¿Ya sabes qué nombre le pondrás a tu amado cachorro? Si aún estás en el típico trance de estar inventando mil apodos, para al final no quedarte con ninguno, aquí te doy unos cuantos trucos que te ayudarán. Con estos, y un poco de sentido común, seguro no te arrepientes de la elección… no sea que nombres a tu perro salchicha “Conan el Bárbaro”, eso nos dejaría un poco confusos, ¿no? De hecho, hasta el propio nombrado quedaría insatisfecho. Bromas aparte, es cosa seria, elegir el nombre de un perro.

Los perros perciben mejor ciertas palabras.

Piensa en sonidos definidos, que sean monosílabos. Aquellos que enfatizan las letras “a” y “o” no fallan, son percibidos muchísimo mejor por ellos. Por ejemplo, si decidieras “Pol”, has de saber que la parte que distinguirá, será “Po”, en especial la vocal. La “L” viene siendo un adorno para nosotros los humanos. Bueno, también nos merecemos disfrutar de su nombre. Eso sí, por más original que quieras ser, obvia los que sean complicados, pues esos son difíciles de aprender, e incluso podrían no llegarlos a comprender como parte de ellos mismos. Lógicamente, tendrían problemas para procesarlo en circunstancias muy específicas, como mandatos, situación de peligro. Sería poco eficiente a la hora de usarlo en cursos caninos y entrenamientos.

Personalidad y calificativos- ¿Has oído del perro salchicha que se llama “Fiero”?

Si te gustan los nombres que son adjetivos, te recomiendo que observes a tu mascota por unos días, te sumerjas en la tarea de saber cómo es. ¡Sí, cada perro tiene su propia personalidad! Y normalmente hay patrones dentro de las razas, sin embargo, cada cual es un universo diferente. Tienen sus gustos, reflejan ciertas emociones con mayor fuerza. Disfruta ese momento de conocerlo, de saber qué hay dentro de esa cabecita, y utilízalo para elegir. Algunas razas como el perro salchicha (o Dachshund), se caracterizan por ser mascotas juguetonas, nobles, cariñosas. ¿Todavía le pondrías a uno de estos “Fiero”?

PerrosPara que el cachorro sepa cuál es su nombre.

Los mejores momentos para demostrarle que debe responder ante ese sonido, que esa palabra forma ahora parte de él, son las circunstancias agradables. Por ejemplo: la comida. Esta hora favorita es perfecta para hacer que sus sentidos sean más receptivos. De hecho, el perro como tal se muestra más dispuesto a la comprensión. Llámalo de forma clara y precisa cuando quieras, por ejemplo, que acuda inmediatamente, a comer. Trata de no adornárselo mucho con tonos infantiles, como cuando le estás hablando al bebé de tu amiga. Sin embargo, que tenga un tono pasivo, generoso.

El juego es otra de tus fuertes armas para lograr que tu cachorro se grabe el nombre. Aprovecha el tiempo de mimos y felicidad. Por lo contrario, cuando tengas que regañarle, evita darle uso. Enfoca su utilización en los instantes positivos para efectos más rápidos.

Listas para escoger el nombre de un perro.

Si estos trucos no son suficientes, te recomiendo buscar en Google. Existen miles de listas de nombres para perros, donde tendrás todo tipo de apodos o nombres serios para tu adorada mascota. De todas formas, teniendo los trucos que te ofrecí, ya podrás decidirte mejor dentro de la inmensa bolsa de sugerencias que encontrarás en estas listas. Por ejemplo un listado para nombres de perros machos y este listado de nombres de perros famosos.

perroEl perro salchicha de nuestra historia, ya es adulto; y hay que cambiarle el nombre- ¿Qué hacer?

He decido insertar un “bonus” respecto a este tema. Es un poco más delicado, pues el perro que ya conoce su nombre, y es forzado a tener otro, puede sentirse muy confuso. Incluso podría sufrir depresión y ansiedad, si el dueño además le transmite desesperación respecto a ello.

Lo primero que hay que eliminar es la palabra “forzar”, en el sentido de que mientras menos se le imponga bruscamente este cambio, mayores posibilidades hay de que se logren resultados satisfactorios. Es un trabajo de semanas, incluso meses. No perder la paciencia y seguir con un plan, son claves. Eliminar también las reacciones negativas cuando el perro no está mostrando comprensión hacia su desconocido nombre.

Lo mejor es seleccionar como nuevo, uno completamente diferente al anterior. Y a partir de ese momento, no volverle a llamar por otro que no sea ese. Insertárselo en minutos donde reina la buena conversación entre el dueño y el perro. Utilizarlo para darle órdenes durante clases de disciplina o trucos; recuerda que es adulto y tienes de tu lado, el poder enseñarle con más concentración de su parte.

El nombre de tu perro, sí importa.

Tu mascota merece ser parte de la familia, y por ello, ser llamada no es solo una herramienta para comunicarle, si no también lo que reafirma que es “parte del equipo”. Hazle sentir que pertenece, e integra a este amigo incondicional.

Nunca olvides que a tu perro lo que más le importa no es el nombre que le asignes, si no el amor con que se lo dices. Sin embargo, siempre te agradecerá poder entenderlo bien.

¿Te ha gustado?
9 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.