En este artículo te enseñaremos cómo cuidar una cacatúa.

En la actualidad cualquier casi cualquier animal puede ser un animal de compañía. Es algo totalmente normal tener aves ya que no necesitan demasiados cuidados. No son animales que necesiten tanta atención como pueden ser los gatos y los perros. Pero, cuidado, las aves exóticas como las cacatúas si que necesitan cuidados especiales.

¿Qué es una cacatúa?

La cacatúa es un ave exótica que procede de la familia Cacatuidae. Es un ave trepadora que se puede encontrar en su hábitat natural en lugares como las islas Filipinas o en el sur de Australia. Físicamente se distinguen por tener las plumas blancas, un penacho bastante destacado y el pico de color negro o claro (dependiendo del subgénero que sea).

Son consideradas aves muy bellas y, por este motivo, en los últimos años se ha producido un aumento de su compra y cuidado. Otro de los aspectos que ha influido en dicho aumento es que, al igual que los loros, son muy sociables. Esto hace que los humanos podamos interactuar con ellas de una forma más cercana que con otros pájaros.

Cómo cuidar una cacatúa

Estas aves viven en espacios grandes y en comunidad cuando se encuentran en la naturaleza pero, como se ha comprobado, se suelen adaptar generalmente bien a la vida en cautividad. Pero, para que esta adaptación sea satisfactoria y el ave esté bien, se necesitan unos cuidados especiales.

A continuación comentaremos cuáles son todos estos cuidados de los que hablamos. De esta forma, tu querida cacatúa tendrá una vida feliz y plena a tu lado.

¿Cuáles son los cuidados necesarios para cuidar una cacatúa?

Antes de empezar, debes tener en cuenta que no deberías comprar una cacatúa como animal doméstico si sabes de antemano que vas a pasar periodos prolongados fuera de casa. Son animales que necesitan contacto de forma continuada.

Instrucciones para cuidar una cacatúa

  1. Estancia. El primer punto a tener en cuenta antes de comprar una cacatúa es saber dónde va a vivir. Como hemos comentado antes, estas aves están acostumbradas a vivir en espacios abiertos y grandes. Por eso, se aconseja que la jaula donde vayas a tenerla sea bien grande y espaciosa. De esta forma, podrán moverse con mayor libertad y ejercitarse. Es recomendable que pongas una bandeja en el suelo de la jaula que puedas extraer con facilidad. Así, podrás tener más limpia la jaula, que es un aspecto muy importante para estas aves. Asegúrate de cambiar con regularidad la bandeja sucia. La jaula debes colocarla en un espacio donde reciba bastante luz solar. Al vivir en lugares como Australia, estos animales no están acostumbrados a la humedad ni a las corrientes de aire demasiado bruscas. Por eso, el sitio donde coloques la jaula debe evitar la humedad y el aire. Las cacatúas suelen asustarse con facilidad antes ruidos y sonidos fuertes. Coloca la jaula en un lugar tranquilo para que tu cacatúa viva feliz y sin estrés.
  2. Alimentación. Las cacatúas son animales que comen todo tipo de semillas. Asegúrate de que su alimentación esté basada en semillas de todo tipo. Por ejemplo, puedes ofrecerle semillas de maíz, de cáñamo, de arroz, de trigo o de avena. Además, puedes añadir a sus comidas frutos secos como los cacahuetes, las nueces, las pipas de girasol o de calabaza. También se alimentan de frutas y verduras frescas, por lo que puedes ponerlas en su jaula para que coma cuando quiera. En el mercado también venden un pienso especial para estos animales que incluyen todos los nutrientes que necesitan. El agua debe estar limpia y fresca para que nuestra cacatúa viva bien. Debes cambiar el agua diariamente o cuando veas que se ha acabado.
  3. Salud. Las cacatúas son aves mucho más sensibles de lo que parecen. Los cambios estacionales y emocionales les afectan más de lo que creemos. En cuanto a los cambios estacionales, para que no le afecte de forma demasiado brusca, podemos mantenerla siempre en la misma habitación con las mismas condiciones climáticas. De esta forma, evitaremos el impacto. Aunque cambios ligeros no le afectarán en su salud. Por otra parte, atendiendo a los cambios emocionales, está en nuestra mano que no sufran. Son animales que requieren un cuidado y un trato suave y delicado. Una mala manipulación, malos tratos, ruidos fuertes y en exceso o la simple desatención pueden ocasionar grandes estragos en nuestra cacatúa. Trátala de forma amable. Si, en alguna ocasión, ves que tu animal se arranca las plumas, tiene los ojos hinchados, muestra apatía, no come ni bebe, deja de cuidar su plumaje o tiene diarrea, debes llevarla a un veterinario lo más rápido posible.
  4. Educación. Estas aves son capaces de reproducir todo tipo de sonidos con gran facilidad. Con paciencia y tiempo, podremos ser capaces de hacer que nuestra cacatúa aprenda palabras o algunos sonidos característicos. La mejor forma de conseguir esto es mediante la repetición. El ave asociará la palabra o sonido que queramos y acabará por aprenderlo. Esta repetición tiene que ser consecuente y hacerse todos los días. A la hora de manipular la cacatúa, debes hacerlo con movimientos lentos y suaves. No deben ser para nada bruscos e intenta hacer el menor ruido posible. Al principio no querrá posarse en tu mano, pero puedes ofrecerle comida para que lo haga. Poco a poco, cuando entienda que no corre peligro, se acercará sola y le gustará relacionarse contigo.
  5. Reproducción. Esta especie de aves son monógamas. Es un aspecto importante seleccionar bien la pareja con la que va a compartir su vida. Es importante que se lleven bien y sean compatibles para que la reproducción se haga. Las cacatúas son capaces de vivir con otra en una misma jaula (por eso de que viven en comunidades), por lo que no será necesario juntarlas solamente cuando se acerque la época de reproducción. Lo primero que debemos tener en cuenta para hacer que nuestra cacatúa se reproduzca es disponer de una jaula lo suficientemente grande como para que vivan las dos con espacio. Hacer nidos de madera influye de forma faborable en la reproducción de estas aves. Éstos nidos les resultan más confortables y ayudan a que tengan mayor intimidad. Por eso, se recomienda que hagas o compres uno y lo pongas en la jaula. Una vez que se hayan apareado tendrán algunos huevos. El número suele oscilar entre 3 y 5 por cada apareamiento eficaz. El periodo de incubación está alrededor de los 21 días. Cuando los huevos eclosionan y las crías salen del cascarón, nacen ciegas y sordas. Por lo que son los padres los encargados de alimentarlas y cuidarlas. Al cabo de unas seis semanas, las crías comenzarán a ver y oír. Cuando hayan pasado dos meses desde el nacimiento de las aves, podemos separarlas de sus padres y criarlas a parte si queremos.

Como ves, cuidar una cacatúa no es demasiado complicado. Los aspectos más importantes están descritos en el apartado anterior. Es muy importante que le des cariño y que te relaciones con ella todo lo posible. De este modo, crecerán sanas y fuertes y encontrarás en ellas el compañero perfecto. Son animales muy sociables que nos darán grandes momentos de amor y cariño.

Esperamos que este artículo os haya servido de gran ayuda y que vuestras cacatúas vivan felices y contentas.

¿Te ha gustado?
48 usuarios han opinado y a un 95,83% le ha gustado.