Cómo tener un hormiguero en casa

Salir al jardín o al patio de la casa es como entrar a otro mundo. Es posible ver una gran cantidad de plantas de todo tipo, algunas son florales, mientras que otras regalan sus frutos. Hay hojas de muchos colores, sonidos de aves y animales de cualquier tipo.

Entre los animales que abundan en los jardines están las mariposas, las ranas, las aves y las diminutas hormigas. Con respecto a este último en particular, si bien es cierto que las hormigas, en algunas oportunidades son consideradas como una plaga, la mayoría de las veces contribuyen a que las cosas marchen bien dentro del ecosistema que funciona fuera de casa.

Son laboriosas, organizadas, fuertes y colaboradoras. En realidad, con observarlas por un par de minutos es posible aprender mucho de la forma en la que viven y cómo interactúan entre sí y con otras especies.

Esta curiosidad, ha llevado a muchas personas a querer tenerlas como mascotas. Sí, en realidad son mascotas muy poco convencionales, pero esto no quiere decir que no puedas tenerlas como tal y disfrutar de su compañía.

hormiguero

Por supuesto, por no ser una mascota común, requerirá de ciertos cuidados para que puedan sobrevivir. ¿Te gustaría tener un hormiguero en casa? ¿Te atreves a hacer algo diferente? Si ese es tu deseo, aquí encontrarás la manera de hacerlo realidad.

Aquí te enterarás de todo lo que está relacionado con la cría de hormigas, qué comen, cómo se reproducen y qué condiciones necesitan para seguir viviendo, entre muchas cosas más.

Al terminar de leer este artículo, contarás con las herramientas apropiadas para poner en marcha tu proyecto y comenzar a criar hormigas en tu casa. Involucra en este proyecto a otros miembros de la familia, como los niños. Así fomentarás una conciencia ecológica en ellos. Veamos cómo puedes hacerlo.

Instrucciones para tener un hormiguero en casa

hormiguero

Las hormigas están entre los insectos que más llaman la atención, no solo por sus características físicas, sino también por sus hábitos y por su estilo de vida. Si te interesa tener tu propio hormiguero en casa, es importante que te dejes llevar por las siguientes recomendaciones:

  1. Lo primero que tienes que hacer es buscar un recipiente apropiado en donde puedan desarrollarse correctamente. En el mercado, existe una gran variedad. Por ello, asegúrate de comprar uno que se ajuste a las necesidades de tus nuevas mascotas.
  2. Coloca el sustrato adecuado. Si bien es cierto que puedes usar tierra de tu propio jardín, debes asegurarte de que esté completamente libre de restos orgánicos, como restos de comida, de algún animal o de otro insecto que esté vivo. Tampoco debe contener restos inorgánicos, como colillas de cigarrillos, cristales o plástico, ya que esto podría llegar a estropear todo.
  3. Mezcla dos partes de tierra con una de arena y vierte toda la mezcla en el recipiente que escogiste para tus hormigas. Procura que no quede muy compacta para que las hormigas puedan moverse con facilidad.
  4. Controla el nivel de oxígeno. Esto puede llegar a ser un verdadero reto, ya que existe la posibilidad de que hagas algo mal y terminen escapando. Para evitar que esto suceda, hazle orificios a la tapa del hormiguero. Luego, coloca papel entre la tapa y los agujeros. Finalmente, perfora el papel con un alfiler.
  5. De esta manera, garantizarás un aporte correcto de oxígeno para que tus hormigas se puedan desarrollar y que vivan felices.
  6. Consigue tus hormigas. Si pretendes conseguirlas de tu jardín, esa puede que no sea una buena idea, ya que, para empezar, necesitarás una reina y esta casi siempre está en lo más profundo y oscuro del hormiguero, junto con las crías.
  7. Tu mejor opción es comprar un kit de hormigas en el mercado, pues se encargan de incluir todo lo que necesitas para criarlas desde tu casa sin mayores contratiempos.

Ahora bien, ¿qué necesitas para poder criar y cuidar hormigas en tu casa? de ello estaremos hablando ahora mismo.

¿Que necesitas para tener un hormiguero en casa?

hormiguero

  • Un hormiguero. Tal como ya lo hemos mencionado anteriormente, esto es lo primero que tienes que conseguir para poder tener hormigas en casa como mascotas. Existe una gran variedad de hormigueros, muchos de los cuales son caseros o prefabricados. Por lo general, se suelen fabricar con gel corcho, acrílico, yeso, etc.
  • Una zona de forrajeo. Es decir, un segundo espacio que esté conectado con el hormiguero y en donde las hormigas puedan dedicarse a buscar su alimento, eliminar desechos y ejercitarse, actividades esenciales para su bienestar.
  • El alimento. Esto dependerá del tamaño de hormiguero, de la cantidad que tengas y del tipo de hormigas. Por lo general las hormigas son omnívoras. No obstante, también las hay mieleras y otras se alimentan de insectos, frutas y semillas. Este hecho amerita que coloques en la zona de forrajeo, el alimento correcto para la especie que tengas. No obstante, asegúrate de no poner demasiado para que no acabe dañándose.
  • El agua. Este es un recurso que no puede faltarles nunca. Si bien es cierto que obtienen la mayor parte de hidratación a través de los mismos alimentos, en ocasiones, podrían necesitar reforzarla para que no se deshidraten y terminen muriendo. Sin embargo, no debes arrojar el agua directamente en la tierra, hacer esto podría llevarlas a ahogarse. La mejor manera de suministrarles agua es colocando dentro del hormiguero algodones empapados de agua, los cuales tendrás que cambiar cada dos o tres días.

Como puedes darte cuenta, tener un hormiguero en casa no es tan complicado como pudiera parecer a primera vista. No obstante, ¿qué otras recomendaciones debes tener en cuenta para tener éxito en la cría de hormigas?

Consejos para tener un hormiguero en casa

hormiguero

No debes forzar la entrada de las hormigas al hormiguero. Hacerlo, es más fácil de lo que te imaginas. En la mayoría de los kits, las hormigas vienen en pequeños tubos de ensayo, los cuales contienen agua, un algodón para hacer una separación, semillas y una pequeña colonia junto con la reina, las hormigas obreras y unas soldados.

Retira el tapón del tubo de ensayo y colócalo en la zona de forraje. Ellas se encargarán de decidir cuál es el mejor momento para mudarse a su nuevo hogar. Para facilitarles la tarea, baja un poco la luz. Así la reina se sentirá lo suficientemente cómoda como para dar el primer paso y guiar a toda la colonia.

No trates de obtener una hormiga reina de tu jardín. Por lo general, no abandonan el interior del hormiguero. Siempre se encuentran en el fondo dirigiendo el buen funcionamiento de la colonia.

Solo emergen durante el vuelo nupcial. Este es el período de apareamiento. Si llegas a capturar una, esto representaría el fin del hormiguero, ya que, sin su reina, todas las demás hormigas terminarían muriendo. Por eso, lo mejor es que desistas de esa idea.

La limpieza de la colonia es un aspecto muy fundamental. Sin embargo, esta se debe limitar a la parte superior del forrajeo. No toques el interior del hormiguero. Las mismas hormigas se encargarán de sacar a la superficie los desechos, los restos de comida y hasta los cadáveres. De manera que no hay necesidad de que busques en el fondo.

No coloques el hormiguero cerca de una ventana o de una lámpara. Lo ideal es que esté en una zona oscura, ya que las hormigas prefieren ese tipo de ambiente. Tampoco debes moverlas de un lugar a otro. Si lo haces, esto podría ocasionarles derrumbes en sus galerías y muchas terminarían muriendo, aunque no llegues a darte cuenta de ello.

Por eso, lo mejor que puedes hacer es pensar en qué espacio puedes colocar el hormiguero y, luego que lo hayas identificado, procurar no moverlo de ahí a menos que sea por razones de peso.

Todas estas recomendaciones permitirán que tengas la capacidad suficiente como para tener tu propio hormiguero en casa. ¿Qué esperas para poner manos a la obra? Recuerda que esta es una actividad en la que puedes involucrar a los más pequeños de la casa.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.