Es uno de los patrimonios de la fauna española pero quizás no has oído nunca hablar de los perros de agua. Su historia arranca allá por la Edad Media, con la llegada de los árabes a la península y actualmente es una de las principales mascotas de los hogares españoles. Cuenta con numerosos colores lo que permite que se pueda elegir entre diferentes opciones si se quiere optar por este tipo de animal como una de nuestras mascotas domésticas para nuestra casa.

Además, son realmente cariñosos y fáciles de llevar, teniendo una esperanza de vida que se sitúa entre los 10 y los 14 años de edad. Sin duda, son una excelente opción para aquellos que quieran conseguir una mascota y luchar contra el maltrato animal.

¿Qué es un perro de agua y hasta cuando crecen?

El perro de agua tiene su origen en España y se caracteriza por ser un animal con una altura situada entre los 40 y los 50 centímetros, con un pelo rizado que puede ser de múltiples colores, con el negro, el blanco y el marrón como los más predominantes. La textura que presentan este tipo de animales es muy parecida a la de las ovejas, en forma de lana. Por ello, es difícil que sus rizos puedan pasar desapercibidos a nuestra vista. Además, son de un carácter realmente cariñoso convirtiéndose, sin duda, en una de las mascotas ideales para tener en nuestro hogar y poder ser uno de nuestros compañeros de viaje.

El cariño que desprenden sus ojos, y sus orejas tan características en forma caída provocan que sea imposible no encapricharse con un de ellos. De hecho, son uno de los perros ideales para dejarlos solo en casa por su carácter y la facilidad de ser domesticado. Son realmente educados, y a buen seguro, que prácticamente no te darán ningún tipo de problema durante tu rutina diaria.

Sus características físicas son las de un perro atlético durante los aproximadamente 12 años que pueden llegar a crecer. Sin embargo, aunque cogen cariño rápidamente con todo el mundo, su primera impresión es la de desconfianza. Por ello, si al traer a alguien a casa el perro se muestra reacio al contacto tampoco te lo tomes como algo personal.

Conoce el origen del perro de agua

Una vez conocidas las características principales del perro de agua y dejar claro que los 10-12 años son la edad media hasta la que suelen crecer este tipo de animales, es necesario que conozcas la curiosa historia sobre el origen del perro de agua. Anteriormente, has leído que fueron los árabes durante la etapa de la reconquista los que lo entraron en España. Esto es porque es la teoría a la que se le da mayor credibilidad.

No obstante, en otros casos, se cree que este tipo de animal hizo su entrada en la península muchos años más tarde. Concretamente, entre los siglo XVIII y XIX, cuando los comerciantes turcos intercambiaban mercancías con los españoles. Por esta razón, en algunos ámbitos se conoce como «El Turco».

Pese a todo, a la teoría que se la ha dado mayor credibilidad es que llegó a nuestro país durante la etapa islámica. Es un perro ideal para el trabajo en la montaña, algo ideal en los terrenos andaluces que pueden llegar a ser muy abruptos, especialmente en Cádiz. Además, también es realmente útil para el remolque de los barcos que llegaban desde África con las tropas de Ben Yusuf, antes que Boabdil tuviera que rendirse ante el empuje de las tropas españolas a su llegada a Granada en 1492. 

Beneficios de tener un perro de agua

Con todo, existen numerosos beneficios de contar con un perro de agua como mascota hoy en día por numerosos aspectos. Algunos de los más destacados son los siguientes:

  • Perro realmente doméstico. Esta especie de perro destaca por su saber estar, la facilidad de relacionarse con seres humanos, y especialmente ser un animal muy doméstico. Por esta razón, es una opción ideal si estás buscando algún tipo de mascota.
  • Mucha variedad física. Los colores que podemos encontrar de los perros de agua son realmente diferentes. Por ello, no dudes en buscar diferentes opciones si estás planteándote adquirir uno porque seguro que encontrarás aquel que se adapte a tus necesidades y gustos.
  • Es muy educado. La educación es una de las principales características de los perros de agua. Por ello, no tengas miedo de dejarlo solo en casa porque se encargará de cuidarla y dejarla tal como estaba a tu vuelta.
  • No rehuye el contacto humano. Aunque la primera impresión de los perros de agua respecto a los humanos son de desconfianza, rápidamente se adaptan a las necesidades de los amos y, por tanto, no dan absolutamente ningún problema tanto a corto como a largo plazo.

Cómo cuidar un perro de agua

El perro de agua, pese a ser un animal realmente independiente, requiere de unos cuidados específicos como nos va a pasar con cualquier tipo de animal doméstico que queramos adquirir. Pese a todo, no presentan nada especial que los difiera del resto de animales de su especie. Solo debes quedarte, que como cualquier perro, tiene un calendario de vacunas determinado. Esto es innegociable. Si quieres que tu mascota se mantenga saludable a lo largo del tiempo, ésta debe ser vacunado en cada momento que sea necesario. De esta forma, se evitarán complicaciones que comprometan que tu perro de agua llegue a la edad esperada.

Antes de inyectarle la primera vacuna, el veterinario debe asegurarse de desparasitar al perro para también conseguir evitar que pueda ser infectado con los diferentes parásitos que amenazan su salud, e incluso la posibilidad que pueda llegar a morir. Además, su sistema immunitario puede provocar que no tenga ningún tipo de efecto a las vacunas si no se realiza este proceso con anterioridad. Los perros de agua son un tipo de mascota realmente atlético, por lo que el plan nutricional también cobra una importancia fundamental. Se calcula que unos 270 gramos de alimentación sólida son suficientes para garantizar su buen nivel de salud y ejercicio físico, sin ningún tipo de problema.

Recordemos, que al igual que ocurre con los humanos, la alimentación debe ser variada. Proteínas, vitaminas, minerales y grasas, además de hidratos de carbono y fibras. De esta forma, se garantiza un correcto crecimiento del animal. Por ello, el pienso y los cereales son los dos principales grupos alimentarios que debe comer el propio perro de agua para alcanzar esos 10-12 años de crecimiento que mencionábamos anteriormente. El ejercicio físico es otro de los factores fundamentales de este tipo de animal. Son activos físicamente, y por tanto, no se le debe restringir la actividad deportiva si queremos tener una mascota tranquila, cariñosa y que no se estrese.

De hecho, si te gusta jugar con tu perro, el perro de agua es uno de los mejores que te puedes encontrar. Los juegos de pelota, con cuerdas y hacerlo correr le va a encantar. Además, a medida que el perro vaya creciendo, su actividad física debe ser superior. Por ello, si buscas un compañero de fatiga que pueda aguantar tu nivel, este tipo de perro es ideal para lograr tus objetivos y poder disfrutar de unos grandes momentos deportivos y de ocio cuando quieras.

¿Te ha gustado?