Qué comen los erizos

Erizos de tierra normal y salvaje:

Siguen una amplia variedad de productos alimenticios dentro de su dieta, son animales que no son típicos dentro de un hogar y que incluso en algunas partes del mundo están completamente prohibidos. Si se decide adoptar uno es importante conocer bien su dieta, y seguirla estrictamente.

Si se habla de aquellos que están en libertad y habitan en zonas de mucha tierra, suelen optar por ingerir desde vegetales o plantas, diferentes insectos, aunque también pueden conseguir frutas. Aquellos que habitan en zonas de tierra salvaje, suelen comer aquellos insectos que se desarrollen en esos territorios, como pueden ser cucarachas y escarabajos, o incluso caracoles. En ocasiones buscan fibra, la cual la extraen de animales en descomposición en concreto de la parte del esqueleto, así como también su quitina.

Cuando se tiene un erizo en casa, debido a que encontrar comida seca para ellos en ocasiones se convierte en una tarea un tanto complicada, por no decir prácticamente imposible, se les puede dar en sustitución aquella comida seca que se recomienda para gatos, pues esta contiene los componentes nutritivos y vitamínicos que el animal requiere dentro de su dieta. Si se desea y a modo de complemento para su comida se les puede alimentar con algún pedazo de huevo, frutas y aves como son el caso del pollo y del pavo incluso pescados, pero cuando se les dé siempre han de estar bien cocidos al igual que los huevos, no se les deben dar crudos.

Dentro de las frutas que pueden comer están las de verano como la sandía, que les gusta mucho y el resto del año, peras, manzanas en todas sus variedades y plátanos maduros. Las verduras que habitúan a ingerir son los tubérculos como las patatas, los nabos o los rábanos, por otro lado, las zanahorias bien cocidas.

Dentro de las plantas y hierbas, las de tipo digestivo para los humanos como pueden ser la menta o la des inflamatoria manzanilla.

Por raro que parezca las legumbres siempre bien cocidas también les sirven de alimento, lentejas o garbanzos.

Uno de los alimentos que si se suelen encontrar en tiendas de veterinaria o en tiendas especializadas en ellos, son bolsitas que contienen determinados insectos como son las larvas, los gusanos y los grillos, siempre es mejor optar por comprarlos ya seleccionados y limpios de posibles pesticidas que pueden contener los que vagan por la calle, ya que suelen ser bichos bastante molestos y la gente los rocía con múltiples productos con el fin de exterminarlos, por eso es un peligro recogerlos de la calle sin saber si están limpios o no.

Se tiene que vigilar mucho su alimentación para evitar que su peso sobrepase lo normal y tengan sobrepeso, pues eso les impediría poder desarrollar sus actividades con normalidad, y les limitaría en su vida.

Se les debe alimentar siempre poco a poco, nunca en grandes cantidades de golpe, la franja horaria más recomendada es la tarde. La comida no debe estar congelada ni excesivamente fría porque les provocaría dolores y malestar. Siempre tiene que tener su recipiente con agua, está si puede ser preferiblemente fresca y no templada ni mucho menos sucia, por lo que se debe cambiar cada día.

¿Qué no deben comer?

Ningún alimento ácido o que esté dentro de la familia de los cítricos, ya que les afecta negativamente a sus riñones, como pueden ser la piña, el limón o el aguacate. No son tolerantes a la lactosa, aunque ellos inconscientes se lo pueden comer porque les gusta, como es el caso de los quesos, por eso si se decide alimentarles con estos productos siempre hay que vigilar que estén libres de lactosa. Nunca se les pueden dar frutos secos porque su tamaño y su dureza pueden causarles daños o quedárseles atascados en la garganta.

Les gustan muchos los dulces, y las bolsas de snacks, pero siempre se les deben dar con cautela y como algo muy excepcional.

Dentro de la variedad de verduras, hay algunas que no se les recomiendan, todas ellas coinciden en que tienen picor, como es el caso de los ajos, las cebollas o los pimientos picantes.

Erizos de mar:

Cada tipo de erizo se adapta a los alimentos de los que dispone a su alrededor, en este caso en el mar no se pueden encontrar frutas o pollo, por lo que las algas son una de sus prioridades, aunque si se encuentran animales ya muertos no dudan en comérselos.

Existen unas sustancias algo arenosas como son el limo o la arcilla que son claves en su cuerpo, ya que estas se colocan en una zona de su intestino y logran que el erizo no suba a la superficie, sino que se pueda mantener sumergido.

Una característica que tienen es que por la mañana incluso por la tarde no suelen comer porque permanecen enterrados, suelen aprovechar cuando ya anochece para hacerlo.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.