Cómo cuidar a un mono

Hoy en día, la nueva tendencia, en lo relacionado con las mascotas, es tener un animal exótico en casa. Si bien es cierto que estos animales requieren de ciertas medidas y atenciones especiales, quien toma esta decisión está dispuesto a asumirlo a cambio de la satisfacción de ser parte de los que hacen la diferencia.

Entre los animales exóticos más populares, en los últimos años, están las serpientes, las arañas, los cerdos vietnamitas, las hormigas, las medusas y los monos.

Con relación a este último, la verdad es que esta selección se limita a ciertos tipos de especies, ya que no todos los monos pueden llegar a ser domesticados. De hecho, muchos de ellos manifiestan un comportamiento violento y pueden llegar a causar mucho daño.

En vista de eso, quienes deseen tener un mono como mascota, por su propio bien y el de los miembros de familia que vivan bajo su mismo techo, es importante informarse para conocer qué especies de monos puedes llegar a tener como mascota.

Por supuesto, tal como ya lo he mencionado anteriormente, un mono no es el típico animal que se tendría como mascota, no es considerado como un animal doméstico. Por lo tanto, entra en la categoría de animales exóticos y, en vista de eso, tienes que aprender a tratarlo y cuidarlo.

mono

Si quieres tener un mono en tu casa, pero no tienes ni la menor idea de cómo hacerlo, no tienes de qué preocuparte. El día de hoy, por medio de este post, te estaré comentando lo que necesitas saber sobre el cuidado de los monos.

De esta manera, podrás disfrutar de su compañía y de las “monerías” que realizan a diario. Además, será el centro de atención y uno de los temas de conversación cuando tus amigos y familia visiten tu casa.

Instrucciones para cuidar a un mono

mono

Antes de decidirte a tener un mono como mascota, lo primero que tienes que investigar es si su venta está permitida, ya que muchas de estas especies se encuentran en peligro de extinción. Además, debes tener toda la documentación y los permisos legales en regla.

Ten en cuenta que, a diferencia de los perros o los gatos, los monos necesitan de atención todo el día, todos los días. De lo contrario, podrían deprimirse, aburrirse y volverse agresivos. Llegan a vivir entre 20 y 40 lo que quiere decir que debes comprometerte a satisfacer todas sus necesidades durante ese tiempo.

No podrás contratar a una persona para que lo cuide durante tu ausencia, ya que los monos suelen encariñarse con una sola persona. Esto podría representar todo un desafío a la hora de querer entablar una relación cercana con otra persona, pues existe la posibilidad de que reaccione de manera agresiva.

Además, a los monos no les gustan los niños, lo que significa que quizás se convierta en un problema cuando decidas formar tu propia familia. Pero, si aun así estás dispuesto a asumir su cuidado, entre las cosas que debes hacer están las siguientes:

  1. Proporciónale un espacio. Puedes construir o comprar una jaula para monos. Esta debe ser lo suficientemente grande como para que pueda correr, explorar y jugar. En especial si va a pasar más de dos horas dentro de ella.
  2. Puesto que a los monos les gusta trepar, coloca dentro de ella ramas, sogas colgantes y otros elementos que le permitan hacerlo.
  3. Mantén limpio su espacio. Por lo general, los monos defecan en cualquier momento y lugar. Por ello, debes asegurarte de limpiar lo que ensucie, al menos una vez al día, con el fin de mantener su jaula y tu casa en las mejores condiciones sanitarias posibles.
  4. Asegúrate de que siempre tenga agua. Esta debe estar limpia y fresca. Algunos monos prefieren tomarla en un plato, mientras que otros en botella. Sin embargo, lo más importante es que nunca le falte.
  5. Aliméntalo correctamente. Debes ofrecerle una dieta variada y equilibrada. No pueden faltar las galletas especiales para monos, las cuales contienen una combinación adecuada de vitaminas y minerales.
  6. Además, debes darle saltamontes, gusanos comestibles, pollo cocido y sin especies, huevos, yogurt, granos y nueces.
  7. Ubica a un médico veterinario especializado en el cuidado de animales exóticos. Llévalo a consulta de manera periódica y toma nota de todas las instrucciones que te dé, a fin de tener un mono saludable en casa.

Además de estas instrucciones, ¿qué otras cosas necesitas saber en lo relacionado con el cuidado de los monos?

¿Que necesitas para cuidar a un mono?

mono

Tener a un mono como mascota implica invertir mucho tiempo, dinero, paciencia y compromiso. Con esto no quiero desanimarte, más bien, necesitas saber lo que se espera de ti, tras dar el paso de comprar uno.

Por otra parte, algunos de sus dueños permiten que pasen cierto tiempo fuera de su jaula. Si decides hacerlo, toma en cuenta que se meterá con todo lo que pueda. Por ello, necesitas tomarte el tiempo suficiente como para adecuar tu casa. Esto implica, no dejar a la vista objetos que pudieran herirlos.

Asimismo, asegúrate de que todos los electrodomésticos estén fuera de su alcance. Toma en cuenta que rasgarán tus cortinas, masticarán cosas, tirarán las lámparas al suelo, etc. Por eso, quizás necesites adecuar una habitación para él, a fin de que puedan jugar con libertad y restringir el acceso al resto de la casa.

Los monos son animales muy inteligentes. Por eso, si piensas dejarlo libre en la habitación, esta necesita tener la misma seguridad que la jaula. Es decir, debes colocarle candados y barras a las puertas y ventanas, porque ellos pueden abrirlas y terminar escapando.

Para poder ser felices, los monos necesitan de mucho estímulo. Por eso, simula la vida silvestre en su jaula o casa. Suminístrale diferentes juguetes y objetos para que pueda jugar y romper. Por ejemplo, peluches, pelotas, etc. Sin embargo, cámbialos de vez en cuando, ya que, con el tiempo, terminan aburriéndose de ellos.

Puesto que los monos son animales muy sociables, debes jugar con él todos los días para que no se sienta abandonado o triste. Mientras más tiempo pases con él, mayor será su cariño y confianza hacia ti. Pero, ¿qué más debes saber?

Consejos para cuidar a un mono

mono

Los monos son animales salvajes, lo que quiere decir que, en ocasiones, no se comportará como tú esperas. Además, puede que muerda de vez en cuando. Cuando eso suceda, resiste el impulso de querer gritarle o golpearlo. Con esto solo lograrás que te tema y que se dañe la relación que tiene contigo.

En lugar de eso, asegúrate de que tenga todo lo que necesita, incluyendo la estimulación, la diversión y el ejercicio suficiente. Sin embargo, no permitas que otras personas jueguen con ellos. Los monos son animales impredecibles y, si ocurre algún accidente, podrán terminar quitándotelo de inmediato.

No tengas un mono al que no puedas cargar con facilidad. Si es muy grande para ti, podría terminar dañando tu columna o causándote otros problemas similares.

No expongas al mono a situaciones que lo estresen y lo hagan querer morder. Si tienes visita en casa, no lo saques de su jaula. De igual manera, si alguien quiere verlo, indícales que no se acerquen demasiado.

Los monos son como los niños de dos años, con la diferencia de que no crecen nunca. Por eso, se ha comprobado que no son animales para todo tipo de personas. Si tienes un trabajo muy demandante, si estás muy ocupado todo el tiempo o si tienes niños en casa, lo mejor es que te abstengas de comprar un mono para tenerlo como mascota.

Los monos son animales muy divertidos cuando todavía son pequeño. No obstante, cambiarán su temperamento a medida que van entrando a la edad adulta. Sin embargo, cuando se encariñan con su amo, lo hacen para toda la vida.

Puesto que ahora sabes lo que implica tener a un mono como mascota, puedes sentarte a analizar tus circunstancias para determinar si tienes las condiciones para darle una vida plena y feliz.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.