Inhibición de la mordida en perros

La inhibición de la mordida en perros es una pieza muy importante para la socailización de cualquier cachorro, un método de aprendizaje que ayuda a que los canes no hagan daño cuando están jugando o que no estropeen objetos que están sujetando.

No es aconsejable eliminar la mordida por completo, ya que es algo que forma parte de su naturaleza. En ese caso podrían sentirse desprotegidos en algunas situaciones. Sin embargo, sí se le debe enseñar a morder suave, sin dañar a nadie ni nada.

Un perro que no aprende a inhibir la mordida puede llegar a ser peligroso, ya que puede llegar a dañar incluso cuando está jugando. Hay que tener en cuenta que es una parte esencial en el entrenamiento del perro y que debe realizarse en sus primeros meses de vida. Una vez ocurre el cambio de diente, una vez han transcurrido unos cinco meses, será muy complejo el enseñar a un perro a inhibir su mordida.

Desde que les salen los dientes hasta que han pasado más de cuatro meses y adquieren sus dientes definitivos, la mordida de los cachorros puede llegar a ser muy dolorosa, razón por la que debe ser controlada para que sepan dónde esta el límite a partir del cual hacen daño.

En  este sentido debes saber que, en función si han adquirido o no está capacidad, se pueden distinguir los perros de boca suave y de boca dura. Los perros de boca suave son los que sí han aprendido a inhibir su mordida y que pueden utilizar la boca para coger cosas sin dañarlas.

Consideraciones sobre la inhibición de la mordida en perros

Para poder enseñar a tu perro la inhibición de la mordida en perros debes tener en cuenta una serie de consideraciones básicas, las cuales son las siguientes:

  • El cachorro es importante que tenga otros perros con los que jugar. Si tiene otros cachorros le ayudará a regular la fuerza de sus mordidas. Aprenden al ver que si muerde muy fuerte el otro cachorro se queja, y para de jugar, aunque sea durante unos segundos. De esta forma, el perro recibe un refuerzo positivo al ver que el juego continúa cuando no daña al otro cachorro. Si lo hace, se castiga de forma negativa terminando el juego. De esta manera aprenden por ellos mismos y jugando con otros cachorros.
  • Debes enseñar a tu perro la orden «Suelta». No ayudará a a la hora de regular la intensidad y de la fuerza de sus mordidas, pero sí te servirá para conseguir que deje de morder algún objetivo.
  • Por otro lado debes ser capaz de enseñar a tu perro a morder tus manos jugando. Esto te ayudará a la hora de que el cachorro aprenda a regular la mordida en función de si está jugando contigo o con perros. De esta manera sabrá distinguir en función de con quién se encuentre jugando.

Los beneficios de la inhibición de la mordida en perros

La inhibición de la mordida en perros tiene diferentes ventajas. No es solo importante y positiva de cara a que el animal no haga daño a otros animales o a personas, ya que tiene otros beneficios. Para empezar, un perro coge todos los objetivos con su boca, por lo que dominando la inhibición conseguirás evitar que pueda dañarlos si los coge con demasiada fuerza.

Esto no ocurre solo cuando haga uso de sus juguetes, si no también al coger todo tipo de objetos. Los perros son muy curiosos y juguetones, lo que hace que tiendan a coger muchos objetos con sus dientes.

De esta forma si controlan la fuerza al morder podrán coger todo tipo de objetos, aunque sean frágiles sin dañarlos y sin dañarse ellos. Ellos no buscan hacer daño y cuando muerden lo hacen jugando, por lo que enseñarles la inhibición de la mordida será muy beneficioso para ellos.

Instrucciones

Si quieres enseñar a tu cachorro a inhibir su mordida te vamos a indicar lo que debes hacer para conseguirlo, paso por paso, de forma que tengas muchas más opciones de hacer que se cumpla tu objetivo:

  1. En primer lugar es aconsejable que enseñes al cachorro a morder tus manos jugando. Debes empezar por jugar con él y dejarle que te muerda. Cuando te provoque dolor dile «No» y finaliza el juego quitando tu mano. Lo más importante no es la palabra que uses, si no que finalices el juego en el momento exacto en el que el perro te muerde con más fuerza de lo que debería.
  2. Una vez que hayas detenido el juego, ignora al perro durante unos segundos. De esta manera el perro aprenderá el castigo negativo. Esto no se trata de que dejes al perro solo. Simplemente debes parar de jugar en ese momento. Tras unos segundos ignorándolo, vuelve a iniciar el juego. Pasado un tiempo para de jugar y no lo reanudes de una manera muy rápida.
  3. Debes repetir el procedimiento durante un tiempo y tratar de practicarlo en diferentes zonas. De esta manera ayudarás a que el perro lo vea como una enseñanza general y no solo para un ámbito determinado. También es aconsejable que pidas ayuda a otros amigos o familiares que jueguen de esta manera con él, de forma que pueda aprender que todas las personas son sensibles a sus mordidas.

Consejos

Para concluir, te vamos a dar una serie de consejos que es importante que tengas presentes mientras intentas enseñar a tu perro la inhibición de la mordida:

  • Niños: No debes dejar que niños muy pequeños hagan uso de este ejercicio, ya que las consecuencias pueden llegar a ser muy perjudiciales. Los niños no tienen el control que se necesita para este ejercicio y no lo podrán llevar a cabo de la manera apropiada.  Además, el perro aprenderá que es divertido morder con fuerza, que es justamente lo contrario a lo que se le pretende enseñar.
  • Castigos: No castigues nunca a tu mascota de forma física por haberte mordido con fuerza. Esto lo que hará será que genera en el agresión o miedo. De esta forma,con este tipo de castigos no le enseñaras a inhibir su mordida, si no que a que no muerda cuando juega. Esto tiene el riesgo que cuando sea adulto, si decide morder, lo haga con demasiada fuerza.
  • Clases: Es recomendable que, si tienes la posibilidad, acudas a clases para cachorros antes de que cumpla los cuatro mese y medio. En las clases para cachorros te enseñarán a practicar la inhibición de la mordida en perros. Con la ayuda de profesionales del adiestramiento conseguirás mejores resultados y más rápidamente.
  • Impulsos: Los cachorros no son capaces de controlar sus impulsos hasta que crecen. Por ello, aunque ya haya aprendido a inhibir su mordida, en ocasiones puede darse el caso de que muerda demasiado fuerte porque no se de cuenta. Una vez pase de los cuatro meses y medio debería poder controlar la mordida de una forma sencilla.
  • No te enfades: No te enfades por que el perro te haga mordido, ya que el cachorro se encuentra en pleno proceso de aprendizaje.
  • No le provoques para que te muerda: No debes provocar a tu perro para que te muerda, si no que lo que debes hacer es jugar con él y si te muerde, que lo haga de forma natural. En ese momento podrás tener en cuenta las instrucciones que te hemos indicado. No se debe forzar a que haga el mordisco, ya que estarás promoviendo en ese caso su agresividad.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.