“El perro es el mejor amigo del hombre” Este dicho se ha convertido en una realidad para muchos con su Pastor Alemán. Aunque es cierto que, alrededor del mundo, hay muchos perros sufriendo por estar en situación de calle, también tenemos que reconocer la existencia de organizaciones dedicadas a su rescate y cuidado, hasta que puedan encontrar una familia que los adopte.

En la mayoría de los casos, hay un hogar que quiera acoger a uno de estos animalitos desamparados y hacerlos parte de su familia. Es entonces cuando ambos comienzan a disfrutar de una retroalimentación de cariño.

Es del conocimiento público que, dependiendo el trato que les des, los perros pueden llegar a ser mascotas muy fieles. De hecho, se han realizado muchas películas y documentales que ilustran lo antes dicho.

Incluso, algunos han llegado hasta a dar su vida para proteger a sus amos. Como si el amor fuera lo que guiara al instinto del animal. Realmente es conmovedor ver hasta qué grado estos seres son capaces de amar.

Tomando esto en cuenta, cuesta creer cómo es que muchos han sido y son maltratados, ¿quién sería capaz de hacerles tanto daño?

Cómo es un Pastor Alemán- Cuidados, información y consejos

Un ejemplo de quien está dispuesto a brindar amor, lealtad y protección son los famosos Pastores Alemanes. De hecho, en algunos países se les adiestra para que sean capaces de ayudar a otros. Todo, gracias a su carácter noble y altruista.

¿Tienes como mascota a un Pastor Alemán? ¿Te gustaría tener uno?… En este punto cabría preguntarse, ¿cómo son los Pastores Alemanes? ¿Vale la pena llevar uno a nuestras casas? ¿Cómo podríamos cuidarlo? ¿Qué necesitamos saber sobre ellos?

Les estaremos dando respuesta a estas y otras interrogantes, teniendo plena confianza que todo será para tu beneficio y para el de tu mascota.

Instrucciones para un Pastor Alemán – Cuidados, información y consejos

El Pastor Alemán, como su nombre lo indica, proviene de Alemania. Es relativamente una raza de perro nueva pero, en la actualidad, es una de las más populares en el mundo. También se le conoce por ser una de las razas de perro más inteligentes, razón por la cual es considerado un perro de trabajo.

Desde que es solo un cachorro, tiene la capacidad de aprender de todo lo que está en su entorno. Incluso, con tan solo 2 o 3 meses ya pueden comenzar a reconocer órdenes básicas. Por ello, si deseas adiestrarlo, lo mejor es que lo hagas desde que es muy pequeño.

Cómo alimentar un Pastor Alemán

Salta a simple vista que se trata de un perro grande, cuenta con una altura de 65 centímetros, en el caso de los machos, y 60 centímetros, en el caso de las hembras. Por lo cual, si deseas tener uno, es recomendable que tengas suficiente espacio como para que él pueda desplazarse cómodamente sin causar destrozos.

Aunque el color característico de su pelaje es negro con marrón, podemos encontrar Pastores Alemanes totalmente negros e, incluso, blancos. A estos se les conoce como albinos. Sin embargo, solo los que cuentan con un color de pelaje tradicional, son aceptados para participar en competiciones.

Con relación a su personalidad, el Pastor Alemán es de carácter leal, equilibrado, seguro de sí mismo y con nervios de acero. Estas características lo hacen ser un buen compañero en el hogar.

Ahora bien, teniendo presente sus características particulares, debes estar atento y mantenerle siempre agua limpia y fresca. El Pastor Alemán es un perro susceptible al calor, por lo que debes evitar exponerlo al sol por mucho tiempo y nunca olvidar colocarle agua.

En cuanto a la alimentación, procura alimentarlo con un pienso de calidad. Puesto que es un perro grande, los alimentos que elijas deben ser a base de carne y no de cereales. Necesita un buen suministro de proteínas.

Es cierto que el pelaje del Pastor Alemán no requiere un cuidado especial. Sin embargo, tiende a caérsele mucho. Por esta razón, es recomendable que lo cepilles diariamente, a fin de eliminar el pelo muerto.

Aunque, en apariencia, el Pastor Alemán es un perro fuerte y atlético, debido a la cría indiscriminada, su salud se ha visto afectada. Por ejemplo, es muy común que sufra de enfermedades como la displasia de cadera o de codo. De hecho, puede presentar estas dificultades siendo aún muy joven.

Para evitar esto en tu mascota, debes acudir constantemente al veterinario para que revise su cadera. Otra cosa que puedes hacer por su salud, tanto física como mental, es mantenerlo en forma.

Para ello, necesitará largas caminatas diarias y, como ya lo hemos señalado, necesita suficiente espacio como para que pueda correr y ejercitarse, al menos una vez al día. Por otra parte, lo mantendrás bien estimulado si juegas con él o mantienes sesiones de adiestramiento.

El Pastor Alemán, aunque crezca, tiende a mantener su carácter juguetón. Por lo que siempre estará dispuesto a jugar si así se lo propones.

Tener una mascota implica mucho más que simplemente alimentarlo, tal como ya lo has podido observar. Por esa razón, ¿qué necesitas para su cuidado? Quizás puedas sentirte cohibido en vista de su gran tamaño. Pero no tienes porqué retraerte.

¿Que necesitas para un Pastor Alemán – Cuidados, información y consejos?

Tal como si se tratase de una persona, los Pastores Alemanes también requieren de ciertas atenciones especiales para su cuidado.

En cuanto a su alimentación, necesitas darle la adecuada a su edad y tamaño y esta debe ser rica en proteína animal. Si optas por darle alimento casero, debes visitar al veterinario para que te indique lo que debes incluir en su dieta. Por otra parte, aunque llore, evita darle las sobras de tu comida. Esta podría tener ciertos ingredientes, o condimentos, que afecten su salud.

También necesitarás alimentarlo varias veces al día. Por eso, puedes dividir su comida en dos o tres porciones pequeñas diarias. Por supuesto, después de cada comida, deberás pasearlo para que haga sus necesidades.

A su dieta puedes incluir las golosinas. Pero, ¡ojo! No estamos hablando de dulces. Las golosinas para perros tienen que ser a base de vegetales. Elige aquellas que sean bajas en calorías para que no excedas su consumo calórico, que debe estar entre 5% y 10%.

Puesto que el agua es vital para tu Pastor Alemán, debes darle acceso al agua en todo momento. Por lo general, consumen mucha agua. Por ello, su taza debe ser lo suficientemente grande y honda como para que pueda introducir su hocico cómodamente.

Asegúrate de limpiar su envase con frecuencia, para evitar que pueda contraer enfermedades, producto de las larvas que pueden formarse en el agua estancada.

Para su higiene solo necesitarás lo básico. Un champú apropiado para su pelaje y un cepillo. Recuerda que es importante que lo cepilles a diario. La forma en que debes hacerlo es evitando tener contacto con la piel del animal para evitar causarle heridas.

No es recomendable que lo bañes más de un par de veces en el mes, ya que eso podría perjudicar los aceites naturales de su piel y su pelaje.

Ahora bien, el entrenamiento físico es vital. El Pastor Alemán no es un perro sedentario. Por ello, necesitarás contar con suficiente espacio. Asegúrate que el patio esté totalmente despejado, libre de cualquier cosa que pueda representar un peligro para él, ya que correr es parte de su formación natural.

Si no cuentas con un patio grande, entonces deberás llevarlo de paseo. La intención es que él pueda realizar sus ejercicios diarios y quemar energías. De lo contrario, podría deprimirse o volverse destructivo.

También, debes contar con diferentes juguetes como huesos plásticos o discos, que puedas lanzar para que él los recoja y los traiga devuelta. Necesitará que le dediques 1 o 2 horas diarias para realizar este tipo de actividades, pero evita sobre ejercitarlo.

Por último, aunque no te parezca importante, necesitas ser amoroso y brindarle mucho cariño. Esto es vital para el desarrollo de un vínculo verdadero y duradero con tu perro. Dale muestras de afecto diariamente como caricias o abrazos.

No lo grites ni lo golpees. Ellos son obedientes. Bastará con que le des una orden firme para que atiendan a tu llamado.

Consejos para un Pastor Alemán – Cuidados, información y consejos

El cuidado de tu Pastor Alemán va más allá de darle un baño de vez en cuando. Debes vigilar con detenimiento, algunas áreas con el propósito de mantenerlo saludable siempre.

Por ejemplo, el hocico. Acostúmbralo desde muy pequeño a usar un cepillo y una crema dental especial para perros. Asegúrate de eliminar todos los residuos de comida de la boca del perro. Así podrás eliminar a tiempo, la presencia de sarro o mal aliento. Incluso, otras enfermedades que podrían causar complicaciones y hasta la pérdida de algunos dientes.

También debes cuidar sus ojos, vigila que no tengan secreciones ni estén rojos, ya que esto nunca es un síntoma de que todo está normal. Para limpiarlos, bastará con una toalla húmeda, que no bote pelusas. Esta limpieza solo es ocasional, no tiene porqué ser frecuente.

Los oídos y las orejas son muy importantes. De hecho, su capacidad de equilibrio, orientación y audición, dependen del oído. Por ello, deberás revisarlos a diario. Si notas un poco de cera, no hay nada de qué preocuparse, ya que se trata de un proceso totalmente normal.

Bastará con que tomes una toalla húmeda y limpies solo la aurícula en sí. Finalmente, debes secar completamente ya que la humedad favorece a reproducción de bacterias que podrían causarle graves daños a tu Pastor Alemán.

No debes pasar por alto revisar sus patas. Puesto que a diario caminan en diferentes tipos de terreno, con mucha facilidad sus patas y, sobre todo, sus almohadillas, podrían sufrir daños.

Al revisar sus patas asegúrate de que no haya mucha suciedad entre sus almohadillas. También debes verificar si hay alguna astilla de vidrio o madera. Observa si el pelo de sus patas es demasiado largo.

También debes observar si las almohadillas están agrietadas. Revisa que no tenga incrustado, entre los dedos, pedazos de rama o semillas. Por último, y no menos importante, revisa el largo de sus uñas.

Para determinar cuán largas están las uñas de tu Pastor Alemán, debes observarlo cuando esté parado. Las uñas no deben tener contacto con el suelo. Si excede el largo, entonces deberás cortarlas. Para ello, es necesario una pinza especial, ya que sus uñas no son iguales a las nuestras.

Cómo alimentar un Pastor Alemán

Al cortarle las uñas, trata que esté quito para evitar posibles lesiones accidentales.

Cabe destacar que si observas alguna anormalidad en tu Pastor Alemán, es importante que lo lleves sin demora al veterinario. Mucho más ya sabiendo que es propenso a sufrir de la cadena.

Para determinar cuándo llevarlo, debes observar si comienza a caminar diferente o con dificultad. Recuerda que a tiempo se pueden solucionar muchas cosas.

Tener un Pastor Alemán como mascota es tener un miembro más en la familia. Si lo ves de esa manera, procurarás atender sus necesidades y cuidar de él a diario. No permitas que la agotadora rutina del día a día impida que disfrutes de su compañía. Si sigues los consejos que te hemos dado, podrás disfrutarlo por muchos años.

 

¿Te ha gustado?