Contenido del Artículo

Compañeros de tuberías, casas, escombros y hasta de habitación. Los ratones son la relación perfecta entre el amor y odio que pueden sentir algunas personas. Unos pequeños amigos, que en ocasiones pueden ocasionar que más de un individuo salte de sus asientos, sobre todo cuando están en búsqueda de comida para sobrevivir.

Vienen en todos los colores desde marrones, negros, grises y en casos más particulares blancos. Independientemente de la forma en la que podamos encontrarlo sabemos que los ratones pertenecen a una familia de mamíferos llamada Muridae. Esto tiene como significado que se manejan en grupos grandes, llegando a tener más de 600 miembros en una misma zona, de no ser controlada su proliferación.

Los ratones son constantemente confundidos con sus hermanas las ratas, esto no tiene que ver con su género sino más bien con su tamaño o contextura. Los primeros son más pequeños y tienen un cuerpo mucho más compacto que les permite escabullirse con mucha facilidad en los pequeños y rebuscados agujeros.

A pesar de que existen muchos tipos de ratones está una especie en particular a la cual estamos más habituados, el famoso ratón casero. El también llamado ratón común o domestico es el que podemos encontrar en nuestros hogares y zonas urbanas, caracterizado por su pequeño rostro de forma puntiaguda y sus ojos redondos además de su famosa cola larga la cual utilizan para equilibrarse.

La adaptabilidad de los ratones es una de sus habilidades más resaltantes la cual les permite poder vivir casi en cualquier lugar del mundo, con excepción de aquellos climas de condiciones extremas de frio, ya que existen especies que se adaptan perfectamente a los calores característicos de los desiertos y sabanas.

La energía particular de los ratones queda plasmada hasta en las caricaturas más populares. Su agilidad los distingue entre otros animales, siendo bastante difíciles de alcanzar cuando realmente se lo proponen. También son excelentes constructores de refugios al igual que de madrigueras, las cuales son utilizadas para protegerse de aves, reptiles y muchas otras especies que buscan cazarlos para alimentarse.

Para obtener su comida pueden llegar a hacer las hazañas menos esperadas, aprovechándose de rapidez y escaso tamaño para conseguir lo que desean de la forma más eficaz posible. Son animales muy particulares y algo sociales con otros iguales a ellos, pero siempre imponiendo el respeto por su territorio.

Que Necesitas

  • Frutas
  • Desperdicios
  • Granos
  • Basura
  • Ratones
  • Insectos
  • Carroña
  • Vegetales

Qué comen los ratones

Instrucciones

  1. Son herbívoros
    Los ratones son animales que consumen verduras, frutas y sus agregados con mayor frecuencia, es decir son considerados herbívoros en su mayoría. Esto significa que puede llegar alimentarse de cualquier recurso vegetal, de allí el hecho de que se encuentren con mucha facilidad en grandes campos o cosechas en donde pueden obtener el alimento sin complicarse demasiado.
    Encuentran un especial gusto por las semillas, siendo uno de los alimentos predilectos de este animal. Igualmente las frutas suelen ingerirlas de manera frecuente, teniendo entre sus favoritas las manzanas al igual que aquellas que consideren más crujientes.
    También entre las verduras que más consumen están algunas como el brócoli, el apio y las zanahorias. Estas, por su dureza, les sirven para limar sus dientes y reducirlos ya que los mismos no dejan de crecer durante toda su vida haciéndoles daño a los ratones cuando alcanzan un gran tamaño.
    Se tiene la creencia de que no son herbívoros sino más bien omnívoros porque pueden ingerir casi cualquier alimento. Esto puede refutarse afirmando que ciertamente pueden tener una alimentación bastante variada, según las condiciones a las que estén expuestos, pero que en su estado natural (donde puede conseguir suministros por su cuenta) preferirán la materia vegetal como su única opción.
  2. Algunas especies son carnívoras
    Como te hemos dicho los ratones pertenecen a los animales herbívoros así como otros que son considerados omnívoros, pero existe una excepción. Los ratones saltamontes son una variedad de esta especie que se distingue principalmente por ser carnívoros, a diferencia de otros. Pueden conseguirse en países como México o zonas variadas de los Estados Unidos.
  3. También les gustan los insectos
    En su estado natural los ratones también obtienen su energía de otro tipo de alimento como los insectos. Los gusanos, larvas, ciempiés y algunos grillos forman parte de su dieta en la naturaleza, en las zonas urbanas pueden llegar a consumir hasta cucarachas.
    Entre sus insectos favoritos están los escarabajos ya que les ayuda con lo que te mencionábamos anteriormente de sus dientes, por su duro caparazón. En algunos casos el ratón es capaz de ingerir hasta caracoles, los cuales no son muy comunes en su dieta pero que les ayudan a aportar nutrientes bastantes particulares que no obtienen con otras especies.
  4. La hambruna los hace caníbales
    Como en mucho de los casos en la naturaleza, los ratones si se ven en la necesidad por la escasez de comida, llegan a comerse entre ellos. Si el hambre es mucha pueden llegar a ingerir hasta su propia cola en búsqueda de sobrevivir.
    Otro caso de canibalismo entre ratones es el que ocurre cuando las hembras se comen a sus crías, pero tienen que pasar por contextos de extrema hambruna para que se presente esta situación. En estas épocas también puede ocurrir que los roedores más fuertes consuman a aquellos que han fallecido o que se encuentren muy débiles como para defenderse.
  5. Pueden ser destructivos
    Los ratones tienen la particularidad que pueden llegar a ser sumamente destructivos sobre todo en los lugares donde existe una gran movida de los alimentos. Los campos y huertos son de sus sitios favoritos para vivir ya que tienen a su alcance una serie muy variada de frutas y verduras.
    El problema está en que los ratones no miden la cantidad de alimento que ingieren diariamente y es por ello que pueden ocasionar grandes destrozos arruinando cosechas enteras si se tiene un gran grupo de estos cerca. En el hogar también pueden llegar a destruir diferentes piezas y arruinar las comidas que van probando a su paso.
  6. El mito del queso
    A pesar de las creencias populares, los ratones no se vuelven locos por el queso. A pesar de que si sea de su agrado prefieren consumir alimentos de otro tipo, como por ejemplo aquellos que tienen un alto contenido en carbohidratos.
    Si lo que buscas es atraer a un ratón de la forma más eficaz posible, el queso no será de tanta ayuda. Lo que si puede servirte es un pedazo de chocolate porque los atrae con mayor relevancia, pero no es muy recomendable que estos animales ingieran (en el caso de que tengas alguno como mascota) ya que es muy toxico para ellos.
  7. Les gustan los desechos
    Una de las razones por las que lo ratones aman estar cerca de los humanos es por lo fácil que pueden obtener cualquier alimento que este allá dejado de lado. Pedazos de pan, restos de comida o cualquier desperdicio que para una persona pueda significar basura, para un ratón será garantía de un manjar inmediato y sin mucha dificultad para alcanzarlo.
  8. No se alimentan de materiales
    Una mentira que existe alrededor de los ratones es que pueden comerse cualquier material como madera, plástico, cartón y hasta metales. Esto es completamente falso ya que no es lo mismo comérselos que masticarlos o roerlos. Los ratones llegan a destruir lo que está a su paso en búsqueda de materiales resistente para poder hacer sus nidos y madrigueras.
    Cuando te encuentres con alguna señal de que un ratón está destruyendo los mueble, cables o zonas de tu hogar ten por seguro que no es por hambre sino más bien porque está haciendo un hogar duradero para sus crías y para él mismo, donde pueda refugiarse de los peligros y de sus depredadores. Ellos construyen sus hogares con todo lo que consiguen a su paso es por ello que pueden llegar a ser bastante característicos, según lo que localicen a su paso.

Qué comen los ratones

Consejos

  • En caso de que tengas un ratón o ratones como mascotas te recomendamos que evites darles cacahuetes, algún tipo de frutas o verduras ácidas o alimentarlo con carne cruda ya que pueden llegar a ocasionar consecuencias negativas para este animalito. De comer estos alimentos pueden sufrir de la piel y del estómago además de otras alergias muy comunes para estos+ roedores.
  • Si lo que quieres es que tu ratón se encuentre en un estado de salud bastante activo lo que puedes hacer es complementar su alimentación con comida preparadas para otras animales. Para esto tienes que controlar muy bien las raciones que les des debido a que son muy propensos a sufrir de sobre peso, los que le puede ocasionar la muerte con bastante facilidad.
    Los ratones son animales que, como te hemos dicho, pueden vivir en cualquier lugar del mundo y puedes encontrarlo de forma salvaje o viviendo muy cerca de tu hogar (o en tu propia casa). Aprender sobre su alimentación y estilo de vida nos ayuda a controlarlos y a evitar las experiencias negativas que pueden generar de no tomar las precauciones pertinentes con respecto a estos animales.

Te gustará leer otros post interesantes como son: Qué comen los hámster y Qué comen los gatos

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.