El refuerzo positivo en los perros

Últimamente, en España se habla sobre lo que es el refuerzo positivo en mascotas. Este método de enseñanza canina es bastante antiguo, solo que ahora está teniendo mucha popularidad. Sin embargo, quizá es un tema nuevo para ti; por tanto, vamos a tratar de explicártelo con lujo de detalles.

El refuerzo positivo es definido como la entrega de un premio a tu perro cuando reacciona de la manera que tú esperas frente a un mandato. Generalmente, el premio es una salchicha, una croqueta, una galleta, pienso, snacks comerciales, una pelota para que juegue, felicitaciones o una caricia.

Lo que busca un cuidador con el refuerzo positivo es que el perrito entienda que esa conducta es agradable y, por lo tanto, lo motive a repetirla en otras ocasiones en las que se presenten circunstancias que lo requieran.

refuerzo

Sin embargo, si no eres profesional en adiestramiento canino y quieres enseñarle nuevos patrones de conducta a tu mascota, tienes que saber que para que este método sea efectivo necesitas estar claro en lo que quieres lograr. Sin objetivo no servirá de nada el método.

En este post te explicaremos qué es el refuerzo positivo en contraste con lo que es el refuerzo negativo. Hablaremos un poco sobre la diferencia entre el castigo positivo y el castigo negativo; Además, veremos ejemplos para que los pongas en práctica con tu mascota.

Recuerda, estos consejos te ayudarán a trabajar el adiestramiento en positivo de tu perrito, porque no deja de lado el bienestar de tu mejor amigo. Si ves a tu perro como parte de tu familia, entonces entenderás que el castigo, los maltratos o los aversivos no son la mejor opción.

Instrucciones

refuerzo

El refuerzo positivo en caninos es uno de los mejores métodos de entrenamiento para perros que puedes aplicar hoy en día. Gracias a este modelo de enseñanza, tu mejor amigo aprenderá mientras se está divirtiendo, dejará de tener miedo de equivocarse, e intentará superarse a sí mismos cada día para conseguir la deliciosa recompensa que le ofreces; también, aunque no lo creas, tu perro quiere mantenerte contento.

En este método no existe un recetario de técnicas para lograr los objetivos. Lo más importante es enfocarte en conocer a tu mascota como primera instancia. Saber lo que le gusta lo que no le gusta, lo que le da miedo, lo que lo tranquiliza, y cosas por el estilo.

Diferencia entre el castigo positivo y el castigo negativo

refuerzo

Los maltratos y los aversivos obviamente no le gusta a ningún animal; por lo tanto, no son un método de enseñanza. Todo lo que le duela a un perro es un aversivo, lo cual no debe ser incluido en ningún método de enseñanza canina ni humana.

No obstante, tenemos que ser conscientes que el mundo animal en sí, también ofrece situaciones desagradables a los perros como forma natural de aprendizaje. Lo cual, serán situaciones que los animalitos intentan evitar como sobrevivencia y, por lo tanto, modela su patrón de conducta. Asimismo, hay que reconocer que es imposible que un ser vivo en general aprenda a manejarse dentro de una sociedad por meros refuerzos positivos.

El refuerzo positivo es ofrecer un premio para reforzar una conducta; de este modo, lo que se conoce como castigo positivo es entonces aplicar un castigo en positivo utilizando un aversivo de manera positiva. ¿Cómo sería esto?, puede ser un golpe suave o un tirón de correa; pero igual sigue siendo violencia.

Entonces ¿qué puede tener de positivo un castigo?, pues nada. Se le llama positivo porque es algo que se le agrega al animal como forma de modificar una conducta; mientras que a lo que se le denomina negativo, es algo que se le suprime.

De esta manera, se pueden aplicar tanto refuerzo positivo como castigos positivos, en función de que se le agrega un condicionamiento como estímulo de una conducta. Entendiendo esta terminología, podemos definir el castigo negativo como el retiro de un estímulo agradable.

Como consecuencia de una conducta inadecuada, simplemente se le quita al animal algo que le guste. Por ejemplo, cuando un chaval no hace la tarea, simplemente la madre puede quitarle la TV por un día como castigo; luego, cuando haga la tarea podrá ver la TV nuevamente. Algo así pasaría con los perritos.

El refuerzo negativo es retirar un estímulo desagradable cuando el perro mantiene una conducta inadecuada. ¿Cómo es esto? El perro debe sentir una molestia continua con algo por no haber tenido la conducta inadecuada, tanto que lo fastidie; entonces, al momento que modifique su conducta la molestia será retirada y el perrito descansará.

Este tipo de refuerzo es considerado cruel y muy poco efectivo, pues irrita el carácter del animal y no siempre arroja los resultados esperados. Por ejemplo, ahorcar a tu perrito con la correa hasta obligarlo a sentarse no es educarlo; el animal simplemente se sienta porque ya no aguanta la presión, no porque lo haya aprendido.

Este sistema de refuerzo negativo daña el vínculo afectivo con el perro y no permite el desarrollo de una relación sana. Por lo tanto, tomando en cuenta que todo refuerzo aumenta la frecuencia de una conducta, y todo acto castigado producirá una reacción que, si no sabemos gestionarla, puede convertirse en violencia.

Refuerzo positivo con castigo negativo

refuerzo

La manera que recomendamos es educar con refuerzo positivo y castigo negativo. ¿Cómo esto? Muy sencillo, entrega un premio cuando el perro lo hace bien y retirando esos premios cuando del animalito no cumple con las expectativas de conducta.

Se castiga negativamente al retirar un premio; por ejemplo, cuando el perro se te salta encima de repente de manera que no lo consideras adecuado ¿qué puedes hacer? Fácil, puedes darte la vuelta y retirarte como muestra de disgusto.

¿Qué le das a entender a tu perro con esta reacción? Que si continúa con este comportamiento inadecuado no obtendrá de ti ningún premio, sino más bien conseguirá distanciamiento de tu parte. Esta es la forma de trabajar de los positivistas en educación canina.

¿Cómo aplicar un refuerzo positivo?

refuerzo

Para lograr que se siente

  1. Primero, colócate frente a tu perro y muéstrale que tienes un trozo de algo comestible en tu mano. Déjalo probar para que lo deguste.
  2. Luego, da unos pasitos para atrás. Él te va a seguir. Ahora, dile que se siente y colócate las manos sobre el pecho con los puños cerrados.
  3. Cuando se siente, le das otro trocito de premio para reforzar su comportamiento.
  4. Finalmente, lo repites varias veces hasta que el perro te vaya cogiendo la idea.

Para lograr que se te ponga al junto

  1. Esta vez no utilizarás un trocito comestible.
  2. Te colocarás cerca del perrito y pedirás que se te ponga al junto tocándote la pierna.
  3. Cuando lo haga, felicitarlo con una caricia. Así el perro va cogiendo la idea.
  4. Pero, qué pasa si no te coge la seña. Tú te das la vuelta y caminas para alejarte. Que note que ya no hay caricias y entonces comprenderá.

 

Que Necesitas

refuerzo

  • No confundir la terminología.
  • Aplicar los conceptos de psicología del aprendizaje canino de forma ética y adecuada a cada perro.
  • Utilizar técnicas de manera holística son etiquetar métodos o rigurosidades extremas.
  • Evitar los refuerzos negativos y los castigos positivos.

Consejos

refuerzo

  1. Recuerda, se llama refuerzo positivo porque reforzamos una conducta con algo que al animal le guste; así que para que todo funcione, tienes que ofrecer un premio que realmente agrade a tu mascota.
  2. Los refuerzos positivos no solo deben basarse en premios comestibles, pues pueden afectar la alimentación de tu mascota llevándolo a padecer otras complicaciones como la
  3. También, si siempre lo mantienes con hambre para que sea más efectivo el refuerzo positivo en verdad estás aplicando un refuerzo negativo; pues, si lo analizas, vas es a retirarle la molestia causada por el hambre.
  4. No lo olvides, tanto en animales como en seres humanos, todo acto recompensado hará que se repita la conducta esperada.
  5. Los métodos basados en el castigo positivo a la larga desestabilizan los vínculos afectivos con tu perro. Esto, si no se sabe gestionar puede llevar a causar problemas de conducta y desconfianza bastante graves.
  6. Si tu cachorro es una cabra loca, no te preocupes, es algo natural. Para adiestrarlo tienes que tenerle mucha paciencia y tratarlos con mucho afecto. Recuerda que puedes enseñarle a partir de los 4 meses; pues antes será muy difícil ya que su impulso natural por el descubrimiento y curiosidad lo va a llevar a ser desobediente.
  7. Lo más importante en el adiestramiento canino es tratar de potenciar las habilidades de tu mascota desde muy temprana edad. Descubrir sus motivaciones te da la herramienta perfecta para condicionar sus patrones de conducta.
  8. Más allá de la obediencia, recuerda que tienes que hacer que tu perro sea una mascota feliz. Si tu perro sufre de ansiedad, estrés, depresión o irritabilidad, será mucho más complicado el adiestramiento. Ya en estos casos te recomendamos buscar la ayuda de un especialista.
  9. Refuerza su autoestima ayudándolo a mejorar su conducta con afecto y desde el refuerzo positivo. Evita el regaño, los gritos y las prohibiciones extremas; sobre todo si es un cachorro, debes comprender que es curioso por naturaleza. Recuerda que un perro es un perro y necesita vida de perro, no es un ser humano.
¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.