Cómo enseñar a un perro a ir al baño

En este artículo encontraréis varios tips necesarios para enseñar a un perro a ir al baño, ya sea un cachorro o un perro adulto, el proceso de enseñanza a una mascota a ir al baño no debe ser extenuante o estresante para el perro ni para la persona. Solo debes ser paciente y constante y veréis como vuestra mascota empieza a ir al baño en el lugar que más deseéis. En un principio puede parecer muy complicado modificar esta conducta en perros adultos, sin embargo  con los métodos adecuados es posible cambiarla.

Debéis considerar que los cachorros no pueden controlar su esfínter sino hasta los 3 o 4 meses de edad, es por eso que debéis entrenar a tu cachorro a partir de los tres meses más o menos. Elegir  el lugar donde tu mascota  hará sus necesidades es de suma importancia para que comencéis a adiestrarlo, si deseáis que sea afuera o dentro de la casa. Los cachorros suelen aprender a los 3 o 6 meses, en algunos casos pueden tardar hasta 10 meses en lograrlo.

Para poder aplicar los tips, es preciso efectuar algunos pasos previos y tener en consideración estos consejos básicos, de lo contrario, el proceso de adiestramiento tomará mucho más tiempo del requerido o no funcionará.

baño para perros

Aprende a adiestrar a tu perro con la información del siguiente articulo «Adiestramiento Canino tradicional«.

El corral para perros

Es un lugar delimitado de vuestra casa o apartamento en el cual dejaréis al perro cuando no estés en casa, y también será el lugar elegido donde hará sus necesidades.  Debe ser un lugar amplio. Los perros no irán al baño en lugares en los que se encuentre cerca la comida, el agua o el sito donde duermen. Una habitación o el comedor pueden ser buenos lugares.

Tomar en cuenta las horas de micción

El tracto digestivo de los perros es bastante rápido y eficaz, de entre 10 a 30 minutos después que el perro haya comido tendrá ganas de defecar y orinar. Con un horario de comidas predefinido tu perro puede tener idas al baño regulares.

Si tu cachorro hizo sus necesidades en el lugar destinado por ti, es de suma importancia retribuirle con un premio a su buena conducta, por medio de una golosina o una caricia él entenderá que ha realizado un buen trabajo.

Evita el castigo

Es de carácter fundamental no castigarle por hacer sus necesidades en sitios indebidos a los de vuestra elección, no es culpa suya que no hayáis previsto dicho comportamiento, además eso le podría crear en él una asociación negativa de sus funciones corporales, creando en el inseguridad de ir al baño dentro de la casa y, de esa manera perder todo el trabajo que se venía haciendo para enseñarlo a hacerlo en los lugares elegidos por ti. En cambio conducidlo al lugar de forma calmada donde queréis que él vaya al baño. Tened en cuenta que el adiestramiento del perro no debe ser turbulento ni estresante para él.

¿Conocéis hasta que edad crecen los perros de agua?

Elimina los sitios no deseados.

Cuando el cachorro tiene un accidente y va al baño en un lugar no designado por ti, quedan olores a orines y heces que lo motivan a volver a ir en ese lugar. Es un comportamiento totalmente natural de tu perro el cual alarga el tiempo de entrenamiento de para ir al baño. Es por eso que eliminar esos olores resulta de mucha importancia para que tu mascota no vuelva a hacerlo en ese lugar.

Debes tener cuidado con los productos de limpiezas que utilices ya que podrías afectar a tu cachorro, en ese caso es recomendable aplicar un repelente de perros hecho con ingredientes naturales. De esta manera aceleraras que tu perro valla al baño.

Es de vital importancia que tu cachorro reciba sus primeras vacunas a los tres meses de vida. A su vez podemos consultarle al veterinario de cualquier problema de salud que interfiera con el aprendizaje de ir al baño.

Preparar el corral.

Ya teniendo la estructura del corral para el cachorro designado, es el momento de cubrir toda la zona con papel de diario, también existen toallitas húmedas especiales para el suelo que absorben los malos olores e incitan al cachorro a orinar en ellas.

Debéis recordar que el corral del perro debe ser lo suficientemente grande para que los desechos y orines no estén cerca de sus alimentos o su cama. El perro estará en el corral todo el tiempo que no podáis supervisarlo, es por ello que debéis dejarle juguetes grandes que pueda morder y los cuales no pueda tragar, su recipiente de agua y su cama.

Después de un tiempo notaréis que el cachorro preferirá algunos lugares para hacer sus necesidades. Cuando observéis este comportamiento, podéis reducir el área del empapelado. Alimentad a vuestro cachorro en horas fijas cada día, y retirad el plato 15 minutos después de haber terminado de comer, creando así intervalos regulares en los que el cachorro querrá ir al baño.

Observad su comportamiento.

Al alimentar a vuestro perro en horas prefijadas, lo normal es que el cachorro desee hacer sus necesidades a las mismas horas, de no ser así observad su comportamiento ya que existen señales corporales que os pueden indicar que el cachorro quiere ir al baño, las cuales nos ayudarán al momento de enseñar a al perro a ir al baño.

  • Camina con rigidez, con nervios y es errático.
  • Camina en forma de círculos.
  • Olfatea el suelo.
  • Mueve muy rápido la cola.

 Algunos lloran o miran a su dueño con cara de pena. El adiestramiento de perros también implica entender su lenguaje corporal.

Reducid las zonas con papel de diario.

Al pasar de los días observaréis las zonas predilectas de tu perro para hacer en su corral. Quitad los papeles de diarios más lejanos de lo que vuestro perro utiliza o los menos usados por él. Cada día ve quitando más papeles de diario, pero no muy de prisa ya que puede ensuciar un lugar no empapelado. Ya cuando el perro se haya acostumbrado a su área, entonces podéis empezar a mover el papel de diario donde mejor te parezca.

baño para perros

Como enseñar a un perro a ir al baño en la calle

Entrenar a un perro adulto sobre cómo ir al baño puede parecer una tarea ardua, ya que suelen tener hábitos muy arraigados, sin embargo casi cualquier perro puede esperar en la puerta para que lo saquen a hacer sus necesidades. El secreto está en fijar un horario para alimentarlo y sacarlo a la calle.

Además de recompensarlo cuando haga sus necesidades fuera de la casa. En el momento que tenga un accidente dentro de la casa, limpia rápidamente y sigue con la rutina, recuerda que no vas a cambiar un viejo hábito de la noche a la mañana. Todo lo que necesitáis es un poco de paciencia y lo veréis recompensado al verlo adaptarse a la vida de mascota.

Salid con el perro en un horario fijo.

Es una de las prácticas más importantes para que el perro vaya entendiendo y se le pueda enseñar a ir al baño a hacer sus necesidades afuera. Sacadlo a la calle a ciertas horas establecidas y así evitaréis accidentes dentro de la casa, empezad por sacarlo en la mañana, luego después de que terminéis de comer o beber y por último en la noche antes de dormir. Es importante que no os olvidéis de ninguna hora establecida, pues de ello depende que vuestro perro aprenda a aguantarse hasta la hora acostumbrada.

Si consideráis estos tips y los ponéis en práctica con vuestro perro, este logrará ir al baño en menos de lo que canta un gallo. Solo debéis armaros de un poco de paciencia, seguir al pie de la letra estos métodos y comprobaréis la alta efectividad que tienen sobre cómo enseñar a un perro a ir al baño.

Si os ha gustado y ha servido esta información, revisa nuestras otras entradas en nuestra sección de mascotas, como lo puede ser esta sobre «Enfermedades del dogo de Burdeos«.

¿Te ha gustado?
4 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.