Cómo nacen las serpientes

Si hay un animal interesante, a la altura de cualquier otro, esa es la serpiente. Las serpientes son muy interesantes y mucha gente dedica su vida a estudiarlas. A parte, algunos encuentran su apariencia especialmente atractiva. En este artículo hablaremos de cómo nacen las serpientes. El hecho más impactante es que no tienen apego por ningún otro ser vivo. Son animales solitarios que abandonan hasta sus propias crías. La esperanza de vida de una serpiente varía entre los doce y cuarenta años. Dependiendo de la especie y el tamaño de la misma. El tamaño también depende de las especies y es realmente variable.
Entorno a los dos años de vida llegan a ser maduras sexualmente en el caso de las hembras. Existe la posibilidad de que los machos tarden unos meses más en lograr la fertilidad.

Serpientes y el apareamiento

Para aparearse, los machos encuentran a las serpientes hembras por las feromonas que emanan de ellas cuando buscan pareja. A veces da lugar a una lucha entre machos en la que compiten por ganarse el derecho al apareamiento. Sea como sea, la última palabra la tiene la hembra. Cuando esta accede, empieza el coito. Una vez terminado el acto los machos suelen escapar porque las hembras se vuelven agresivas.
En algunas especies, las serpientes guardan el esperma para poder utilizarlo hasta meses más tarde. De esta manera tienen un margen de tiempo para decidir cuándo fertilizar los huevos. Suelen esperar a que haga buen tiempo para ello.

Caza

Es interesante saber que qué comen las serpientes. Todas, sin excepción, comen carne. Incluso algunas especies comen a otras serpientes. Normalmente tienen dos tácticas para cazar. Una es utilizar su veneno para derrotar al objetivo. Algunas serpientes son lo bastante venenosas como para, con un contacto solamente, matar a la presa. Otras, de mayor tamaño, usan la constricción, inmovilizando así a la presa hasta llegar a reducirla por completo. Al no ser capaces de masticar lo cazado, su única opción es tragar. Los dientes que tienen en la boca son muy cortantes y su orientación es diagonal hacia el interior del cuerpo. De esta manera, si la presa intenta escapar, lo único que conseguirá es clavarse más los dientes. El peligro de las serpientes es su capacidad para pasar desapercibida. Es uno de los 12 animales maestros del camuflaje.

Para tragar a sus víctimas son capaces de separar la mandíbula y el maxilar. De esta manera consigue abrir lo suficiente para que la presa pueda entrar. Son capaces de tragar animales de mayor tamaño. Esto es gracias a que no tienen huesos en esa zona que dificulten el paso al interior de su cuerpo.
También son capaces de detectar si un cuerpo desprende calor. Por lo que, si no pueden ver, es en lo que se basan para atacar o no. Si detectan un cuerpo caliente, lo interpretan como un peligro o una presa, por lo que pasaran al ataque. A pesar de no tener una buena vista, detectan movimiento.

Las serpientes casi no son capaces de oír. Esta falta lo compensan con la sensibilidad a la vibración producida en el suelo. Mientras que los olores son percibidos por la nariz. Se valen de la lengua para analizar las sustancias atrapadas, ya sea en el suelo o en el aire.

Apareamiento de las serpientes

Instrucciones para nacen las serpientes

El tiempo que dura la incubación en la serpiente depende de la especie y su modo de reproducción. Pero suele estar entorno a los tres y cinco meses. La reproducción de las serpientes puede darse en dos formas; ovovivípara y vivípara. Estas se diferencian en el proceso o la manera de la incubación de los huevos. Así como el desarrollo de la descendencia.
La reproducción vivípara consiste en que el embrión termina su crecimiento fuera, con el fin de eclosionar. Mientras que la ovovivípara conserva el embrión y no los suelta hasta que estén preparados para el nacimiento.
Casi todas las madres ovíparas, una vez están puestos los huevos, se desentienden del cuidado de los mismos. Sólo algunas excepciones los cuidan. Una vez nacen, abandonan a las crías. Estas quedan a merced de cualquier depredador u otras circunstancias. Aquí es cuando desarrollan si instinto para la supervivencia. Desde su nacimiento su vida depende de la calidad de este instinto. Ya que a los instantes de nacer es normal que haya conflictos y luchas entre los hermanos en el nido. Esto da, como resultado, que las que sobreviven salgan de esa experiencia mucho más fuertes. Los pasos para que nazcan las crías son:

  1. Después del apareamiento la serpiente hembra utiliza el esperma para fecundar los huevos.
  2. Dependiendo del tipo de reproducción, el embrión crece fuera o dentro de ella.
  3. Cuando nacen, en el hocico tienen un pequeño diente, llamado diente de huevo. Les sirve para romper el cascarón.
  4. A partir de ese momento, están solas. Su vida depende enteramente de ellas, ya que son abandonadas por la madre.

Huevos de serpientes

¿Que necesitas para nacen las serpientes?

Gracias a su extremo sentido de la supervivencia, las serpientes no necesitan muchas comodidades para tener crías. También pueden elegir la época en la que fecundar los huevos. Cómo hemos señalado antes, estas son capaces de guardar el semen para utilizarlo cuando haya mejor tiempo. Es bien conocido que las serpientes no son las mejores madres del mundo. Los padres sólo participan en el apareamiento. El compromiso de la madre se extiende, como máximo, hasta el nacimiento.
Aquí hablaremos de lo que necesitan para tener descendencia:

  • Apareamiento.
  • Temperatura cálida. En otras condiciones meteorológicas no conseguirán nacer. De ahí que algunas serpientes almacenen el semen del macho para fecundar en la época del año adecuada.
  • Entre dos y cinco meses para la incubación.
  • Un nido.

Consejos para nacen las serpientes

Si somos unos enamorados de las serpientes y queremos tener en casa debemos conocerlas un poco más. Así como ser conscientes del entorno que ellas necesitan, tanto para vivir como para criar.
Aunque la veamos como una mascota o un animal de compañía, estas serpientes son salvajes. Su naturaleza nunca va a cambiar. No va a desarrollar sentimientos hacia nosotros, ya que ni siquiera lo hace con sus crías. Desde el día en el que nacen son depredadores y solitarias. Su naturaleza es totalmente salvaje y es el modo en el que deberían vivir.
Si ya tenemos una serpiente en casa, sería bueno buscar información de qué necesita. La temperatura es un factor muy importante, tanto para ellas como para la fecundación de los huevos.

En todo momento deben estar controladas. Son impredecibles y su instinto siempre va a ser, si no pueden escapar, atacar. Si es venenosa deberemos tener mucho cuidado y tomar todas las precauciones posibles. Es aconsejable saber cómo actuar ante las picaduras de serpiente.
Si, por otro lado, vemos a una serpiente o las crías de una de ellas es importante no molestarlas. Ni hacerles daños. El primer instinto de la serpiente es escapar si el enemigo es de un tamaño superior. Esto no impedirá que, si se siente acorralada, ataque. No debemos infravalorar su rapidez y destreza a la hora de embestir. Marcan muy bien las distancias y se mueven a una gran velocidad cuando quieran. Hasta son capaces de saltar.

Lo más sensato es, si sabemos que puede haber serpientes, mirar bien por donde pisamos. Y tratar de evitar el contacto con ellas.
La serpiente es un animal maravilloso digno de estudio. Hasta su veneno es usado para fines médicos y cremas para la piel. Pero es un animal que debemos dejar en libertad.

¿Te ha gustado?
5 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.