Cómo tener serpientes de mascota

Por extraño que parezca, hay quienes desean tener en casa serpientes. Su movimiento suave y cauteloso hace que se sientan relajados, a otros les gusta mucho los patrones de su piel fría, mientras que hay quienes se sienten identificados con su personalidad. Por supuesto, estas personas no sufren de fobias y, por lo tanto, no las ven como una amenaza.

Los seres humanos somos individuos sociales. Aunque valoramos los momentos de soledad, en la mayoría de los casos, preferimos estar en compañía. De hecho, algunas personas ni siquiera pueden tolerar el silencio. Por eso, aunque están solos en casa, encienden la radio o el televisor para escuchar ruido.

Quienes deciden independizarse y vivir solos, usualmente acaban llevando consigo una mascota, ya que les brinda cariño y compañía. Además, los ayuda a drenar el estrés del día a día y a disfrutar más de ciertas actividades cotidianas.

Por lo general, estos animales de compañía suelen ser perros o gatos. No obstante, hay quienes no se sienten cómodos con lo común o convencional. Les gustan las excentricidades y, por lo tanto, buscan otro tipo de mascotas.

Cómo tener serpientes de mascota

Sin importar cuál sea la razón que te lleve a querer tener una víbora como mascota, debes tener en cuenta que requiere de cuidados especiales. No basta con que las tengas en una pecera y listo. Si quieres tenerla por mucho tiempo, es necesario que tomes en cuenta algunas sugerencias.

Además, debes saber distinguir cuáles son las serpientes venenosas y cuáles las que puedes tener en casa. Ya que, si cometes una equivocación, tu salud y hasta tu vida podrían verse afectadas.

Si bien es cierto que las serpientes no están dentro del grupo de los animales domésticos, tomando en cuenta una serie de medidas preventivas, puedes llegar a tener una y disfrutar de su compañía.

Instrucciones para tener serpientes de mascota

Cómo tener serpientes de mascota

Las serpientes forman parte de una amplia gama de animales exóticos y, tenerlas en casa, siempre es un motivo de asombro y deleite. Pero, si quieres que las cosas marchen bien, debes respetar las siguientes instrucciones:

  1. Lo primero que debes hacer es escoger el tipo de serpiente que quieres tener. Por seguridad de todos los miembros de tu casa, siempre es recomendable que escojas una que no sea venenosa y que no tenga fama de ser agresiva. En la mayoría de los casos, las familias terminan eligiendo las boas constrictoras o las pitones. En vista de que son de carácter más dócil y, cuando se les cuida de manera correcta, hasta llegan a ser amigables. Sin embargo, toma en cuenta que llegan a tener un gran tamaño, algunas alcanzan hasta los 9 metros.
  1. Luego que hayas escogido la que quieres tener, lo siguiente será indagar en los tipos de cuidados que requiere. Una buena sugerencia es conversar con alguien que ya tenga una. Además, visita al veterinario para que te asesore sobre los diferentes cuidados de manipulación, su alimentación, entre otras cosas.
  2. Luego, deberás comprarle una casa. Esta puede ser un acuario o un terrario. Asegúrate que su diagonal sea, al menos, del tamaño de la serpiente. Busca un espacio en donde puedas colocar un objeto de esta magnitud. Ten en consideración que, a medida que vaya aumentando de tamaño, es muy probable que requiera de una casa más grande. Por eso, puedes comprar una lo suficientemente grande para ahorrarte un gasto futuro.
  3. Puedes elegir entre una casa de plástico, una jaula de madera o un terrario de vidrio. No es recomendable que compres una con pantallas de malla, pues no retendrán el calor. Además, la serpiente podría lastimarse al frotarse sobre ella y hasta podría crear un agujero por donde escapar.Por supuesto, su casa debe contar con una tapa segura, porque son muy buenas en cuanto a escapar se refiere.
  4. Consigue un veterinario especializado, uno que se encargue de cuidar reptiles y llévala para que la examinen y le hagan pruebas de diagnóstico, tan pronto como la compres. Luego, tendrás que llevarla al menos una vez al año para una cita de control rutinario.
  5. Antes de colocarla en su nueva casa, asegúrate de que la temperatura y la humedad sean las apropiadas para su especie. Por otra parte, no la alimentes y la sostengas por un par de días, para que pueda acostumbrarse a su nuevo entorno. Cómo tener serpientes de mascota
  6. La cantidad de alimento y la frecuencia con que se lo suministrarás dependerá de la especie que tengas y de su edad. Por lo general, las serpientes del maíz más jóvenes comen un ratón pequeño por semana, mientras que las adultas comen dos. Sin importar cuál sea la especie que tengas, ten mucho cuidado el día que toque alimentarla, ya que seguramente estará más agresiva. No es recomendable que la sostengas ni cuando está hambrienta ni cuando la acabas de alimentar, porque puede regurgitar su alimento.
  7. Revisa constantemente la temperatura y la humedad. Si se encuentran en niveles inapropiados, es probable que llegue a presentar problemas digestivos. Los rangos deben ser los aceptables para su especie, según el área de donde provienen. Toma en cuenta que la humedad puede modificarse con tan solo cambiar el material de cama, colocar el tazón de agua en la parte más cálida o fría de su casa o colocando cierto tipo de musgo.
  8. La higiene en su espacio es muy importante. Cámbiale el agua una vez por semana y limpia toda la jaula una vez al mes. Esto incluye cambiar el material de cama, lavar los tazones de agua y llenarlos nuevamente con agua limpia y limpiar los lados del acuario.
  9. Finalmente, disfruta de ella, sostenla y desarrolla un vínculo afectivo con ella. De seguro será una buena compañía.

Ahora bien, en vista de que requiere de ciertos cuidados especiales, también necesitarás ciertas cosas para poder tenerla en casa. Veamos cuáles son.

¿Que necesitas para tener serpientes de mascota?

Cómo tener serpientes de mascota

  • Tal como ya lo hemos mencionado anteriormente, necesitarás comprarle una casa apropiada. Pero, además, debes darle un escondite y algún objeto en donde pueda trepar.
  • Elige un escondite que sea duradero y en donde pueda acurrucarse. Podrías darle una cueva de rocas, un pedazo de madera sin astillas o un tronco hecho de cerámica. También puedes colocarle rocas, enredaderas y ramas por donde pueda trepar.
  • También necesitarás algún material para la base de la jaula. Este material debe ser absorbente y el apropiado para su especie. Puedes usar viruta de álamo o ciprés y evita la gavilla para acuario, porque podría cortarse con los bordes afilados de las piedras.
  • Consigue algo que sirva como fuente de calor, puesto que las serpientes no son capaces de regular su temperatura corporal. Necesitarás lámparas de calor, las cuales deberás ubicar en las paredes exteriores del acuario o en su parte inferior o superior.
  • Deberás suministrarle un área de reposo que sea cálida y una fría, para que pueda alternarlas, según sea su necesidad. Evita las rocas térmicas porque pueden quemar su piel, la cual es muy sensible.
  • También necesitarás un termómetro y un instrumento para medir la humedad de su jaula y así asegurarte de que sean las adecuadas.
  • Consigue las luces adecuadas. Algunas especies pueden estar bien con luces naturales, mientras que otras requerirán de lámparas o luces especiales, dependiendo si es una especie diurna o nocturna.
  • Necesitarás un tazón para el agua. Compra uno que sea pesado y pequeño. Pero, adicionalmente, compra uno más grande para que pueda remojarse.
  • No olvides comprar comida para serpientes. Ellas son carnívoras. Por lo tanto, tendrás que alimentarla con ranas, gusanos, roedores y peces. Procura que sean presas ya muertas. Cómpralas congeladas y descongélalas en casa para dárselas.

Las presas vivas tienen sus riesgos. Por ejemplo, en el caso de los ratones, pueden portar enfermedades y parásitos. Además, podrían resistirse y lastimar a tu serpiente.

Es importante que analices todas estas cuestiones y, si pese a ello aún quieres seguir adelante, da el paso de comprar tu nueva mascota exótica. Pero, ¿qué otros consejos debes tener en cuenta?

Consejos para tener serpientes de mascota

Cómo tener serpientes de mascota

Toma en consideración que las serpientes también son seres vivos y, algunas de ellas, llegan a vivir más de 30 años. Por eso, pregúntate si estás preparado para un compromiso de esta magnitud.

Antes de comprar una serpiente, revísala con mucho cuidado y atención. Una serpiente saludable tiene tanto la nariz como los ojos limpios, sus escamas están arregladas, su piel está libre de ampollas y de escamas parciales y su respiración es fluida. No debe estar aletargada y no debe agitarse cuando la toques.

Es importante que sepas que todos los reptiles pueden llegar a tener la bacteria de la salmonela. Lo que quiere decir que, luego de sostenerla, tienes que lavarte muy bien las manos. No es recomendable que los niños menores de 6 años la toquen.

A la hora de limpiar su jaula, no lo hagas en el lavabo de la cocina. Además, deberás mantenerla alejada de tu comida y tus platos.

Si vives con otras personas, cerciórate de que todos estén cómodos con la idea de tener una serpiente en casa. También es importante que otra persona, además de ti, esté dispuesta a manipularla y alimentarla, en caso de que tú no puedas.

Si compras una con pocos días de nacida, deberás sostenerla con mucha frecuencia para lograr que se domestique, ya que son más tímidas que las adultas y lucirán muy nerviosas.

No es recomendable que sostengas a una serpiente grande cuando estés solo. También necesitarás ayuda para sostenerla y alimentarla. Si notas que comienza a envolverte, suéltala con mucho cuidado desde la cola, no desde la cabeza, ya que esto es peligroso porque podría ponerse a la defensiva y morderte o apretarte mucho más.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.