Mires por donde lo mires recoger las heces de tu perro no es una tarea agradable, sino todo lo contrario, se trata de una tarea sucia, incómoda y desagradable, pero por mucho que no te guste, lo cierto es que todo dueño de un perro debe recoger sus heces, ya no solo si lo hace en tu casa o en lugares donde específicamente se señala que las heces deben ser recogidas, sino recogerlas siempre, da igual el lugar donde lo haga.

Recoger las heces de tu perro contribuyen a mantener limpio todo un área y entorno, puesto que el no recogerlas ya o sólo implica el mal olor o que alguien pueda pisarla, sino que puede resultar un peligro sanitario, puesto que las heces de nuestro perro pueden causar varias enfermedades que transmiten a los humanos, como son la giardiasis, salmonelosis, o toxoplasmosis, por ejemplo.

A continuación vamos a mostrarte cómo recoger las heces de tu perro y a desecharlas de forma correcta, para que cumplas con tus tareas de dueño responsable.

Usa bolsas de plástico

El método más utilizado por rapidez y comodidad es el de la bolsa de plástico. Cada vez que saques tu perro a hacer sus necesidades te recomiendo que lleves dos o tres bolsas de plástico contigo. Cualquier bolsa de plástico, como las de supermercado en principio pueden funcionar, pero es mejor que uses bolsas para perros, las cuales son más pequeñas y manejables, además si las heces de tu perro son muy malolientes podrás escoger bolsas perfumadas, e incluso puedes elegir alguna con lazos para cerrarlas, lo que después puede resultarte mucho más fácil cerrar la bolsa. Por último tienes opciones más ecológicas, como son el uso de bolsas biodegradables.

Recuerda que puedes comprar distintos tamaños de bolsas según el tamaño de tu perro, puesto que sus heces también son relativas a su tamaño. Cuanto más grande sea el perro más grande serán los “bollos”. Estas bolsas las puedes encontrar en supermercados y tiendas para animales.
Cómo recoger las heces de tu perro

Una vez que tu perro haya defecado coge una bolsa, ábrela y dale la vuelta, es decir cambia lo de dentro para fuera y viceversa. Ahora introduce tu mano en la bolsa (de este modo evitarás ensuciarte con las heces). A continuación abre tu mano y prepárate para recoger el excremento del suelo. Siempre deberás hacerlo de la manera más limpia posible. Por ejemplo si el excremento está en césped forma una garra con tus dedos y llevándolos lo más bajo posible recoge el excremento, seguramente también recojas un poco del césped. En cambio si estás en suelo duro como el concreto no hace falta que arañes el concreto con tus dedos.

Cuanto más duro esté el excremento más fácil te resultará limpiarlo, en cambio si está blanda (como una diarrea) te costará más recogerla.

Si se te olvidó coger bolsas antes de salir de casa busca algo en el suelo con lo que puedas recogerla o entra en la tienda más cercana a pedir alguna.

Por último no te olvides de agarrar muy bien la correa de tu perro mientras estás recogiendo sus excrementos.

Una vez que has agarrado el excremento con la bolsa, con tu mano libre dobla los bordes de la bolsa hacia arriba con tus dedos. Haz un nudo y cierra bien la bolsa para que no se abra cuando la tires en el cubo de la basura para materias orgánicas.

Usa recogedores de excrementos

Si eres una persona aprensiva y no te gusta la idea de recoger los excrementos con una bolsa debido a la posibilidad de que puedas ensuciarte entonces quizás es buena idea que inviertas en comprar un recogedor de excrementos.

Puedes acudir a tu tienda para animales o de jardinería para hacerte con ellos. Normalmente viene en un kit junto con una pala y un rastrillo.

Te recomiendo que busques un recogedor que sea resistente y que puedas manejar con una única mano mientras que con la otra agarras la correa de tu perro. Además algunos pueden estar preparados para ponerles una bolsa al final del recogedor.

Recuerda que un recogedor no te servirá de nada si los excrementos son blandos.

Después de que tu perro defeque prepara una bolsa abierta y con el recogedor recoge los excrementos. Si tu perro ha defecado en concreto es posible que necesites ayudarte de la pala para recoger los excrementos. Recogerlas en el césped es más sencillo, pero si por casualidad no se encuentra todo junto, podrías ayudarte del rastrillo.

Después deberás introducir el recogedor en la bolsa y abrirlo para que suelte los excrementos dentro de la bolsa. Después ata y tira la bolsa.

Desechar las bolsas de excrementos

Esto depende de las normas municipales, por lo que infórmate de dónde puedes deshacerte de las bolsas de excrementos de tu perro. Aunque normalmente podrás tirarlas en cubos de materia orgánica, e incluso por el inodoro de tu casa.

Con estos consejos sobre cómo recoger las heces de tu perro ya puedes ser todo un dueño responsable y ayudar a mantener el medio ambiente y tu zona limpios.

¿Te ha gustado?
15 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.