Razas de perros braquicéfalos – Características y cuidados necesarios

Puede que en alguna ocasión hayas escuchado hablar de razas de perros braquicéfalos. En la actualidad son muchos los perros que tienen diferentes problemas de salud que surge a raíz de este síndrome del perro braquicéfalo, además de que les condiciona en su vida diaria.

A lo largo de este artículo que hemos preparado para ti te vamos a explicar todo lo que debes saber sobre estos perros.

Características de los perros braquicéfalos

La palabra braquicéfalo se refiere a aquellas personas que tiene un cráneo casi redondo, siendo una característica que también se puede emplear como definición para algunas razas de perros.

Por su anatomía, este tipo de perros pueden sufrir lo que recibe el nombre de síndrome del perro braquicéfalo, el cual puede derivar en graves problemas respiratorios. En los peores casos puede incluso a tener un resultado fatal. Asimismo, otras características de estos perros son su paladar alargado, carnoso y blando, además de tener unas fosas nasales habitualmente bastante estrechas, una tráquea pequeña y una laringe diferente a la habitual.

La razón de que haya perros son este síndrome es la eugenesia, que es el estudio y la aplicación de diferentes leyes biológicas empleadas a la hora de criar animales y la búsqueda de razas «perfectas». Esto llevó a que algunas características de algunas razas se hayan alterado hasta el punto de provocar graves problemas de salud.

Razas de perros braquicéfalos

Entre las razas de perros braquicéfalos se encuentran las siguientes:

Cuidados necesarios para un perro braquiocefálico

Los perros que sufren del síndrome del perro braquicéfalo pueden llegar a sufrir diferentes problemas de salud de una elevada gravedad. Sin embargo, esto no quiere decir que todos los perros, por ser de alguna de las razas mencionadas anteriormente vaya a tener muchos problemas, ya que esto depende de cada animal.

No obstante, es importante que tengas que existe el riesgo de que tengan dificultades para respirar, que en ocasiones se puede mostrar en forma de una respiración demasiado ruidosa, tos, desmayos o episodios de colapso, entre otros. Además son perros que no tienen una gran tolerancia al ejercicio físico, precisamente por sus problemas de respiración.

Por si fuese poco, a lo largo de su vida pueden llegar a padecer de problemas cardíacos. Por todo ello es necesario mantener unos cuidados necesarios para tratar de darles la mejor vida posible y minimizar las posibilidades de que sufran de alguno de estos problemas.

Los puntos a tener en cuenta sobre su cuidado son los siguientes:

Altas temperaturas

El aumento de las temperaturas y que haya mucho calor es algo muy peligroso para este tipo de razas de perros. Esto se debe a que con el calor incrementa el jadeo, que es el sistema que tienen para regular la temperatura corporal. Esto provoca que las vías respiratorias se vean afectadas, estrechándose y pudiendo sufrir un mayor grado de estrés o ansiedad. Además, hay que tener mucho cuidado, ya que podría producirse un golpe de calor.

Ejercicio físico

En lo que respecta a su actividad física no son perros que, como hemos mencionado, tengan una gran tolerancia al ejercicio. Esto hace que sea peligroso exceder su actividad en este sentido, sobre todo en el caso de que haya una temperatura elevada.

Por ello es preferible apostar por paseos cortos y a un ritmo contenido, de forma que no se llegue a provocar una situación de riesgo para el animal.

Alimentación

La mayoría de las razas de perro que padecen de este síndrome tienen problemas a la hora de la deglución de sus alimentos. Esto se debe a los ya mencionados problemas de respiración que sufren.

Este tipo de situación puede hacer que sufra de vómitos y arcadas, además de problemas por ingestión de aire o neumonía.

Sobrepeso

Para finalizar, hay una cuarta consideración muy importante. Este es el sobrepeso, que, como suele ocurrir con cualquier otro problema, hace que se incrementen los problemas. Al tener un peso excesivo, se incrementa la temperatura del animal, además de tener una gran dificultad para moverse.

Además de todo lo anterior es importante que tengas en cuenta que los perros que padecen de síndrome de síndrome del perro braquicéfalo pueden tener riesgo a la hora de viajar, pero también cuando deben ser sedados para una operación.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, ante cualquier problema que se detecte en su estado de salud, se debe acudir al veterinario. Él podrá determinar el problema que padece y podrá indicar posibles tratamientos para ello o unos cuidados específicos.

Aunque esto debe ser aplicable para cualquier tipo de perro y de animal, tiene aún más importancia en el caso de este tipo de perros que cuentan por genética con problemas de salud.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.