Es un proceso muy especial el tener a una mascota desde sus primeros meses de vida. Pero también es una gran responsabilidad que debemos responder con nuestro compromiso. En este artículo hablaremos de cómo cuidar un cachorro de galgo. Si bien es esencial esta fase en la vida de un perro, más lo es cuando estamos criando a un galgo. Es una raza muy peculiar y requerirá de ciertos cuidados especiales. Nada que no podamos permitirnos hacer, ni imposibles. Solamente hemos de conocer un poco más la raza, para saber manejar ciertas situaciones y conductas.
La alimentación es un aspecto clave, para que tengan un crecimiento sano y sean perros adultos fortalecidos, sin ninguna enfermedad importante. Y la raza de galgo no podría ser menos. Dadas sus características, posiblemente diferentes a otras razas, le daremos una determinada alimentación que se adapte perfectamente a su estilo de vida, organismo y actividad.

Con menos importancia, pero es un paso que hay que dar, es poner el nombre. Hoy en día tenemos muchos disponibles, si no queremos poner alguno personal. Si en este proceso estamos un poco inseguros, podremos leer acerca de cómo escoger el nombre de un perro.
Un hecho muy interesante de los cachorros es el momento en que la madre da a luz y los cachorros nacen. Es un hecho muy bonito para ver cómo nacen los perros. Los primeros instantes de vida de un perro es una imagen muy tierna, digna de no perderse.
A partir de este momento, hemos de saber cómo cuidar perritos, ya que dependerán, en gran parte, de nuestro cuidado. En poco tiempo se convertirá en uno más de la familia, por lo que hay que pasar tiempo con ellos para conocerlos. Puede que al principio no se sientan cómodos, con nuestra dedicación lo conseguiremos.

Cachorro de galgo

En este texto hablaremos de cuidar de nuestro cachorro de galgo. Es una raza excepcional con mucha belleza, pero debemos tener en cuenta que son cachorros. La paciencia es una virtud necesaria en este proceso, ya que llevará tiempo. Los cachorros de galgo, y de cualquier raza, se distraen con mucha facilidad, ya que únicamente quieren jugar. No debemos enfadarnos ni alterarnos, no es algo que nos vaya a ayudar, ni que haga que sean más obedientes. Simplemente hemos de ser constantes, cariñosos y esperar a que vayan cumpliendo meses para que la educación sea efectiva.

cuidar a un cachorro de galgo

Alimentación

En nuestra tarea de alimentarles, hemos de tener en cuenta que los cachorros siempre están hambrientos. No saben medir la cantidad adecuada para ellos, ni tampoco cuando están llenos. Es importante que no tengan acceso a la comida, porque pueden comer hasta explotar. La solución pasa por darle nosotros siempre la comida. De esta manera, controlaremos al completo su dieta y peso.
Si basamos su alimentación en algún tipo de pienso comprado en la tienda especializada, en el saco nos vendrán las instrucciones. Leyéndolas sabremos qué cantidad darle y cuántas veces al día. Si, por el contrario, le alimentamos con otro tipo de alimentos, es importante saber que no debemos darle más una décima parte de su peso. Es decir, si nuestro cachorro de dogo pesa 5 kilos, la cantidad equivalente diaria es de 500 gramos.

Un factor a tener en cuenta es la rutina. Si acostumbramos a nuestro perro a comer en una hora determinada del día, le vendrá muy bien para sus hábitos. Los perros necesitan rutina para saber cuándo comer. Es importante no cambiarles la rutina, porque se pueden despistar. Los cachorros necesitan comer entre tres y cuatro veces cada día. Por lo que la cantidad que necesitan ingerir en un día, la podremos repartir entre esas comidas. Es importante que tengan al lado de la comida, también agua. En el caso de que tengan sed. El cazo del agua podremos rellenarlo cada vez que lo vacíen, ya que no hay problema en la cantidad. Ellos beberán lo que les pida el cuerpo. Dicho cazo ha de estar siempre en el mismo sitio, para que nuestro cachorro de galgo lo tenga localizado.

Consejos

A ningún perro les gusta cuando están comiendo que les toquemos la comida o molestemos. Hay que acostumbrarles de cachorro a que no reacciones mal ante esta situación. Al principio, comprensiblemente, no les gustará y hasta puede que se enfaden. Es normal, tienen que adaptarse y, con el tiempo, lo harán. No es una práctica que debamos repetirla todos los días, sino de vez en cuando. De esta forma le estamos enseñando que puede comer lo que le damos, no lo que él quiera o vea disponible. Esto evitará, en el futuro, que te dejes un plato de comida en la mesa y vaya a por él.

Es aconsejable para su sistema digestivo que coma a una velocidad moderada. Si tu perro tiene la costumbre de comer rápido, hay productos especializados que harán que se tome su tiempo. Uno de ellos son los comederos, con obstáculos en la parte de dentro. Estos bultos impiden que coma rápido. Una vez termina la comida, es importante impedir que se mueva mucho. La siesta es totalmente recomendable para que descanse la comida. Es preciso dejarle tranquilo, a su aire, y de esta manera se relajará. Esto le prevendrá de problemas en la digestión.

Instrucciones para cuidar un cachorro de Galgo

Sacar a pasear a nuestro cachorro

Seguramente no les guste o les incomode llevar un collar, o correa. Se sienten atados y limitados. Hemos de ser comprensibles, ya que ellos no entienden que es por su bien y para que no les pase nada. Por no hablar de la posible multa, si llevamos a nuestro perro suelto. Una vez que haya recibido las pertinentes vacunas, esto suele ser dentro de los tres meses de vida, podrá interactuar con otros perros y personas. Es muy importante, para que en un futuro no tenga problemas con otros seres vivos, que comience esta práctica desde la fase de cachorro.

  1. Para asegurarnos que la correa, aunque le moleste, no esté demasiado prieta intentaremos meter dos dedos en ella cuando la tiene puesta. De esta forma sabremos, si nos caben los dedos, que está bien puesta y no le hará ningún daño. Siendo un cachorro, es inevitable que crezca. Por lo que debemos estar atentos cada cierto tiempo, ya que el cuello también aumentará su tamaño y la correa puede que le llegue a apretar.
  2. El collar puede tenerlo siempre, aun estando en casa. De esta forma se acostumbrará a él y no intentará quitárselo.
  3. La correa no debe de ser muy larga, ya que, si le llevamos a pasear con ella, él debe saber que camina contigo y no puede ir por donde quiera. Una correa de menos de dos metros, sin que se pueda extender, es la ideal para que camine con nosotros, a nuestro paso. Si usamos siempre la misma palabra cada vez que le queremos sacar a la calle, nuestro perro claramente identificará la orden y sabrá de qué se trata.
  4. Intentaremos siempre decirle la misma palabra para que reciba la orden clara. También es importante, a la hora de salir, hacerlo nosotros primero y que él nos siga. El mensaje que le llegará es que no puede salir de casa sin que nosotros se lo digamos.

necesidades de un cachorro de galgo

¿Que necesitas para cuidar un cachorro de Galgo?

Aprender a dormir

Antes de nada, es importante tener decidido el lugar dónde quieres que duerma tu cachorro de galgo. Tiene que ser una cama cómoda donde pueda descansar plácidamente. Como es probable, no pasara el resto del día en el lugar preparado para que duerma. Necesitará otra cama para tumbarse o descansar durante el día, por ejemplo, en la sala. Al principio, un cachorro puede estar inseguro en un nuevo hogar, por eso es importante tenerle cerca.

  • Si solemos dormir con nuestro perro y pasado un tiempo nos cansamos de la situación, seguramente lo cambiaremos. Es un error, porque que el perro lo recibirá como un mensaje negativo, ya que no entenderá el motivo. Por eso, es muy importante tener clara la ubicación donde nuestro cachorro va a dormir a la noche. Y en dicha ubicación, siempre tener para él disponible agua para que él pueda beber cuando tenga sed.
  • Aquí viene una parte difícil del proceso. Si decides que duerma en un sitio donde estará sólo, él podrá tener inseguridad y algo de miedo. Es probable que llore un poco los primeros días. No será plato de buen gusto, pero no podemos ceder, porque el mensaje que le estamos dando es que llore cuando quiera que vayamos. Es una situación que va a durar mucho y, aunque nos resulte duro, es lo mejor para él. Hemos de tener en cuenta que le tenemos que dar el tiempo necesario para que se adapte a esta nueva situación.

Consejos para cuidar un cachorro de Galgo

Es recomendable, para cuidar bien de nuestro cachorro, no enfrascarse en el adiestramiento. Lo importante es que coman bien, sean felices y jueguen. Ya habrá tiempo para educarles, cuando tengan la edad adecuada.
Si nos ponemos en su lugar, esto no se nos hará más llevadero. Ellos están contentos con poca cosa, si estamos a su lado, le alimentamos, le dejamos dormir bien y le sacamos a pasear, serán felices.

Un tema importante es el veterinario. Es imprescindible una revisión periódica, más aún cuando están creciendo. Una opinión profesional es determinante para saber cuidarlos. Si tenemos alguna duda o preocupación, también podemos trasmitírsela a nuestro veterinario de confianza.

Si todavía no tienes un cachorro y estás pensando en comprar uno, antes puedes plantearte la adopción. Hay muchos perros que no tienen una familia y están en la perrera o en alguna protectora de animales. Un gran número de estos perros son cachorros de galgo y de otras razas.

¿Te ha gustado?