Cómo tener ranas de jardín

La naturaleza está llena de muchos tipos de platas y animales, muchos de ellos son del agrado de la mayoría por su belleza y su aspecto singular, pese a ser de la misma raza o especie es posible observar una gran variedad.

Por otra parte, hay especies que aún son desconocidos por el hombre. Por eso, cuando se encuentra uno nuevo, son el objeto de mucho estudio, a fin de conocer sus características y virtudes.

En el caso del mundo animal, también encontramos seres cuyo propósito nos puede parecer cuestionable. Tal es el caso de los insectos como las moscas, los zancudos, las cucarachas, entre otros. Sin embargo, hasta los seres más diminutos cumplen una función en el ecosistema y lo ayudan a mantenerse equilibrado.

Pese a ser desagradables para muchos, las ranas de jardín son esenciales para mantener saludable el ecosistema y para mantener controlada la población de plagas, como mosquitos, saltamontes, orugas, polillas, cucarachas, moscas y demás. Ya que se alimentan de ellos. Así que, aunque no nos parezcan lindas o atractivas, cumplen un papel muy importante.

Cómo tener ranas de jardín

Sin embargo, la población de ranas se ha visto gravemente afectada por los cambios ambientales producidos por la urbanización. La contaminación también ha afectado, de manera negativa, gran parte de su hábitat.

Si deseas mejorar tu jardín o patio, creando un espacio de vida nuevo y muy atractivo, al mismo tiempo que proteges la población de ranas de la localidad, necesitarás hacer un par de cosas para poder atraerlas. Pero, ¿qué cosas son esas? ¿Cuál es el proceso a seguir? ¿Qué métodos se pueden implementar?

Para conocer las respuestas a estas y otras interrogantes, no puedes dejar de leer este artículo. En él encontrarás todo lo que tienes que saber sobre cómo tener ranas de jardín, para librarte de plagas naturalmente.

Instrucciones para tener ranas de jardín

Cómo tener ranas de jardín

Estos anfibios no están presentes en todos los jardines. Para que haya ranas en tu jardín, este debe reunir ciertas condiciones para que sea un ambiente agradable para ellos. Pero, ¿cómo puedes hacerlo? Es importante que sigas estas instrucciones:

  1. Deberás proporcionarles una fuente de agua, que sea poco profunda, que no se mueva, que sea accesible y que esté apartada de la luz. Esto, en vista de que las ranas beben y respiran a través de su piel, la cual necesita estar húmeda para que puedan realizar estas funciones básicas. Puesto que las ranas usan el agua para reproducirse, la fuente debe ser lo suficientemente grande como para albergar tanto a las ranas adultas como a las más jóvenes.
  2. Para improvisar un estanque, puedes tratar de hundir en el suelo un recipiente de plástico, que tenga poca profundidad y ¡listo! Habrás solucionado el problema del agua y tendrás un punto a tu favor.
  3. Dales un refugio húmedo y con sombra. Puesto que la exposición prolongada al sol puede causar deshidratación, ellas acostumbran a tener más actividad durante la noche. Por eso, deberás crearles un refugio que les ofrezca seguridad y descanso en las horas del día. Este refugio debe estar en la sombra y lejos del alcance de los depredadores de las ranas.
  4. Una manera de crear este refugio es usando una olla de cerámica volcada. Apóyala sobre algunas rocas y ponla en la sombra, pero cerca de la fuente de agua. Así ellas se sentirán motivadas a entrar y salir con libertad.
  5. Evita el uso de químicos, ya que las ranas son muy susceptibles al envenenamiento. Si deseas atraer ranas a tu jardín, deberás cambiar tus prácticas de jardinería por unas que sean orgánicas.
  6. Por ejemplo, en vez de usar fertilizantes sintéticos, elige suelos que sean ricos en nutrientes apropiados para cada planta. También puedes rotar los cultivos para mantener un suelo rico y usa el fertilizante orgánico solo cuando sea necesario hacerlo.
  7. Elimina las plantas que sean tóxicas para las ranas. Aunque no lo creas, muchas verduras y flores son venenosas para ellas. Algunas de estas plantas son la berenjena, el ruibarbo, las papas, las hortensias, los narcisos, las madreselvas, los jacintos, entre otras.

Ahora bien, ¿qué necesitas para crear tu propio estanque para las ranas de jardín? Lo estaremos viendo ahora mismo.

¿Que necesitas para tener ranas de jardín?

Cómo tener ranas de jardín

  • Primeramente, necesitarás contar con un buen lugar en tu patio o jardín. Debe ser una esquina que esté parcialmente sombreada, ya que los estanques ameritan de un poco de luz solar directa para mantenerse saludables.
  • Con los instrumentos apropiados, cava un hoyo que sea poco profundo. No importa el ancho que elijas. Pero, en cuanto a la profundidad, no debe exceder los 30 centímetros. Por otra parte, los bordes deben ser poco profundos para que las ranas puedan entrar y salir con facilidad. Las ranas se pueden desarrollar bien en aguas quitas poco profundas. Por extraño que parezca, son susceptibles a ahogarse en aguas con mayor profundidad.
  • Colócale un revestimiento al hoyo para que conserve el agua. Este revestimiento puede ser de plástico o de goma. Para asegurar la durabilidad del revestimiento, coloca una capa protectora entre el suelo y el revestimiento, para amortiguarlo.
  • Debes asegurarte de que el revestimiento sea tan grande como para cubrir todo el estanque. Asimismo, debe contar con un excedente de 60 centímetros por cada uno de sus lados.
  • Asegura todo el perímetro del estanque. Esta tarea consiste en sostener las láminas de plástico que quedaron como bordes del estanque. Puedes hacerlo colocándoles piedras abarrotadas o rodeándolo con pedazos de césped. Sin importar qué objeto escojas para ello, este debe ser pesado y tan grande como para mantener en su lugar al revestimiento.
  • Llena el estanque con agua. En realidad, deberás dejar que se llene. Lo ideal es que sea con agua de lluvia, en lugar de hacerlo con el agua del grifo o con una manguera. Para acelerar el proceso, puedes dejar baldes vacíos, para que se llenen con el agua de lluvia, y luego verterlos en el estanque.
  • Agrégale un balde agua recogida de un pantano o estanque local. Al hacer esto, estarás introduciendo millones de organismos de tamaño microscópico, los cuales pueden contribuir en gran manera a poner en marcha el ecosistema del estanque y lo harán más habitable y tractivo para las ranas.
  • Planta algunas plantas nativas de agua dentro del estanque. Así lograrás atraer ranas locales, pero asegúrate de que estas no sobresalgan de él para que no asfixien la fauna que está afuera.
  • Hazles un refugio. Uno de los bordes del estanque debe contar con vegetación lo suficientemente espesa como para que las ranas puedan estar entre ellas. Puedes usar helechos y lirios, además de una cubierta vegetal, como arbustos y vides.

Seguramente te divertirás mucho durante todo el proceso. Luego que hayas hecho esto, ¿qué más debes tomar en cuenta para tener ranas en tu jardín? Lo veremos a continuación.

Consejos para tener ranas de jardín

Cómo tener ranas de jardín

El que las ranas se alberguen en tu estanque puede tardar años, aun teniendo las condiciones ambientales para que vivan allí. Por eso, es necesario que tengas mucha paciencia y no te apresures a darte por vencido.

Nunca traslades a tu estanque, de manera forzada, a las ranas. Lo más probable es que no logren sobrevivir. Además, podrían propagar una gran cantidad de enfermedades peligrosas para la fauna nativa.

Aunque trates de atraer solo a las ranas nativas, también llegarán otras que no lo serán. Debes eliminarlas, pues competirán con las locales por su comida y refugio. De hecho, algunas son tan agresivas que pueden llegar a comerse a las especies de la localidad.

Además, debes saber que es muy difícil controlar la población de estas especies, ya que no cuentan con depredadores naturales y suelen ser muy peligrosas. Puedes buscar en Internet para identificar cuáles son.

En caso de que encuentres especies invasoras, lo mejor que puedes hacer es comunicarte con la agencia ambiental del gobierno de tu país. Ellos te darán el apoyo y los consejos necesarios para deshacerte de ellas de forma responsable.

Por lo general, las ranas hibernan en el invierno, así que no te preocupes por ellas si las ves durmiendo cerca del fondo del estanque durante el frío, ya que esa conducta es completamente normal.

No coloques una fuente dentro del estanque de agua. Si lo haces, los huevos que han puesto las ranas y los renacuajos pueden quedar atrapados en la bomba. Asimismo, no críes peces dentro de él.  Los peces se comen los huevos de las ranas y compiten con ellas por la comida.

Mantén podado el césped de tu jardín. Las ranas suelen esconderse en él cuando está alto y, muchas veces, son víctimas de las cortadoras. Por eso, cuando podes tu césped, asegúrate de que no haya alguna rana en él para evitar algún accidente desagradable.

Puede que te parezca poco atractiva la idea de tener ranas en tu casa. Sin embargo, al hacerlo obtendrás muchos beneficios. Por ejemplo, no tendrás necesidad de usar ningún tipo de pesticida químico, ya que una sola rana se llega a comer más de 10 mil insectos en una sola temporada. Asombroso, pero cierto.

Recuerda que cada ser vive cumple una función dentro de nuestro planeta tierra y que hay espacio en él para cada uno de nosotros. Por eso, si llegan ranas a tu jardín y no gustas de ellas, no las mates. Puedes deshacerte de ellas de maneras más adecuadas y bondadosas.

Por el contrario, si deseas que lleguen a tu casa y quieres tenerlas en tu jardín, sigue las recomendaciones que te hemos dado y ten mucha paciencia. Verás que en un par de años tendrás en tu estanque una población de ranas saludable. Además, estarás libre de cualquier plaga de insectos. El sacrificio que hiciste habrá valido la pena.

 

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.