Los jerbos son unos rodeadores que pertenecen a la misma familia de los hámsters. Existen muchos tipos y variedades de jerbos (jerbos orejudos, jerbos de cola gruesa,…) pero si te estás preguntando cómo son los jerbos todos ellos presentan un comportamiento muy parecido y similar. En la actualidad existen jerbos en tres continentes: Asia, África y Europa.

Los más habituales, que solemos encontrar en casi cualquier tienda de animales o mascotas, son los jerbos que se conocen bajo el nombre de jerbos de Mongolia. Sin embargo esta denominación no debe llevarnos a equívocos ya que esta variedad de jerbos no procede de dicho país, sino de China. Estos animales viven en un entorno desértico y, obviamente, su comportamiento y modo de vida están adaptados a estas condiciones climáticas tan duras.

Al habitar en el desierto los jerbos están acostumbrados a escavar túneles y madrigueras muy profundos para protegerse durante las horas de mayor calor.

Además dada la temperatura extrema del medio ambiente en el que habitan nos encontramos ante una especie de roedores que no hibernan y se mantienen activos a lo largo de todo el año. Los jerbos suelen alimentarse de alimentos como las raíces, las semillas o las hierbas pero cabe aclarar que son animales omnívoros y cuando les es posible cazar insectos lo hacen.

Una de las características más notables de estos animales es que son seres muy sociables. Habitan en familias formadas por un macho, una hembra y sus crías. Si deseas adquirir un jerbo como mascota deberías plantearte muy seriamente adquirir, al menos, dos ya que los jerbos tienden a estar tristes y melancólicos cuando están solos. Otra de las grandes ventajas a la hora de adoptar un jerbo como mascota es su pequeño tamaño que te permitirá tenerlo en una jaula que no ocupe demasiado trabajo. Los jerbos son más pequeños que los ratones y presentan un peso que oscila entre los cincuenta y los cien gramos.

Una de las características físicas más notables de los jerbos son sus colas. Estas son tan largas como el resto de su cuerpo y están cubiertas de pelo. En cuanto a su color los jerbos suelen presentar un pelaje de color marrón con motas y manchas rubias y negras. El color del pelo que cubre su panza suele presentar una tonalidad más clara. Este es el color más habitual de los jerbos pero su cruce con otras especies a lo largo de los últimos años ha conseguido que presente colores muy diversos.

Los jerbos han sido desde hace más de medio siglo utilizados como animales dedicados a la investigación. Esto se ha producido debido al hecho de que los jerbos son animales muy inteligentes y dóciles. Además apenas exigen cuidados. Son animales muy amistosos que muerden en muy pocas ocasiones. Asimismo son muy rápidos y ágiles y su extrema curiosidad los convierte en animales de laboratorio muy importantes. Si deseas conocer más sobre estos animales y saber cómo son los jerbos en las siguientes líneas te lo explicamos detalladamente.

¿Que necesitas para los jerbos?

  • Uno o varios jerbos
  • Una jaula
  • Comida para jerbos
  • Veterinario

Instrucciones para los jerbos

  1. Uno de los puntos más importantes a la hora de decidirte a tener un jerbo como mascota es que debes tener en cuenta que los jerbos son animales muy activos durante el día y la noche. Muchas personas no tienen este punto en cuenta y se sorprenden cuando los jerbos comienzan a hacer ruido por las noches, algo que puede ser muy molesto si se duerme en la misma habitación en la que se encuentra la jaula. Los jerbos alternan pequeños periodos de sueño con otros de actividad a lo largo de las 24 horas del día. Una buena idea es sacar la jaula de la habitación en la que se duerme por la noche, de forma que los jerbos no interrumpirán tu sueño a pesar de sus actividades nocturnas.
  2. Tal como te comentábamos hace unas líneas los jerbos son animales muy sociales y conviene tener más de uno. Esto no solo repercutirá en el hecho de que tu mascota estará más feliz y no se deprimirá sino que te ayudará a que tu jerbo realice mucho ejercicio y descanse mejor. Los jerbos suelen dormir unos junto a otros. Esto les proporciona calor pero también tranquilidad ya que se sienten protegidos por el resto de su clan.                                                                        gerbils-202696_640
  3. No despiertes a tus mascotas. Los jerbos son animales muy dóciles y tranquilos y raramente atacan pero debes permitirles descansar todo el tiempo que necesiten. Recuerda que alternan periodos de descanso con otros de actividad y es muy importante que descansen correctamente.
  4. Juega con ellos. Los jerbos son animales muy curiosos y activos. Estar todo el día encerrados en su jaula sin hacer nada no ayuda a que tus mascotas sean felices. Cómprales juguetes de todo tipo y juega con ellos.
  5. Introduce objetos en su jaula que puedan roer. Como el resto de roedores los jerbos necesitan desgastar sus dientes ya que estos crecen constantemente. Si no les das objetos que morder comenzarán a roer la jaula y terminarán destrozándola. No es necesario que gastes dinero en mordedores, cualquier objeto les sirve para este fin, en particular, les encantan los rollos de cartón.
  6. Escavar es una de sus actividades preferidas ya que en la naturaleza construyen madrigueras bajo tierra. En una jaula no suelen tener la oportunidad de hacerlo por lo que en ocasiones puedes decidir soltarlos durante un tiempo, y siempre bajo tu vigilancia directa, en un terreno en el que puedan hacerlo.
  7. Otra de las grandes virtudes de los jerbos que los convierten en mascotas perfectas es que son animales muy limpios. No necesitas bañarlos ya que ellos mismo se lavan a sí mismos y al resto de animales de su clan.mongolian-gerbils-233475_640

Consejos para los jerbos

  • Nunca, bajo ningún concepto, debes agarrar a un jerbo por su cola. Los jerbos han desarrollado durante siglos tácticas para escaparse de sus depredadores. Una de estas tácticas es la de desprenderse de su cola en caso de ser atrapados por esta parte de su cuerpo. Como ya se ha mencionado a lo largo del artículo los jerbos poseen una cola muy larga, que presenta una extensión igual a la de la longitud de su cuerpo. Esta es la razón principal por la que los jerbos suelen ser atrapados por esta parte de su cuerpo. Si un jerbo pierde su cola no vuelve a recuperarla. Perder su cola no será un gran trauma para ellos pero sí sufrirán dolor, así que es mejor que te acostumbres a sujetarlos siempre por el cuerpo y nunca por la cola. mongolian-gerbils-272066_640
¿Te ha gustado?
27 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.