En el mundo natural, uno de los comportamientos más complejos y que más llaman la atención, es el mimetismo mulleriano. Esta característica no se da en todas las especies, pero te permite comprobar que tan complejo es el mundo de los animales y las plantas.

El mimetismo mulleriano consiste en que una especie cambie sus colores y fisionomía, para tratar de asemejarse a otra especie distinta. El fin principal de esta función es la supervivencia, ya que ser confundido por otra especie, puede hacer que tenga ventajas a la hora de sobrevivir.

Este mimetismo existe debido a la selección natural, la cual ha permitido que los animales capaces de hacerlo hayan sobrevivido a los que no. Como dijo Darwin, siempre sobrevive el animal más apto.

Hay muchísimas formas de manifestación de este mimetismo, pero todas tienen en común que te hacen parecer un animal que no eres. Por ejemplo, algunos animales se hacen pasar por depredadores, para que les dejes en paz, algo que les funciona muy bien.

Sin embargo, el mimetismo es mucho más complejo que eso, ya que podemos ver incluso a plantas haciéndose pasar por animales para conseguir la supervivencia. La manifestación de este tipo de mimetismo es un misterio para muchas personas, las cuales ignoran su existencia.

Es más, puede que hayas visto una planta amarilla y hayas pensado que había una abeja, pero no era así. Puede que hayas visto una mosca amarilla y negra y hayas pensado que es una avispa, cuando no era así.

Sea como fuere, no te preocupes, ya que te vamos a explicar cómo es este mimetismo mulleriano en animales, para que veas cómo funciona.

Instrucciones para el mimetismo mulleriano en los animales

  1. Insectos:
    Los primeros que realizan muy a menudo el mimetismo mulleriano, son los insectos, ya que son un grupo muy numeroso, pero que también puede sufrir algunos problemas, por lo cual, necesita reforzar su supervivencia de alguna forma. En este caso, hay un grupo de moscas que es el mejor ejemplo que podemos dar, los cuales se denominan sírfidos. Estas moscas adoptan colores amarillos y negros, con el objetivo de que otras especies crean que son abejas o avispas. Aunque las moscas no sean depredadoras, las abejas sí que lo son, así que adoptando el color de un depredador, las moscas consiguen que las otras especies no ataquen, por miedo a que sean atacadas por una abeja o avispa real. Esto lo hacen otras especies de insectos, incluso algunos escarabajos, los cuales, al adoptar estos colores, logran hacerse pasar perfectamente por insectos depredadores, garantizando así una mayor supervivencia de la especie. La prueba de que esto funciona, somos los humanos, ya que cuando vemos a algún insecto usando el mimetismo mulleriano, no nos solemos dar cuenta de lo que son de verdad. Por este motivo, muchas personas no se acercarán a la mosca o escarabajo mimetizado por miedo a una picadura, alargando la supervivencia del animal.
  2. Plantas:
    Aunque a veces se nos olvide, las plantas son seres vivos, los cuales, aunque no tengan la complejidad de un animal, sí que realizan algunas acciones para garantizar su supervivencia. El caso más conocido es el de la orquídea, una planta que tiene las flores del color de las hembras de las abejas. De esta forma, los abejorros irán a fecundar a la planta, creyendo que es una hembra, llevándose consigo el polen y logrando así que la planta esté fecundada, garantizando la supervivencia de la misma. Esta es la prueba de que las plantas son más complejas de lo que parecen, ya que también realizan sus propias acciones de supervivencia, con el objetivo principal de sobrevivir y garantizar la supervivencia de su especie.
  3. No confundir con camuflaje:
    El mimetismo mulleriano es algo que se da en la naturaleza, pero que mucha gente no sabe bien lo que es. Un error muy común, el cual debes evitar, es confundir mimetismo con camuflaje, ya que no es lo mismo, aunque sí parecido. Mientras que el mimetismo es hacerse pasar por otra especie, el camuflaje es simplemente cambiar de color, para confundirse con su entorno. La similitud principal es que ambas son técnicas especiales de supervivencia, las cuales permiten a los animales y plantas sobrevivir. Es más, la selección natural ha hecho que los animales y plantas con mimetismo y camuflaje, sobrevivan, mientras que las que no tenían estas características, se extinguieron. Sin embargo, la diferencia radica en que el camuflaje sirve para que no seas descubierto, mientras que, en el mimetismo, sí que te descubren, pero no saben qué eres tú y te confunden con otra persona. Haciendo un símil con los seres humanos, si te pones un traje negro y te metes en la oscuridad, sería camuflaje. En cambio, si te pones una máscara para parecer que eres otra persona, es mimetismo. Por este motivo, son conceptos diferentes que aunque se parezcan un poco, no son iguales.
¿Te ha gustado?
11 usuarios han opinado y a un 54,55% le ha gustado.