Nuestro perro es una de las cosas más importantes en nuestra vida. Por eso es importante saber cada cuánto hay que bañar a tu mascota. Para que esté feliz y contento es primordial que su higiene sea hecha con regularidad y eficazmente.

El baño sirve para proteger la piel del animal y el pelaje de múltiples enfermedades y hongos. Si no bañamos a nuestro perro con la frecuencia adecuada, tendrá mal olor y aspecto. Sin embargo, tampoco se recomienda que se limpie a diario o continuamente. Los lavados completos, utilizando champú y continuados hacen que la piel de nuestro perro se reseque. Además, pueden llegar a cambiar el pH y los aceites de su piel.

Para que no tengas problemas y tu mascota esté limpia y bonita, en este artículo te explicamos cada cuánto debes bañar a tu perro.

¿Cada cuánto bañar a mi perro?

Instrucciones

No existe una frecuencia de lavado general para todos los perros. Las veces que debes bañar a tu perro depende de la abundancia y del tipo de pelo que tenga. La frecuencia media de lavados según el tipo de pelo suele ser la siguiente:

  • Poco pelo o sin pelo: lo recomendable es una vez cada 6 u 8 semanas.
  • Pelo más o menos abundante: una vez cada 4 o 6 semanas.
  • Pelo muy abundante: En este caso es recomendable bañarlo una vez cada 4 semanas.
    Cada cuánto bañar a mi perro
  1. Como se puede observar, el aspecto que determina las veces que debes bañar a tu perro es a longitud de su pelo. El pelaje contiene aceites naturales (como el pelo de los humanos) que les ayudan a mantener la salud. Por eso, si lo lavas a menudo, es probable que los pierda y esto afecte a su salud.
  2. Los perros que más se deben bañar son los que tienen un pelo más largo. Esto es así porque suelen desprender más olores que los demás. A parte de lavarlos cada mes aproximadamente, es importante tener otros cuidados con su pelaje. Por ejemplo, el cepillado es muy importante. Peinar su pelo con frecuencia hace que aumente el riego sanguíneo en los capilares. Esto hace que tengan más brillo y estén más saludables y, además, ayuda a reducir el olor de forma importante.
  3. Como se ha comentado, es de suma importancia respetar los tiempos de baño para cada perro. Pero hay situaciones en las que es necesario bañar a tu perro aunque recientemente lo hayas hecho. Este tipo de acontecimientos pueden ser, por ejemplo, cuando durante un paseo nuestra mascota se ha metido en el barro. Otro ejemplo puede ser cuando se manchan de cualquier tipo de aceites, pinturas o cualquier tipo de grasas. Cuando cae algún tipo de sustancia nociva que pueda afectar a la salud del animal. Y, por último, en verano o en zonas donde haga más calor del que nuestro perro está acostumbrado, es necesario darle un baño para bajar su temperatura.
  4. Si has lavado a tu perro de forma correcta según los tiempos pautados y le cepillas bien el pelo con frecuencia y, aún así, su pelaje no está sano, debes acudir a un veterinario. Algunas enfermedades o infecciones hacen que los animales huelan mal, pierdan su brillo y no tengan buen aspecto. Si has lavado a tu perro y muestra estas características, lo mejor es que lo lleves a una revisión.

Por último, te dejamos algunos de los mitos más extendidos en relación al baño de los perros:

El baño y el agua en los oídos

Algunas personas ponen como excusa que, si bañan mucho a su perro, le entrarán agua en los oídos. No debemos preocuparnos en exceso por esto. Es muy difícil que durante el baño le entre agua a nuestro perro en los oídos. Esto solo ocurrirá si apuntamos directamente con la alcachofa hacia dentro del oído.

Cuando lo lavamos con normalidad, el exceso de agua que pueda quedar en las orejas desaparecerá cuando el animal sacuda la cabeza.

La humedad es mala para ellos

Obviamente si nuestro perro permanece mojado durante un rato muy largo, esto le perjudicará. Pero esto ocurre tanto cuando le bañas en tu casa como cuando se moja en el parque con un aspersor o se mete en el mar. Pero esto no es razón para dejar de lavar a nuestra mascota. 

Por esto, es muy importante que tras cada lavado sequemos a conciencia todo su pelo. Sobretodo, en los perros que tengan más pliegues en su piel, hay que tener especial cuidado en que toda su piel quede completamente seca.

Imagen de: http://barkandtalk.es/

Imagen de: http://barkandtalk.es/

Si huele a perfume, otros perros no se le acercarán

Esta excusa también suele utilizarse para no bañar a nuestros perros. Es cierto que un exceso de perfume puede hacer que otros perros se alejen del nuestro. Pero que huela excesivamente a perro también hará que los otros se alejen de él. 

El olfato de los perros es mucho más sensible que el de los humanos, por eso, aunque nuestra mascota tenga aroma a champú, los perros serán capaces de oler su fragancia natural por debajo del perfume que le hayamos echado.

 

Esperamos que este artículo le haya sido de gran utilidad.

¿Te ha gustado?
39 usuarios han opinado y a un 97,44% le ha gustado.