Existen diferentes tipos dependiendo del hábitat o el medio en que vivan

Patos salvajes:

Por un lado, están los patos en libertad que muchos encasillan en la denominación de “salvajes”, pero que sin embargo cuentan con la ventaja de no estar encerrados y tienen la posibilidad de desplazarse a sus anchas, contando con libertad, eligiendo en cada momento aquello que quieren comer y para lo que su organismo está preparado. A pesar de que en ocasiones se encuentran con gente, que les da alimentos que no les convienen, pero que por creencia popular consideran que les gusta porque se lo comen sin problema, entonces cada vez que van a lugares donde estos habitan, de manera reincidente y errónea les vuelven a echar el mismo alimento basura.

Por el norte de América y en algunos grandes parajes de Europa, es allí donde suelen moverse ya que intentan desplazarse a lugares en los que ya tienen localizadas zonas en las que el calor prima , pues no les gusta el frío y huyen de él. En concreto, si les das a elegir prefieren los sitios donde hay cierta humedad. Sin contar que son animales de agua y necesitan de hábitat que la contenga, para poder desarrollar su vida en ella, encontrando comodidad y disfrutando del ambiente.

Les encantan los insectos y además necesita de sus propiedades para su organismo, ya que poseen numerosas vitaminas además de algunos nutrientes. Pueden ingerir todos los tipos, no ponen por encima a ninguno, según el tipo que se encuentren en la zona donde se encuentran.

Esto significa que se adaptan a la alimentación de la que disponen en cada momento.

Uno de los alimentos que, por su condición de omnívoros necesitan comer son las algas, estas son relativamente fáciles de encontrar, pues suelen estar al fondo de los estanques y por supuesto de los famosos pantanos. Algunos de estos se suelen localizar en las afueras de los campos de fútbol, incluso en aquellas zonas más ricas como son los campos de golfistas.

Otro alimento son las plantas que tengan disponibles en el lugar en que vivan, también comen diferentes vegetales. Por lo que si alguna persona viviera en un lugar en el cual tuviera cerca un estanque o algún pantano y conociera la existencia de estas aves en ellos, podría echarles de comer directamente productos vegetales que ellos cultiven, ya que les gustan, desde aquellos que tienen hojas como los que no las tienen.

Un dato que cabe resaltar, es que comer piedrecitas les viene muy bien por raro que parezca, ya que en el pico carecen de dientes para masticar los alimentos, comer piedrecitas no supone un problema sino una ventaja, ya que les ayuda a llevar a cabo mejor su digestión, pues esas piedrecitas quedan en un lugar de su estómago y colaboran en la tarea de digerir y triturar todo aquello que se encuentran en su interior.

Patos domésticos

No es la misma la alimentación que un ave en este caso puede recibir de las personas que estén a su cargo, que de gente desconocida que se deja guiar por hábitos que el resto de las personas realizan, pero con el desconocimiento de si el alimento que les están dando es realmente beneficioso o no para ellos. Por eso antes de adoptar esta clase de animal en un hogar, hay que disponer de ciertas cosas para que pueda llevar una vida normal y una alimentación acorde a su metabolismo de omnívoro.

Muchas veces los patos ingieren desperdicios que se van encontrando, como pueden ser chicles, tapones de botellas, anillas de latas, objetos de materiales que son muy malos para su organismo y que se lo pueden dañar, incluso llevándoles a morir.

Este artículo donde te explicamos Qué comen los patos seguro que será de tu interés

Por eso el tenerlos en casa es una manera también de protegerlos y mantenerlos ciertamente vigilados, y es un aspecto muy positivo.

Los alimentos más recomendados son por ejemplo aquellos que contengan carbohidratos, así como cereales del tipo de la avena, el maíz incluso el grano del arroz, todos ellos les aportan una buena nutrición y se encuentran en cualquier establecimiento o súper. Otros como puede ser el maní o incluso la soja, se pueden mezclar con otros componentes y se obtiene el pienso que ellos necesitan, ya que están provistos de proteínas de tipo vegetal. La mayoría de los tipos de semilla, como pueden ser los de algodón o los de girasol, que les ayudan a la hora de la digestión, ya que cuentan con grasas beneficiosas. Y por último, es bueno saber que ellos al nacer comen de la cáscara, pues ahí se albergan sustancias y nutrientes que necesitan para ir desarrollando sus capacidades, como lo son el ver o el andar, por lo tanto, se recomienda añadir a su pienso, huesos triturados, cáscaras de huevos, pues poseen muchos minerales que necesitan ingerir.  Sobre todo, es importante variar aquello que se les da de comer para que no se aburran.

¿Te ha gustado?