Los animales tropicales también son muy deseados como mascotas. Por esta razón, algunas especies como los loros que hablan son cada vez más comunes en los hogares españoles. El hecho de tener un animal que repite todo lo que decimos da esa pizca de curiosidad a aquellos amantes de las mascotas. Sin embargo, por encima del loro podemos encontrar a un tipo de rata realmente cariñosa y juguetona, que es conocida como el hurón. Tiene una larga historia y realmente divertida. Además, el hecho de contar con un hurón como mascota aporta algo de glamour al hogar de aquel que elige esta rata como animal doméstico para su compañía ya que es cómo cuidar a un conejo doméstico.

¿Qué es un hurón?

Un hurón es un animal tropical que data de antes del nacimiento de Cristo. Resulta complicado situar el origen de los hurones, y la primera referencia histórica la tenemos en la época del Imperio Romano cuando el emperador César Augusto decidió enviar un ejército de hurones a las Islas Baleares para controlar una plaga de conejos. De hecho, la primera función de los hurones fue la caza. Por ello, este animal fue domesticado para esta función ya que combinado con una red resulta realmente eficaz. En algunos países como Australia, donde existe una enorme afluencia de conejos, fue una opción realmente utilizada. En nuestro país, actualmente, aún se utiliza. El uso de hurones como caza resulta regulado por cada Comunidad Autónoma y, en función de de donde nos encontremos tendremos un tipo de legislación determinado. Muchos también los comparan con los perros o los gatos, los animales por excelencia que los españoles eligen como mascota. Por ello, saber qué hacer cuando un perro tiene conjuntivitis ayudará también a facilitar el diagnóstico debido a su similitud con el mejor amigo del hombre.

A nivel fisiológico un hurón se caracteriza por ser una rata pequeña que se puede coger con una mano como si de una pluma se tratara, ya que su peso apenas alcanza uno o dos kilos. En casa apenas montan escándalo ya que la mayor parte del tiempo se lo pasan descansando, pese a que cuando están despiertos son realmente activos. De hecho, hay que extremar las precauciones a la hora de vigilarlos porque este tipo de animal es capaz de meterse allá por donde quiere y, por tanto, podemos llevarnos algún tipo de sorpresa. Los sentidos los tiene realmente descompensado. Por un lado, tanto el olfato como el oído lo tienen muy desarrollados. Por esta razón, en el pasado y actualmente son considerados grandes cazadores de conejos. En cambio, la vista deja mucho que desear ya que nacen ciegos. Si tu deseo es tener una familia de hurones o un buen número debes saber que estos animales tienen un olor muy fuerte. Incluso, algunos optan por quitarles las glándulas que segregan este mal olor. Además, especialmente en las edades más tempranas, los hurones se caracterizan por ser animales muy traviesos a quien les encanta coger cosas y esconderlas. Por ello, si te falta algo no te temas lo peor ya que perfectamente puede haber sido tu mascota.

Sea como sea, las principales características de los hurones son su capacidad para relacionarse con otros animales, incluyendo los humanos, además de su inteligencia. Vamos que no tienen nada que envidiar ni a los gatos ni a los perros. Si a nuestro perro le llamamos Pedro y lo llega a reconocer, un hurón no se queda atrás y también puede confirmar estos datos. Por ello, puede reaccionar cuando lo llamamos, tiene la capacidad de ser tan doméstico que lo podemos sacar a pasear con una correa atada a su cuerpo, o incluso abrir puertas por si solo. Dentro de casa, en este sentido, es totalmente independiente y autónomo, aunque se le debe quitar el miedo al veterinario como a los gatos.

Beneficios de tener un hurón

Con todo, elegir a un hurón como mascota es una elección que comporta múltiples beneficios para todos aquellos que apuestan por lo tropical como animal doméstico. Los más destacados son los siguientes:

  • Tener algo diferente. Un perro, un gato o un hámster son algunos de los animales más repetidos en los hogares como mascota. Sin embargo, si se quiere tener algo diferente se puede apostar por un hurón, un animal tropical que suele caer muy bien a la gente.
  • Un animal muy cariñoso. Cuando se apuesta por una mascota se quiere compañía y mimos, justamente lo que da el hurón. A esta rata le sobra de eso y, a buen seguro, te dará muy buenos momentos y recuerdos.
  • Afición por los piratas. Aunque sea un rata, según como mires un hurón puede llegar a parecer un mono. Por ello, si eres aficionado a las fiestas de disfraces puedes hacer pasar a tu hurón por un mono y llegar a ponértelo en tu hombro. A buen seguro que serás la sensación de la celebración.
  • No dan problemas. Además de cariñosos, los hurones también son considerados un animal realmente fácil de llevar en la casa. Si no es la excepción no te dará ningún tipo de problema y la convivencia no resultará complicada.

Cómo cuidar un hurón

Cuidar un hurón marcará en gran medida su desarrollo personal y también su relación con nosotros. Este tipo de animales no son de piedra y, obviamente, si somos buenos con ellos, ellos también nos lo retornarán como muestra de agradecimiento. Por ello, deberemos aportarle un hábitat en el que se sienta cómodo y en el que sea feliz. Sin embargo, si decidimos tener un hurón en nuestra casa también deberemos adaptarnos a la regulación vigente en cuanto a este tipo de animales. Por obligación, cualquier hurón en España debe contar con un pasaporte con chip adjunto, además de cumplir con el programa de vacunas vigente para este tipo de animales. El hurón es un animal activo al que le gusta moverse, corretear y sentirse libre. Obviamente, tiene que entender que en nuestra casa hay unas normas y que debe permanecer en la jaula. Sin embargo, es recomendable que durante algunas horas del día, esta ratita pueda sentir la libertad, estirar las piernas y relacionarse con nosotros. Los extremos nunca son buenos y, en ese caso, no es bueno ni dejarlo todo el día encerrado ni tampoco hacerlo con total libertad en la casa. Debemos ser capaces de encontrar ese punto medio. La convivencia con otros animales puede resultar complicada. No olvides que se trata de un animal con habilidades de cazador, por lo que si tenemos conejos o pájaros también deberemos extremar las precauciones.

Volviendo al programa de vacunas y todo lo relacionado con pasar por el veterinario, debes tener en cuenta que a partir de los dos meses de vida será obligatorio que lleves a tu hurón a un especialista porque será cuando deberás empezar a vacunarlo. La rabia y el moquillo son las dos principales amenazas que pueden sufrir este tipo de animales. Por esta razón, cada año tendrá la obligación de pasar a que le pongan una vacuna de este tipo. Además, también existen otro tipo de enfermedades en la que el hurón es propenso a caer y, por tanto, se deben extremar las precauciones. Una de las causas de muerte en estas especies más repetida es la enfermedad del gusano del corazón, que es transmitida a través de un mosquito y donde puede llegar a perder la vida. Como amos del animal debemos tener un sexto sentido, como si de nuestro hijo se tratara. Por ello, ante cualquier signo que se le empiece a caer el pelo, no pueda respirar con normalidad, sufra algún tipo de vómito, problemas para ir al baño o no coma como lo hace de forma periódica deberemos llevarlo a un veterinario de confianza para que pueda empezar a examinar a nuestro hurón. Antes de todo, debes cerciorarte que una de sus especialidades son los hurones ya que es un tipo de especie diferente y puede no serlo. La mejor atención médica permitirá conseguir un diagnóstico efectivo antes de tiempo.

Además, para un correcto desarrollo hormonal y que tengan un crecimiento adecuado se recomienda, siempre que se pueda, que los hurones sean castrados y cuenten con una especial atención en verano. No olvides, que pese a vivir en algunos países tropicales como Australia, estos pequeños animales sufren de insolación muy rápidamente. Además, también es un animal que debe estar limpio ya que puede enganchar infecciones rápidamente. La periodicidad de estos baños pueden ir desde cada dos semanas hasta los dos meses. Obviamente, si se toma partido de esta recomendación deben usarse los accesorios de baño adecuados para no convertir esta actividad en una simple pérdida de agua para el usuario y amo del hurón. Si estás dispuesto a cumplir todas estas premisas acerca de los hurones, entonces estás preparado para tener un tipo de mascota como esta ya que será muy feliz a tu lado, y a buen seguro te regalará extraordinarios momentos durante los 6-10 años que viva, e incluso puede llegar a doce.

¿Te ha gustado?