidados especiales. Por ejemplo, debes tomar en cuenta su estatura, su contextura, su riel arrugada y su rostro.

Bulldog Inglés

En el caso de su rostro, el Bulldog cuenta con un hocico chato o plano. Este es un factor que impide o limita la correcta alimentación del animal, ya que usualmente los platos para perros tienden a ser muy hondos.

¿Qué puedes hacer en este caso? Tu misión será encontrar un plato con que él se sienta cómodo. Puede tratarse de un plato llano. Si viene con una base antideslizante, mucho mejor. Tu perro te lo agradecerá.

Si notas que el alimento que le estás suministrando no le hace bien, pero le gusta, debes cambiárselo de forma gradual, ¿qué quiere decir eso? Es decir, poco a poco. No lo cambies a la primera.

Puedes mezclar el alimento que vas a cambiar con el nuevo. Quizás un 50% y un 50% para que su sabor le sea familiar. A medida que observes que se va acostumbrando, entonces disminuye la cantidad del alimento viejo, así hasta que lo deje por completo.

Al cambiarle de alimento, quizás notes que comienza a sufrir de diarrea. Por esta razón, debes dejarlo de alimentar por unas 12 horas y llamar a su veterinario.

También necesitas saber que no lo puedes alimentar con la misma comida que consumes tú. No todo lo que ingieres beneficia a nuestras mascotas. En el caso concreto de los perros, el aguacate, el chocolate, las uvas, cebollas, ajos, masas con levadura, entre otras cosas, pueden causarle enfermedades.

Dentro de su alimentación no debes olvidar que el agua juega un papel muy importante. Debes mantenerlo hidratado. Sobre todo si donde vives hay un clima cálido o húmedo.

Para el agua puedes utilizar un plato más hondo. En este caso, no hay problema al respecto.

Tener una mascota bien cuidada reporta muchas satisfacciones. Por ello, la alimentación que le demos es vital. Ahora bien, toma en cuenta los siguientes consejos.

Consejos para alimentar a un bulldog Inglés

Como es bien sabido, los Bulldog son de contextura gruesa y fácilmente pueden volverse obesos. La gordura nunca es sinónimo de salud, ni para los seres humanos ni para los animales. Por ello, debes vigilar constantemente su peso y no sobrealimentarlo.

Puesto que los Bulldog Ingleses aumentan de peso con mucha facilidad, debes estar atento y consultar al veterinario para saber cuál es la mejor forma de proporcionarle una buena alimentación que lo mantenga en un peso equilibrado.

Si lo quieres premiar por algo que haya hecho bien, puedes hacerlo. Pero toma en cuenta que estos premios aportan calorías a su dieta. Entonces procura no hacerlo con mucha frecuencia. Resérvalos solo para cuando lo estés entrenando de cachorro.

Un dato importante para tener en cuenta es que los Bulldog con un peso ideal, tienen el abdomen ligeramente hundido, si lo ves desde un lado y, al tocarlo, puedes sentir sus costillas con facilidad. Claro, no quiere decir que estas se tengan que ver. En este caso, estaríamos en el otro extremo, y tendrías un perro bajo en peso o desnutrido. Cosa que tampoco queremos.

Si ves que tu perro no tiene estas características, es decir el abdomen ligeramente hundido, entonces debes consultar con su veterinario, pues muy probablemente tenga sobrepeso o esté obeso.

Hay un adagio popular que dice que somos lo que comemos. Lo mismo podríamos decir en el caso de nuestras mascotas. Si quieres que crezcan saludables, sin problemas como el vómito o la diarrea, entonces debes ser estricto con lo que le das para que ingiera.

Por más que ladre o llore, resiste el impulso de darle de lo que tú comes. Estos puede ser tan malo que incluso, en el peor de los casos, le causaría la muerte.

¿Te ha gustado?