El caracol no es un animal que nos sea desconocido, aun así, muy poco sabemos acerca de la vida de este. Así como de sus características y cómo nacen los caracoles. El caracol es un molusco que tiene una concha y existen dos tipos. Los caracoles marinos, o caracolas, y los terrestres. Seguramente habremos observado su lento desplazamiento, pero ignoremos exactamente cómo avanzan. Esta acción la consiguen gracias a las contracciones musculares ubicadas en la parte inferior de su pie. En la boca cuentan con una formación que se llama rádula. Esta posee infinidad de dentículos usados para conseguir que el moho de las rocas sea raspado.
En cuanto a su esperanza de vida suele variar. Esta oscila entre uno y siete años, dependiendo del tipo de caracol. Pero como siempre hay excepciones, algunos han superado las tres décadas de vida.

Caracoles y su aparato reproductor

Si bien su apariencia es un tanto peculiar, lo es mucho más la forma de reproducirse. La primera gran curiosidad es que poseen un aparato de reproducción mixto. El completo desarrollo de su aparato reproductor se da a varias edades. Influye el tipo de especie que sea dicho caracol. Los dos tipos, marítimos y terrestres, gozan de una madurez en el ámbito sexual a partir de la sexta semana. Dicha madurez termina a los cinco años de vida. Cuando su desarrollo sexual esté terminado y han dejado de crecer, ya pueden tener descendencia. Esto también depende del entorno en el que habiten. Los caracoles ubicados en criaderos tienen una mejor reproducción. Ya que los cuidadores se encargan de que todos los factores ambientales sean óptimos para dicho fin.

Un artículo recomendable es Cómo es la reproducción animal.

Cómo nacen los caracoles

Entre una semana y quince días. Ese es el tiempo, más o menos, que tarda en empezar la vida a abrirse paso después del apareamiento. Cuando es el momento de poner huevos, el caracol hace un hoyo, no muy profundo, para incubar. Una vez terminado el nido, este es tapado por su progenitor. Cuando van a eclosionar es cuando destapa el nido. El proceso de poner los huevos llega a tardar hasta un día entero. Esto depende de la cantidad y la edad del caracol.

Es una ardua tarea para este molusco llegando a provocar la muerte. O incluso una especie de coma que termina una vez hayan recobrado la energía. La eclosión de los huevos es como un ‘efecto dominó’. Cuando el primero lo hace, en general, los demás siguen sus pasos. Cuando al embrión le llega el momento de tomar vida, este desgasta el huevo por la parte interior hasta conseguir romper la cáscara. En ese momento es cuando nacen.

El tiempo de incubación suele variar. Unos no llegan a las veinticuatro horas. En cambio, otros pueden durar semanas, incluso casi un mes. Este lapso de tiempo cambia en función de la temperatura y humedad en el lugar donde están colocados. También influye el tiempo que han sido fecundados internamente.
En cada gestación, un caracol es capaz de poner unos 50 huevos por ocasión, teniendo como máximo 150. En su etapa de fertilidad llegan a conseguir la reproducción más de una vez. Cuantos más años tenga el caracol, menos éxito tendrá en dicha tarea. Los caracoles jóvenes tienen una media de noventa huevos, por dar una cifra aproximada.

Crías de caracoles

Instrucciones para nacen los caracoles

La reproducción y el nacimiento del caracol es, cuanto menos, peculiar. Seguramente, si no hemos visto ningún documental acerca de los caracoles, no sepamos exactamente cómo es. Tampoco es probable que hayamos visto a dos caracoles en plena acción. Y si hemos sido testigos de dicha escena, lo más seguro es que no nos hayamos percatado. O estábamos distraídos en otros temas más apremiantes. A parte de peculiar, este proceso es realmente interesante. Las instrucciones que siguen los caracoles en este tema son:

  1. Empiezan su ritual para el apareamiento. Este suele durar dos horas y como máximo unas doce.
  2. Se empapan mutuamente usando una sustancia que allana dicho acto.
  3. Un caracol pasa a fecundar los huevos de la pareja.
  4. Los huevos que han conseguido empezar el proceso de fecundación comienzan su desarrollo.
  5. El progenitor, pasada la semana o los quince días hace un agujero en una tierra húmeda para depositar los huevos.
  6. El embrión se desarrolla lo suficiente como para conseguir romper la cáscara.
  7. Finalmente nace.

¿Que necesitas para nacen los caracoles?

Como cualquier otra especie, los caracoles precisan de unas condiciones mínimas para la reproducción. Ya que, si no las tienen, por mucho que lo intenten no van a poder conseguirlo. En este apartado hablaremos de qué les hace falta exactamente para la vida se abra paso. Solamente necesitan:

  • Condiciones ambientales óptimas.
  • Estar en la edad óptima.
  • Proteger los huevos durante la gestación.
  • El embrión necesita calcio que obtiene de la cáscara. El cual sirve para crear una concha más fuerte en el crecimiento. Si no les llega el suficiente calcio, serán caracoles con una concha “agrietada” o no tan resistente. Incluso con algún que otro agujero.
  • Un tiempo determinado para dicho crecimiento.
  • Una vez nacen, necesitan pasar en el nido, más o menos, siete días. Pasado ese tiempo salen del cascarón en busca de comida.

Reproducción de los caracoles

Consejos para nacen los caracoles

El caracol es un animal muy débil. Una gran parte de los caracoles no llegan a la edad media contemplada por diferentes motivos. Depredadores, son pisados o por las condiciones del lugar. Por eso si vamos por el bosque o un sitio donde sepamos que pueda haber caracoles es preciso ir con cuidado. Al más mínimo descuido podemos pisarlo y ni siquiera enterarnos. O enterarnos demasiado tarde.

Este otro artículo donde también te explicamos cómo nacen los caracoles seguro que te interesará

Si, por otro lado, nos gusta este animal y queremos criar en casa, necesitaremos ser conscientes y tener varias cosas. Cómo también saber cómo criar caracoles. En este caso, la temperatura es muy importante. Esta deberá estar entre 15 y 22 grados. Mientras se hiberna ha de bajar hasta los 7 grados. El caracol de criadero suele alcanzar un mayor tamaño que el salvaje. Básicamente se debe a que en los criadores están mucho más seguros y mejor atendidos. Al tener unos cuidadores que les alimenta y les facilitan el entorno su calidad de vida aumenta. Así como su tamaño. Por otro lado, los salvajes están expuestos a demasiados peligros y dificultades. Nos puede interesar saber qué comen los caracoles.

Este peculiar molusco es hermafrodita. Aun así, precisa de otro caracol para la reproducción, ya que no puede fecundar los huevos de su interior. Del mes de junio al mes de octubre se da el tiempo para la cría.
Si hemos decidido criar caracoles en nuestro hogar es importante que lo hagamos a conciencia. Sería bueno informarnos ante expertos en el tema y procurarles las mejores condiciones posibles. Una vez meditado y decidido, si no somos capaces de criarlos correctamente es mejor esperar hasta estarlo.

No olvidemos que son seres vivos y merecen una estancia en la Tierra placentera. Si es sólo un hobby al que no podemos prestarle mucha atención seguro que habrá otras opciones disponibles. Pero si realmente nos gusta este animal, a parte de la intención, es importante las condiciones que le podemos aportar. Realmente el caracol es muy débil y debemos cuidarlo en todo momento, no sólo durante la reproducción. Los recién nacidos necesitan calcio para conseguir desarrollar su concha. Si no se nos ocurre nadie al que preguntar, en Internet tenemos muchos consejos e instrucciones a seguir. Ante todo, es una vida y debemos respetarla.

¿Te ha gustado?
2 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.