Muchas personas ven un cachorrito o un perrito y sienten cómo se enternecen sus corazones. El perro es el mejor amigo del hombre por excelencia, ya que se trata de criaturas buenas, cariñosas y fieles a su amo humano.

Pero en numerosas ocasiones familias adoptan o acogen a un nuevo miembro en la familia sin ser consciente de lo que supone tener un perro, que no se tratan de un juguete y estos queridos seres requieren de atención y cuidados.

Por ello te recomiendo que si estás pensando en hacerte con un perrito primero te plantees si tienes tiempo, espacio y si vas a cuidarlo como se merece en recompensa a su cariño y dedicación.

Tener un perro requiere responsabilidad y dedicación para hacer de la vida de tu perro y de la familiar plena y feliz, por ello vamos a darte algunos consejos sobre cómo cuidar un perro.

Elige un perro de acuerdo a tus gustos, sus características y el espacio en el que va a vivir

Debes tener en cuenta a la hora de darle la bienvenida a un perro a la familia son sus características, por ejemplo si se trata de una raza muy enérgica y de gran tamaño como un pastor alemán, y tú por el contrario eres una persona poco deportista y vives en un piso o casa de tamaño pequeño, entonces esta raza no es la mejor para ser tu compañero. Por otro lado hay razas que lo pasan fatal estando solas, por lo que si apenas estás en casa, tampoco elijas a uno de estos perritos, pues lo pasará fatal.
Cómo cuidar un perro

Identificación y papeleo

Una vez que tengas a tu querido compañero deberás ponerle el microchip de identificación, no sólo porque es obligatorio por ley, sino además porque así te asegurarás de que esté identificado y si alguna vez se te pierde podrán devolvértelo tras escanear la información contenida en el microchip.
Por otro lado, si así lo quieres le podrías poner un collar con una chapa identificativa donde figura el nombre de tu perro, tu nombre, pero sobre todo tu número de teléfono.

En algunos municipios será preciso su empadronamiento, por lo que infórmate en tu ayuntamiento qué debes hacer si tienes un perro.

Si eres dueño de un perro de una de las razas consideradas como peligrosas deberás hacerle un seguro.

Por otro lado, si no obtienes a tu perro con su correspondiente cartilla de vacunación será preciso que lo lleves al veterinario para que te aconseje qué vacunas se deberán poner y le haga la cartilla de vacunación a tu perro.

Por último, si pretendes viajar con tu perro, algunos lugares pedirán el pasaporte de tu perro, y aunque no sea obligatorio te aconsejo que lo lleves igualmente para evitar problemas. Por otro lado, también existe un tipo de D.N.I. canino, por lo que también podrías hacerlo para llevar a tu compañero siempre identificado en caso de que te muevas mucho o viajes por diversas provincias.

Cómo cuidar un perro

Alimentación e hidratación

Por supuesto la alimentación y la hidratación son fundamentales para cuidar a tu querido perrito, pues sin sustento no podría vivir. La elección del correcto pienso es fundamental. No te decantes por uno únicamente por su precio, y por lo que te ahorras pues podría ser perjudicial para tu mascota. Debes elegir un pienso que no contenga demasiada grasa, ya que un exceso de grasa puede dañar el hígado de tu perro y sería dañino para su salud. Además asegúrate de elegir un pienso acorde con su tamaño y edad. Si no estás seguro de qué marca o tipo escoger entonces lo más recomendable es que lo consultes con tu veterinario.
Darle la cantidad adecuada de comida también es fundamental, pues si le das poco el pobre animal se quedará con hambre y si le das demasiado puede engordarse e incluso llegar a padecer obesidad. Cada raza tiene unas necesidades diferentes.
Algunos estudios sugieren que darle de comer nuestra comida a un perro resultará perjudicial para su salud, pero otros en cambio dicen que no pasa nada, así que esto os lo dejo a vuestra elección. Por supuesto nunca debes darle azúcar ni chocolate a tu perro, pues su ingesta lo pondrá enfermo y en el caso de chocolate, dependiendo de la cantidad consumida y del tamaño del perro puede ser incluso mortal.
Por otro lado evita darle huesos, puesto que sus astillas son muy perjudiciales para la boca, la garganta y el estómago.
Por último acuérdate de ponerle un cuenco con agua fresca, sobre todo en verano, y principalmente mientras está comiendo, puesto que el pienso le resecará la garganta.

Por otro lado es importante establecer un horario para ponerle su comida y retirarle los restos que no se coma en esa ocasión. En cambio el cuenco de agua deberá permanecer lleno en todo momento.
Cómo cuidar un perro

Higiene

No es recomendable lavar a tu perro todas las semanas ni todos los días, pero sí es recomendable hacerlo al menos una vez al mes, o varias, en el caso de que se haya ensuciado de barro, comida, etc. Debes lavarlo con un champú específico para perros frotando y masajeando bien la piel, es fundamental, sobre todo en el caso de perros con el pelo largo. A la hora de aclararlo asegúrate de no dejar ni un solo resto de jabón, de este modo evitarás que le produzcan picores y molestias.

Su zona de descanso, sus cojines, mantas etc. también deben estar siempre limpias y sacudidas, para evitar picores y que nuestro perro se vuelva a ensuciar.

Por otro lado es una buena idea cepillarlo, si se trata de un perro de pelo largo deberías peinarlo todos los días, de este modo evitarás grandes enredos y además retirarás los pelos sueltos. Si se trata de un perro de pelo corto puedes cepillarlo varias veces a la semana.

Por último deberías revisar la piel de tu perro varias veces a la semana para revisar si tiene pulgas, garrapatas, dermatitis, heridas o cualquier tipo de afección.

Salud

En cuanto a su salud debes tener cuidado las zonas por las que pasea tu perro, los lagos o aguas en las que se puede meter o beber, pues podría enfermarse. Por otro lado debes cumplir con la cartilla de vacunación obligatoria en tu comunidad autónoma. La vacuna principal que debes ponerle sin rechistar es la de la rabia, y ésta será aplicada una vez al año. Por otro lado el tema de la salud incluye la desparasitación, normalmente consiste en hacer ingerir a tu perro unas pastillas contra ciertos parásitos.

En cuanto a prevención lo más normal es ponerle un collar anti pulgas y alguna pipeta para alejar ciertos parásitos y pulgas.

Esterilización. En cuanto a la esterilización, este es un tema abierto, puesto que los veterinarios y protectoras de animales recomiendan esterilizar a nuestros perros para evitar embarazos no deseados y que al final los cachorritos acaben en adopción o abandonados porque no podemos hacernos cargo de ellos. Se trata de una operación muy sencilla que realizará un veterinario experto. Además evitarán posibles futuras afecciones de salud, y que los machos se sientan tristes y nerviosos por no poder ir detrás de hembras en celo o que se escapen de casa para buscarlas. Además las hembras no sentirán el acoso de perros y la ansiedad por querer ser madres.

Si observas que tu perro empieza a desarrollar un comportamiento extraño es importante que lo lleves al veterinario, pues algunos síntomas no son claros de ver desde un principio y si lo llevas demasiado tarde podría ser perjudicial o más difícil de tratar a tu perro.
Cómo cuidar un perro

Ejercicio físico

El ejercicio físico es fundamental para ejercitar a nuestros perros, no obstante dependiendo de la raza, será preciso realizar más actividad física o menos. Por ejemplo razas grandes y con gran retención de energía como un husky siberiano necesitará de mucha actividad física para desahogarse y liberar tensiones. Además de que le des un paseo más largo que el resto de 30 minutos, que lo lleves a nadar o que juegues con él para que libere energía como lanzarle una pelota, es fundamental que lo saques a hacer sus necesidades al menos tres veces al día. Recuerda que estos paseos son fundamentales para que tu perro conozca el entorno que le rodea, se relacione y se ejercite.

Además es un buen momento para mejorar vuestra relación practicando órdenes o jugando juntos, como puede ser lanzándole una pelota y que el perro vaya a buscarla y venga a devolvértela.
Cómo cuidar un perro

Protege a tu perro en casa

Es importante que cuides a tu perro, no dejes medicamentos o productos tóxicos al alcance de tu perro, como detergentes, lejías, etc., pues podría envenenarse. También ten en cuenta que también hay algunas plantas que también son tóxicas y debes mantener alejadas de tu perro, como son los crisantemos, la adelfa o los rododendros, además de guardar muy bien fertilizantes e insecticidas.

Por otro lado debes tener cuidado con las alturas, es decir que las barandillas y muros sean lo suficientemente altos para que nuestro perro no pueda precipitarse si se apoya sobre dos patas. Además los barrotes de estas barandillas deben estar lo suficientemente juntos como para evitar que tu perro (si es muy pequeño) pueda atravesarla. Una opción es ponerle una tabla o cenefa en la parte baja de los barrotes para eliminar el peligro.

Por último asegúrate de que cuando dejas a tu perro solo en casa no corre ningún tipo de peligro y tiene pleno acceso a su cama y al agua.
Cómo cuidar un perro

Cariño y atención

Guarda siempre un tiempo para dedicárselo a tu perro, poder sentarte a acariciarle, a prestarle atención, a permitirle que te dé abrazos, besos, y otras muestras de cariño, y tú debes devolvérselas.
Cómo cuidar un perro

Enséñale órdenes y trucos

A base de la práctica y con estímulos positivos puedes conseguir que tu perro obedezca tus órdenes e incluso que le enseñes algunos trucos. Para ello deberás enseñarle una única palabra como para, ven, corre, salta, siempre dándole una orden, además debes enseñarle con qué actividad está relacionada esa palabra para que te entienda. Cada vez que lo haga deberás estimularlo y recompensarlo, ya sea con golosinas o galletas para perros, dándole una caricia, animándolo, cualquier recompensa que funcione con tu querido amigo estará bien. De forma que después de un tiempo que lo vaya haciendo bien vayas retirando la recompensa y tu perro te haga caso. Recuerda que hay algunas órdenes que son fundamentales y que pueden ser útiles para salvar su vida, como para, ven, y sobre todo que sepa responder a su nombre.

Estos son sólo algunos de los cuidados más importantes que necesita un perro, podrían haber algunas otras formas, pero lo fundamental es sepas cómo cuidar un perro para proporcionarle una vida larga y feliz. Y que no acabe abandonado o regalado porque no puedes comprometerte a darle los cuidados y atenciones que necesita.

¿Te ha gustado?
7 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.