Elegir a un perro como mascota es una de las opciones más repetidas en los hogares españoles. El perro es uno de los animales más domésticos que se pueden encontrar por delante del gato o del hámster entre otros. De hecho, muchos llegan a considerar a su mascota perruna como un hijo o un hermano más. Alguien con quien juegan, pasan el tiempo y se ven entretenidos. De hecho, también puede ser considerado como un amigo con el que tener gestos de cariño y al que podemos llegar a echar de menos. Por ello, cuando se pierde a un perro, el sentimiento de tristeza puede ser realmente alto, especialmente si lo llevas criando desde que era pequeño y lo has visto crecer pasando muchísimo tiempo a su lado. Incluso, la amistad con un perro puede llegar a ser considerada más fiel que la humana. Entre las opciones más utilizadas hoy en día podemos encontrar al caniche.

¿Qué es un caniche?

El caniche es considerado uno de los perros históricos, y uno de los favoritos de los salones de belleza animal. Aunque parezca mentira consiguió su eclosión durante la época renacentista ya que su origen se remonta en Francia. De hecho, no es de extrañar ver todas las pinturas en el imperio de Napoleón a la realeza con un caniche como mascota. Era algo que aportaba valor y categoría entre los aristócratas. Actualmente, podemos encontrar hasta cuatro variedades totalmente diferentes: grande, mediano, enano y toy. El primero es uno de los más históricos. Como veremos a continuación la historia del origen del caniche presenta numerosas controversias. Algunos teóricos defienden que el grande es el original, y que para intentar conseguir caniches más pequeños aparecieron las demás variedades. En este caso, el caniche grande es el preferido para los concursos de belleza y puede llegar a medir hasta más de medio metro de altura. A partir de entonces, el tamaño va disminuyendo por el mismo orden: mediano, pequeño y toy llegando el más pequeño a medir apenas menos de 30 centímetros.

La controversia radica en dónde surgió la raza del caniche. La mayoría defiende que lo hizo en Francia, cuando se convirtió en un animal de culto entre la nobleza de los reyes absolutistas. Sin embargo, otras teorías apuntan a que fue en Alemania, y que durante las diferentes guerras europeas, este se trasladó a territorio francés. De hecho, tanto Alemania como Francia e incluso Rusia defienden que el caniche fue creado en sus tierras. Los alemanes incluso apuntan a que el caniche era utilizado como animal de caza durante la Edad Media. Sea como sea, su máximo esplendor se alcanzó durante el siglo XVI empezando a estar presente en la corte del rey Sol y de sus descendientes, así como de diferentes obras de arte. Uno de los principales cambios en la historia del caniche se produjo en el siglo XIX. Hasta entonces, lo más normal era ver a estos animales lucir de mucho pelo, que a su vez tenía la función de abrigo y evitaba congelaciones durante las temporadas invernales. Sin embargo, diferentes estilistas crearon la nueva moda del caniche pelado, e incluso en algunos casos, muchos amos también optaban por amputarles la cola. Pocos años después, el caniche empezó a volver a ser proclamado como un animal para personas adineradas, mientras que en el siglo XX surgieron otros tamaños hasta los cuatro tipos expuestos anteriormente. Actualmente, el caniche es una de las razas de perro más utilizadas, aunque su importancia se ha visto reducida con el paso de los años equilibrándose con otras razas.

Actualmente, los caniches gozan de una de las esperanzas de vida más altas entre los perros. Muchos estudios reflejan que viven una media de entre 11 y 12 años. En la práctica se considera que para saber la edad de un perro se debe multiplicar por siete la de un humano. Por tanto, estaríamos hablando que un caniche viviría entre unos 77 y unos 84 años de un humano. Actualmente, esa es la esperanza de vida de muchos humanos, aunque se espera que las mejoras en el nivel de vida y los avances en medicina aumenten dicha cifra. Sin embargo, si entramos en las diferentes especies de caniche, los números pueden llegar a ser sorprendentes. Los caniches pequeños pueden llegar a los 14 años, mientras que los toy (los más pequeños entre la raza) pueden hacerlo hasta los 20 años, lo que vendrían a ser 140 años de vida humana, muy alejado de la media. El récord de un caniche lo tiene el conocido como Uncle Chichi que llegó a vivir hasta 26 años. De hecho, en algunas épocas de la historia humana muchos humanos no llegaron a vivir dicha cifra. En general, el cuidado de un caniche resulta algo sencillo debido al carácter que presentan muchas crías.

Beneficios de tener un caniche

Con todo, optar por un caniche como mascota cuenta con numerosos beneficios para aquellas personas que deciden sacrificar parte de su vida en favor del animal. Los más destacados son los siguientes:

  • Compañía. Obviamente, todo aquel que opta por tener un animal doméstico es por sentirse acompañado. Algunos lo llegan a considerar un hijo o incluso un mejor amigo y, por tanto, cobra una importancia vital en todas aquellas personas que deciden tomar parte a un animal en toda su vida.
  • Lo más parecido a un humano. El perro se suele decir que es el mejor amigo del hombre. Por tanto, contar con un caniche, una raza de perro, también puede ser una fantástica elección si no tenemos la suerte de contar con muchos amigos.
  • Sacarle rentabilidad. Como se ha comentado anteriormente, el caniche es el perro perfecto para presentarlo en los concursos de belleza. Por esta razón, si alguien desea sacarle algún tipo de beneficio a su mascota puede presentarlo a este tipo de certamenes, que a su vez puede descubrir un hobbie oculto.
  • Mucha variedad. Además, el caniche también cuenta con diferentes tamaños que pueden servir para satisfacer las necesidades que puede tener el cliente. En este sentido, elegir este tipo de perro también permite adaptarse a lo que puede querer cada uno.

Además de todos estos beneficios, los caniches también aportan mucha calma, cariño y cercanía siendo uno de los perros que más se parecen a los humanos. Su pequeño tamaño también lo hace ideal para vivir en cualquier tipo de hogar.

Cómo cuidar a un caniche

Una vez hechas las presentaciones, si te hemos convencido para elegir un caniche como mascota, vamos a darte algunos consejos que ayudarán a que tu animal esté orgulloso de ti y se sienta como en casa con los mejores cuidados posibles. Los caniches son una raza de perro que tiene especial afinidad con los niños. Por tanto, si tienes hijos puede ser un fantástico entretenimiento para la mascota como para los más pequeños. En este sentido, para que puedan divertirse juntos es muy recomendable que compres algunos juguetes de perro, ya que esto les permitirá mantenerse entretenidos durante un tiempo y a ti en ese período de tiempo tomarte un descanso para desconectar o atender a tareas que pudieras tener pendientes. Si apuestas por este tipo de opción, extrema las precauciones. Los piojos son uno de los principales enemigos de los más pequeños y, por tanto, se deben adoptar medidas de higiene básicas tanto para el niño como para el perro. El caniche, especialmente si decides mantenerle el pelo, debe estar bien bañado y controlado en todo momento. Además, también debe visitar al veterinario de forma rutinaria, como hacen los niños con el pediatra para evitar que pueda sufrir cualquier tipo de infección que ponga en peligro tanto su salud como la de todos que le rodean.

Algunas de las características principales del caniche son su hiperactividad como su inteligencia. Se adaptan a cualquier tipo de entorno y, por tanto, en este sentido no tendrás ningún tipo de problema para que puedan interactuar con el resto. Sin embargo, sí debes estar atento a su necesidad de correr y moverse para estar tranquilo. En caso contrario, puedes encontrarte con una mascota realmente irascible. Por esta razón, cuando adquieres un caniche debes contar con la posibilidad de sacarlo a pasear de forma regular, o por lo menos, tener un espacio en el que la mascota pueda correr libremente sin que pueda molestar. A nivel educativo, son similares a los humanos. En este sentido, si desde que nacen les educamos en el sentido que hagan sus necesidades donde toca, nos ahorraremos múltiples problemas recogiendo heces que hayan podido dejar por el hogar. Al igual que ocurre con los niños, también se les debe enseñar hábitos alimenticios adecuados desde que son pequeños. Consulta a tu veterinario aquellos alimentos que mejor le vienen al perro, y dale eso de comer desde los primeros momentos de vida. También sobre cómo tratar la conjuntivitis de un perro en caso que pueda darse este caso. En caso contrario, corremos el riesgo de contar con un caniche mimado y caprichoso que quiera picar a todas horas, y no lleve un estilo de vida saludable. Lo mismo ocurre con el deporte y los paseos. Como hemos dicho, suelen ser unos tipos de animales bastante activos pero deben ser capaces de entender cuáles son los momentos para ello. Si invertimos tiempo en su educación conseguiremos una mascota firma, educada y regular que nos ahorrará múltiples dolores de cabeza para nuestro bienestar.

Controlar el pelo del caniche también debe ser otra de nuestras prioridades. Como hemos dicho anteriormente es un animal que goza de mucho pelo y, que por tanto, puede acabar siendo un problema. Si le queremos dejar el pelo largo deberemos optar por los cuidados necesarios utilizando los productos de limpieza como el champú que sean necesarios para ello. Al mismo tiempo, el caniche es uno de los perros más sociales que existen. Por tanto, si queremos mantener un status deberemos contar con un perro completamente limpio. A la hora de cortar el pelo de un perro es recomendable acudir a una peluquería canina para ser atendido por profesionales de verdad. El interior de sus orejas es otro de los puntos en los que debemos estar atentos, ya que si se enrojecen demasiado pueden acabar siendo un problema. Más allá de eso es importante tener en cuenta que los caniches son uno de los perros más sociales que existen. Por tanto, no es recomendable dejarlo solo durante mucho tiempo ya que podría acabar alterando su comportamiento. Por tanto, darle una alimentación equilibrada, métodos de entretenimiento y sacarlo a pasear regularmente deberían ser suficientes para conseguir un cuidado adecuado para nuestro caniche. Si ponemos de nuestra parte para cuidar a nuestra mascota recibiremos cariño, un trato más adecuado y grandes momentos. Es como a un amigo si lo tratamos bien, este responderá. Con un caniche pasa exactamente lo mismo, así que deberemos trabajar duro.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.