El perro posesivo – Todo lo que has de saber

El perro posesivo es el que protege a través de la agresión para defender algún tipo de recurso que considera muy valioso. El perro que es posesivo es aquel que puede ver en un recurso específico como muy deseado. Puede haber mascotas que tengan obsesión por la comida, los juguetes, los lugares, de las personas, etcétera.

Esta cualidad ha sido utilizada desde siempre para crear perros guardianes. De hecho, la territorialidad es la que puede hacer que uno de estos animales pueda reaccionar de una forma agresiva hacia personas extrañas, una forma de proteger esos recursos. Sin embargo, solo protege este recurso, es decir, el territorio, frente a personas extrañas.

Para entender mejor en qué consiste un perro posesivo y sus cualidades, es importante que tengas en cuenta qué es y en qué consiste la que se denomina protección de recursos. Además te indicaremos cómo eliminar esta conducta que puede llegar a ser realmente peligroso.

Cómo identificar un perro posesivo

Para saber si un perro posesivo hay que atender a una serie de aspectos relacionados con él, siendo habitual que reaccione ante la proximidad tanto de extraños como de conocidos.

Si has conocido a algún perro que no permite que alguien se aproxime a su dueño es que ese perro es posesivo con su dueño. Lo mismo ocurre si está comiendo o tiene un juguete.

Esto es habitual entre los perros, que tratan de defender sus posesiones con respecto a otros perros. Esto es porque son posesivos con el recurso que sea, habitualmente su comida. De esta manera, cuando un perro trata de quitarle ese recurso o bien se acerca al mismo, el perro posesivo reacciona de forma agresiva, emitiendo gruñidos e incluso llegando a atacar.

Esto puede hacer que exista una pelea entre los perros que quieren un mismo recurso. Sin embargo, debes tener en cuenta que esta actitud por parte de los animales no es algo exclusivo de los perros, sino que se da en cualquier otro animal.

Esta conducta por parte de los perros es muy peligrosa para los humanos y los niños. De hecho estos últimos son los que habitualmente tienen más riesgo, ya que pueden acercarse al perro de forma inocente y sin conocimiento y se encuentran con una reacción agresiva por parte del animal.

En el peor de los casos se puede dar el caso de que que el perro posesivo generalice la conducta hacia diferentes recursos, lo que hace que proteja de forma agresiva tanto la comida como los juguetes, a una persona y otros recursos diferentes, por lo que hace que  que el perro se convierta en peligroso al poder despertar agresividad contra diferentes modos.

El perro que es guardían de estos recursos puede llegar a agredir a personas, perros u a otros objetos, además de poder llegar a realizar descriminación contra personas de una determinada especie. La noticia positiva es que es posible modificar su conducta a través del adiestramiento. No obstante, en unos casos es más complicado hacerlo que en otros, además de ser preferible que la educación tenga lugar desde que son cachorros.

Cómo prevenir que un perro sea posesivo

Si el perro es un cachorro y todavía no tiene muestras de poder desarrollar una actitud propia de un perro agresivo, es importante que tengas en cuenta una serie de consideraciones al respecto.

Para ello es importante que, desde un principio, le enseñes a soltar objetos e ignorar cosas. Además de que son ejercicios que favorecen el autocontrol, lo que hace que se reduzcan sus reacciones de forma impulsiva, además de que provoca que pueda ceder los recursos a través de premios.

Protección de juguetes

En lo que respecta a la protección de los juguetes y ser un perro agresivo, lo perfecto es trabajar con el perro para que se le enseñe a soltar objetos. De esta manera el podrá apreciar que no le estás quitando el juguete, sino que el te lo deja e incluso favorecerá el juego.

Protección de personas

En lo que respecta a la protección de personas, esta consiste en que el perro no las vea como objetos. Esto podría provocar actitudes de gran agresividad. Por esto se debe trabajar en la socialización del perro, principalmente cuando aún es cacchorro.

Esto consiste en presentarle todo tipo de personas y dejar que le den premios, lo acaricien, etcétera.

Protección de comida

Uno de los motivos que habitualmente llevan a un perro a ser agresivo es la protección de comida. Por este motivo es importante que empieces por ofrecerle pedazos de comida de tu mano, de forma que le premies durante el adiestramiento.

Cuando empieces a ofrecer comida debes asegurar que esté observándote mientras depositas la comida en su bol. Cuando muestra su total confianza es el momento en el que podrás ir evolucionando.

Debes evitar cualquier posible actitud agresiva o de posesión. Si muestra alguna de estas señales de agresión no debes darle comida especial, ya que estarías reforzando su conducta agresiva

Debes tener en cuenta todos estos aspectos. Esto es clave para evitar que sea un perro peligroso y tenga una actitud inadecuada.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.