Para muchos, una mascota es un miembro más de la familia. Y no es para menos, ya que es una gran responsabilidad tener una. Ya sea grande o pequeña, debes estar pendiente de su alimentación, aseo y vacunas. Eso sin tomar en cuenta otros factores, que van a variar, dependiendo de qué mascota sea.

Es cierto que hay unas que requieren de más cuidado que otras. Como por ejemplo, los que tienen mucho cabello. Hay razas de gatos y de perros que, debido a su abundante melena, es necesario que también incluyan la peluquería en la lista de cosas para su cuidado.

Por otra parte, hay ciertos animales que requieren una alimentación especial. Razón por la cual, sus dueños deben estar muy bien informados, porque un error podría hasta costarle la vida a su mascota.

No se trata de simplemente tener algo que te haga compañía. No es una mera distracción. Una mascota es un ser vivo que requiere cuidados, atención y mucho cariño. Si estás pensando en la posibilidad de tener una, debes analizar todos estos factores.

La mascota preferida por muchos es el perro. En esta especie encontramos una gran variedad de razas para todos los gustos y necesidades. Sin embargo, hay una gran diferencia entre el perro guardián y la mascota.

Cómo es un Yorkshire- Cuidados, información y consejos

Por lo general, las mascotas tienden a ser más pequeños porque estarán dentro de la casa. Una buena opción es el Yorkshire. ¿Quién puede resistirse a tanta ternura? El Yorkshire es un perro adorable, ideal para hacerte compañía. Sobre todo si vives solo o en un apartamento.

Ahora bien, tal vez te estés preguntando qué debes hacer para cuidarlo. Si desconoces muchas cosas sobre esta raza tan particular, ¡No te preocupes! Acá te diremos cómo es un Yorkshire.

Instrucciones para un Yorkshire – Cuidados, información y consejos

El Yorkshire es perro pequeño. De hecho, parece un cachorro, y siempre lo parecerá. Debido a su apariencia tan tierna, se ha convertido en la mascota predilecta de cada vez más familias.

Esta raza es producto de un cruce entre el terrier de Inglaterra y el de Escocia. ¡Que su tamaño pequeño no te confunda! No es para nada asustadizo. De hecho, por ser terrier es un perro muy valiente.

Por otra parte, son perros muy activos. Se excitan con mucha facilidad y tienden a ser dominantes y controladores. Entre sus virtudes encontramos que son muy cariñosos. Están dispuestos a dar muchas muestras de afecto y, por lo general, son muy agradables.

Sin embargo, no todo es color de rosa. Es de conocimiento público que al Yorkshire le cuesta un poco el tema de la obediencia, por lo que adiestrarlo no suele ser una tarea fácil. Además, tienen por costumbre ladrar demasiado. Así que, si tienes poca paciencia, esto podría representar un serio problema.

Ahora bien, para alimentar a un Yorkshire es importante que tengas en cuenta ciertos aspectos. Por ejemplo, su edad, salud y nivel de actividad. Y es que la lógica nos dice que un cachorro no come igual que un perro adulto o uno envejecido. Tampoco la dieta es igual en el caso de un perro diabético a uno completamente sano.

Hay muchas opciones para alimentar a tu mascota. Está la comida casera, pero también está la que es especializada para el consumo canino. En el caso de escoger esta última opción, evita aquellos que tengan muchos cereales.

Lo mejor, y lo más sensato que puedes hacer, es buscar la orientación de su médico veterinario. Coméntale cuáles son las características particulares de tu Yorkshire y él te dirá cuál es la mejor dieta para él.

En el caso de su cabello, su cuidado debe ser constante para evitar problemas tanto con su pelaje como con su piel.

Lo más recomendable es que cepilles su pelo unas tres veces por semana, de ser necesario tendrás que hacerlo a diario. Para desenredarlo, usa un peine con puntas redondas metálicas, eso suele ser lo más efectivo.

Antes de peinarlo, pasa tus dedos entre su cabello, así detectarás la presencia de nudos. Por lo general, estos e le hacen alrededor de las orejas, entre las patas y debajo de las axilas.

Empieza a peinar desde las puntas hacia arriba, teniendo cuidado de no tirar muy fuerte de su pelo a fin de desenredarlo. En última instancia, puedes cortarle el mechón teniendo mucho cuidado.

Al cepillarlo, evita tocar su piel y usa un cepillo más pequeño cuando vayas a peinar las áreas del hocico, los ojos y las orejas.

Para evitar las lesiones oculares, puedes recogerle el cabello, que cae en la zona de sus ojos, con un pequeño moño. Así evitarás que se enferme y se verá sumamente hermosa, en caso de ser hembra. Si tienes un macho, entonces deberás mantener esa área lo más limpia y despejada posible.

En cuanto a sus baños, estos deben ser cada menos, a no ser que se haya ensuciado con arena. Luego de bañarlo, sécalo con una toalla pero sin frotarlo, después que se haya sacudido él solo.

¿Que necesitas para un Yorkshire – Cuidados, información y consejos?

Puesto que tu Yorkshire es parte de tu familia, como tal necesita sus cosas de uso personal. Por ejemplo, para su higiene, necesitas tener una toalla para secarlo después de cada baño. Recuerda asear la toalla con frecuencia.

Junto con la toalla, para complementar el kit de baño, debes tener un jabón líquido especial para bañarlo. Si observas que cambia el aspecto de su pelaje y este se pone opaco o sin vida, es mejor que suspendas su uso y lo reemplaces por otro producto.

También necesitas un cepillo de cerdas metálicas con puntas redondas, ya que es el instrumento ideal para desenredar los nudos que se forman en su bello cabello.

Cómo es un Yorkshire- Cuidados, información y consejos

Adicional a este cepillo, compra uno más pequeño para la zona de los ojos, las orejas y el hocico. Estas áreas son más sensibles y, puesto que difícilmente se quedará quieto mientras lo peinas, podrías causarle daño si usas un cepillo grande.

Por otra parte, es importante que mantengas un enjuague especial para perros, con el propósito de mantener sedoso y brillante su pelaje. Deberás aplicárselo solo cuando lo vayas a peinar y tenga seco el cabello.

Para su aseo bucal, compra un cepillo dental para su uso exclusivo. Puedes utilizar junto con él cualquier dentífrico.

También necesitarás tener un collar y una cadena para sus paseos diarios. Procura que el collar no le quede demasiado apretado, de lo contrario le harás daño. Ahora bien, si es muy suelto, podría quitárselo con facilidad. El término ideal es que pueda deslizarse por su cuello con facilidad.

En el caso de la cadena, esta no debe ser demasiado pesada. Recuerda que el Yorkshire es una raza de perros pequeña. Si la cadena es muy pesada, el perro podría cansarse o hasta hacerse daño. La intención es que se sienta cómodo con ella y no le impida el movimiento.

Si vas a trasladarlo en un carro, entonces quizás amerites tener una pequeña jaula que sea lo suficientemente cómoda para él. Vigilando la ventilación y su confort para evitar que se irrite o sofoque.

Tu mascota también necesita diversión y mucho más si se trata de un cachorro. Por ello, es importante que le compres juguetes que le permitan mantenerse activo, quemar energía y distraerse de morder objetos de valor para ti, como zapatos, carteras o muebles.

También es necesario que cuentes con la ayuda de un buen veterinario para que te indique cómo debes alimentarlo correctamente, cómo debes cuidarlo y la rutina médica que debes seguir. Puede disipar cualquier duda con su ayuda.

Por otra parte, si deseas adiestrar a tu Yorkshire, lo primero que necesitarás es tener mucha paciencia. Recuerda que debido a su personalidad dominante y desobediente, no son perros fáciles de adiestrar.

Algo que puede facilitarte un poco el trabajo, es contar con obsequios. Es decir, algún tipo de incentivo, como galletas, para premiarlo cuando haya hecho algo que le has mandado o ponga en práctica algo que le has enseñado.

Ahora, ¿Qué consejos debes tomar en cuenta?

Consejos para un Yorkshire – Cuidados, información y consejos

La salud es un tema de importancia capital y, si quieres a tu mascota, querrás que sea tu compañera por muchos años. Para que eso suceda, debes estar al pendiente de sus necesidades físicas a fin de que se mantenga en óptimas condiciones.

Por ello te recomendamos que sigas al pie de línea los siguientes consejos relacionados con su cuidado:

  • Colócale las vacunas que sean obligatorias en tu país. De hecho, algunos son tal cual un bebé, pues necesita que se le coloquen ciertos refuerzos. De lo contrario, acortaríamos su vida si llegase a enfermarse por negligencia nuestra.
  • Si está dentro de tus posibilidades, ponle el microchip. Esto facilitará que lo encuentres si, por alguna casualidad, se extravía. Por otra parte, en algunos países, este requisito es obligatorio. Averigua si es el caso de donde vives.
  • Recuerda que es importante que lo desparasites desde el principio. Y no solo hablamos de los parásitos internos, sino también de los externos. Para realizar esta tarea, debes consultar al médico veterinario. Protege la salud de tu mascota y la de toda tu familia.
  • Así como cuidas tu higiene, debes cuidar la de tu mascota. Y no nos referimos a un simple baño mensual. Debes vigilar sus ojos y eliminar secreciones, su boca, cepillando sus dientes. No debes olvidar revisar sus oídos y patas para detectar si hay presencia de garrapatas y para mantener sus uñas cortas.
  • Además, por desagradable que pueda parecer, la higiene abarca mantener limpias la zona genital y anal del canino.
  • No permitas que pase un día sin ser alimentado. La dieta va a depender de sus circunstancias, tal como te lo hemos señalado anteriormente. Si olvidas alimentarlo, podrías causarle daños estomacales como vómito y cólicos.
  • Permite que tenga actividad física. Esta va a ir cambiando a medida que crezca. Como es natural, todo bebé tiende a querer jugar por mucho tiempo, esto se debe a la gran cantidad de energía que tiene. Ya cuando envejezca, bastará con una breve caminata diaria, así se mantendrá activo y ejercitado.
  • El que pueda socializar es muy importante. Esto requerirá de tu ayuda. Debes sacarlo a pasear, no solo para que haga sus necesidades diarias, sino para que pueda confraternizar con otros perros y se sienta cómodo con el contacto de otras personas. De lo contrario, podrían criarse ariscos con las personas que están fuera de su entorno más cercano.
  • Presta atención a su salud. Si observas que está desanimado, con diarrea, vómito, si cambia su pelaje o presenta algún otro síntoma, es recomendable que lo lleves a su médico veterinario. Las enfermedades tratadas a tiempo, dejan menos consecuencias, tal vez ninguna.
  • Recuerda que las visitas al veterinario no deben ser solamente cuando lo notes enfermo. Llévalo para revisiones periódicas a fin de vacunarlo, desparasitarlo y para hacerle exámenes rutinarios.
  • Si cuidas con atención y cariño a tu Yorkshire, no solo tendrás una mascota sino un compañero, con la que podrás compartir buenos e inolvidables momentos.
¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.