Aunque las mascotas de compañía habitualmente son los perros y los gatos, también mucha gente opta por otros animales para tener en casa, como los pájaros, por ejemplo, los canarios, o los acuarios de peces. En los últimos años también han aumentado otros animales como compañía casera, como los hurones o los conejos, e incluso algunos más exóticos, como boas y otras serpientes, o monos, etc.

Estos últimos son más complicados de cuidar y atender, pero, sin ir a estas curiosidades, si piensas tener un animal de compañía, podrías optar por tener un conejo. El motivo por el que muchas personas lo adoptan para sus hogares es que son simpáticos, dóciles de carácter y no dan demasiado trabajo en su cuidado, y se pueden tener en casas pequeñas.

El conejo es originario de la península Ibérica, e incluso el nombre romano Hispania vendría a significar “tierra de conejos”. El conejo es un animal que varía mucho en todas sus variedades, tanto en tamaño como en colores y formas corporales. Hay decenas de variedades de conejo, con todo tipo de colores, desde el pardo al blanco, pasando por el azulado o el rojizo. Entre ellas destacan los de raza enana, también muy variados en su pelaje y color y forma del hocico o las orejas, muy apreciados por los criadores de conejo.

Como todos los animales la mejor manera de disfrutar de su compañía es conocer sus costumbres y sus necesidades, lo que permitirá que se mantengan sanos y felices a la vez que disfrutas de sus actividades corrientes. Para ello te ofrecemos varias indicaciones sobre cómo cuidar un conejo doméstico de la mejor manera.

¿Que necesitas para cuidar un conejo doméstico?

  • Un conejo, o mejor, dos
  • Una jaula grande
  • Cajas de plástico y cartón
  • Ramas, madera y cartón para roer
  • Alimentos para conejos, heno y verduras

Cómo cuidar un conejo doméstico

Instrucciones para cuidar un conejo doméstico

  1. La conejera. Puede ser una jaula y tendrá que tener un tamaño lo suficientemente grande como para que el conejo se recueste, se mueva y tenga espacio para una caja donde hacer sus deposiciones, y también depósitos de comida y agua. Cuanto más grande sea el conejo, mayor deberá ser la jaula. Para un conejo medio de unos tres kilos de peso, deberá tener unas medidas de al menos metro y medio de largo por un metro de alto y otro metro de fondo. En el mercado encontrarás muchas de varios tamaños y más altas o bajas, con más accesorios o menos. Aunque los conejos se adaptan a la vida doméstica, lo ideal sería que pudieras tener una habitación sólo para el animal, con ramas y maderas para que royera, y sin obstáculos que pueda tirar o con los que pueda herirse, aunque puede ser una habitación que uses para estar, pero ten en cuenta que deberás proteger los cables eléctricos de sus mordeduras, al igual que otros objetos que quieras proteger. El conejo necesita moverse, y si vives en un piso, deberías dejarle en la terraza un buen rato, para que corrar y salte. Si compras una jaula de alambre sin nada en la parte del suelo, pon una madera para que el conejo no se lastime las patas. Después, cubre el suelo con hierba, heno, ramas, virutas de madera blandas, imitando su entorno campestre.
  2. Bandeja de deposiciones. Para las deposiciones del conejo no te valdrá la típica arena para gatos, sino que tendrás que poner una caja, cubrirla de periódicos, y encima llenar con material vegetal, hierba, etc. También puedes conseguir lechos sanitarios ya preparados en las tiendas.
  3. Un escondite. Acondiciónale un escondite dentro de la jaula, por medio de poner una caja de cartón grueso o de madera, ramas limpias, etc. Además, estos materiales le permitirán roerlos, algo que necesitan hacer sin cesar, dado que los dientes les crecen continuamente y los tienen que limar por medio de morder y roer todo tipo de materiales, ya que si les crecen demasiado se harían heridas en la boca.
    Cómo cuidar un conejo doméstico
  4. La alimentación. El principal elemento de su nutrición es el heno, algo que siempre tendrás que tener a mano. También deberás darle avena, alfalfa y hierba timotea, y en general, verduras de hoja verde, como la espinaca, el berro, el perejil, o las hojas del nabo. A pesar de la famosa imagen del conejo comiendo zanahoria, debes dársela con mucha moderación, debido a su alto contenido en azúcares, al igual que frutas como la manzana o las fresas y el plátano, que siempre deben ser un premio especial. Por otro lado, hay muchos vegetales que los conejos no pueden comer, porque pueden enfermar gravemente, como la lechuga iceberg, -aunque sí pueden comer la lechuga romana, siempre muy bien lavada-, o los tomates, los guisantes, la cebolla, el maíz, o las semillas. Tampoco le des alimentos habituales de los humanos, como el pan, leche, patatas o alimentos cocidos. Tampoco le dés hierba de césped. Con dos tazas de verdura al día tendrán una dosis suficiente. Por otro lado, nunca debe faltarle el agua fresca, que le deberás proporcionar diariamente.
  5. El aseo. La jaula debes limpiarla todas las semanas con agua jabonosa caliente, y retirar diariamente las heces y limpiar esta bandeja con agua y lejía. Al propio conejo no se le debe bañar nunca, pues ellos se asean de continuo, como los gatos, aunque si estuvieran muy sucios se les puede lavar en seco. También deberás cepillarle el pelo varias veces a la semana, para evitar que se hagan bolas de pelo que luego tragan y por las que pueden morir. En los días de mucho calor puedes aplicarles agua fría en la nuca y en las orejas.
  6. Convivencia. El conejo es un animal sociable, por lo que lo recomendable es que tengas dos, y como son territoriales, dos machos podrían atacarse, por lo que es mejor que sean macho y hembra. En este caso, esterilízalos si no quieres criar, además de que la esterilización mejora su carácter. Si quieres tenerlos en tus brazos, hazlo con mucho cuidado, pues son un animal presa, y no les gusta mucho, y tampoco los zarandees. No te extrañe si se muestran incómodos. Debes llevar al conejo al veterinario al menos una vez al año, y vacunarle contra la mixomatosis y otras enfermedades si así te lo indica el médico.

Consejos para cuidar un conejo doméstico

  • No tengas a un conejo en la cercanía de gatos y perros, porrque estos podrían atacarlo.
  • Si vas a tener más de un conejo, lo mejor es que los adquieras a la vez. Aún así, no los pongas juntos desde el principio, sino que sigue un proceso de acostumbramiento, por medio de tenerlos cerca en jaulas separadas y poco a poco.
  • Los conejos están cómodos en una temperatura entre los 16 y los 22 grados centígrados. Si hace mucho calor, ponlos en la zona más fresca de la casa, y pon botellas de agua helada en la jaula. Piensa que pueden morir por un golpe de calor.

Cómo cuidar un conejo doméstico

¿Te ha gustado?
8 usuarios han opinado y a un 87,50% le ha gustado.