Uno de los mayores temores que tenemos los amantes de los perros, es que estos contraigan la temida fiebre, ya que pueden tener síntomas todavía peores que las personas.

La fiebre es un estado físico en el cual el cuerpo tiene una temperatura ligeramente más elevada de lo normal. Este estado va acompañado de sofocos, malestar general y demás síntomas que pueden causar problemas en los perros.

La fiebre surge como mecanismo de defensa del cuerpo, el cual aumenta su temperatura para que su sistema inmune luche mejor contra los microorganismos infecciosos. Esto ocurre tanto en las personas como en animales como los perros.

La principal diferencia entre la fiebre de los perros y la de los humanos, es que la de los perros es más peligrosa. La principal razón de esto es que los perros no pueden cuidarse por si mismos como hacemos nosotros y no nos pueden avisar con la palabra de que tienen fiebre.

Además, al ser animales más pequeños, la fiebre puede hacerlos más daño en muchos casos, así que debemos tener especial cuidado para poder curarlos y hacer que vuelvan a tener la misma vitalidad que tenían antes.

La forma idónea es llevar a los perros al veterinario, para que el perro pueda tomar la medicina para bajar la fiebre. Sin embargo, no se puede ir siempre al veterinario, ya que es una clínica privada con un horario determinado y muchas veces no atienden urgencias.

Por esta razón, nos debemos encargar nosotros de bajar la fiebre a nuestro perro, algo que sin duda nos va a evitar males mayores. Como no es bueno automedicar al animal, hay que tener en cuenta que lo mejor son los remedios caseros, los cuales aunque no sean milagrosos, nos permitirán mantener al perro con la fiebre controlada y evitar males mayores.

Así que vamos a ver todos los remedios caseros que existen para bajar la fiebre de tu perro, ya que de esta forma, podrás hacer que tu querido mejor amigo pueda volver a tener la salud y vitalidad que antes lo caracterizaba.

Instrucciones

  1. Detectar la fiebre al perro:
    El primer paso que vamos a dar para curar la fiebre al perro, va a ser obviamente detectar su fiebre. En primer lugar, debemos comprobar la temperatura del perro con la mano en su frente, ya que si la tiene demasiado caliente, es posible que sea fiebre y que ya tengamos que comenzar a actuar. A continuación, debemos comprobar sus síntomas, los cuales son similares a los de las personas. Si nuestro perro tiene fiebre, lo vamos a ver sin energía, lo vamos a ver con sofocos y lo vamos a ver jadear cada poco, porque quiere refrescarse. Para asegurarnos, debemos de poner el termómetro a nuestro perro, el cual se coloca en la zona anal. El perro no puede tener el termómetro en la boca porque lo muerde ni en el brazo porque lo mueve. Lo mejor es en el ano, en el cual se medirá la temperatura del mismo y se comprobará si tiene fiebre o no.
  2. Aplicar paños fríos:
    Al igual que con las personas, lo mejor para bajar la fiebre es enfriar poco a poco la temperatura corporal de nuestro perro. Una de las formas es aplicar paños fríos sobre la frente del perro, los cuales deben estar húmedos con agua fría. Esto hará que la temperatura del perro baje y que el mismo empiece a sentirse mejor. El problema con este remedio es que muchos perros se van a resistir a esto, así que deberás sujetarlos para que esto surja efecto.
  3. Dar un baño frío:
    Un baño frío tiene una función similar a la que tiene el paño frío, es decir, bajar la temperatura del cuerpo del perro y hacer la fiebre un poco más soportable. Al meter al perro en el agua, se va a resistir y le va a sentar mal, pero recuerda que es por su bien, ya que es una de las mejores formas que existen para bajar la temperatura del cuerpo.
    Esto lo debes hacer en la bañera de tu casa, ya que el agua del río podría tener alguna bacteria que podría dañar la piel del perro y hacer que este aumente su fiebre (aunque sólo en este caso, si el perro está sano puedes bañarlo en el río perfectamente). Después de esto, seca bien el agua del perro y verás cómo al menos se ha refrescado y está mucho mejor.
  4. Reposar:
    Al igual que con las personas, los perros necesitan reposar para poder curar la fiebre completamente. El problema, es que los perros no pueden realizar las necesidades en casa, sino que necesitan salir todos los días a pasear y no pueden guardar cama todo el día. Lo que debes hacer es llevarlo fuera el tiempo justo y necesario y dejarle tiempo que vaya reposando, para que así pueda curar la enfermedad. En cuanto haga sus necesidades, a casa.
  5. Que beba mucha agua:
    Aunque antes haya dicho que los perros no puedan realizar los cuidados habituales que hacemos los humanos para curarnos la fiebre, ellos no dejan de tener sus propios mecanismos de defensa. Los perros cuando tienen fiebre te piden mucha agua, ya que saben que si están bien hidratados, lograrán curar su fiebre. En primer lugar, el agua permitirá regular su temperatura y estar más frescos, en segundo lugar, el agua permite recuperar los líquidos perdidos al sofocarse y en tercer lugar, el agua permite tener unas mejores defensas para curar la enfermedad. Por este motivo, siempre llena de agua fresca el cuenco del agua del perro y vigila, ya que en cuanto se acabe el agua, tendrás que reponerlo lo antes posible, ya que es la única forma de que el perro se mantenga en un buen estado de salud y pueda siempre beber agua. Si lo sacas a la calle, no te preocupes si bebe agua en charcos o ríos, ya que su sistema inmune puede con las bacterias del agua de estos lugares sin ningún problema.
  6. Mojar en las zonas clave:
    Antes hemos visto como los baños de los perros podrían hacer bajar su temperatura. Sin embargo, no es bueno bañar al perro mucho, ya que su capa de protección de la piel podría dañarse y sufrir infecciones en la misma. Se recomienda bañar a los perros como mucho cada 15 días, siendo una vez al mes más óptimo. Esto crea un problema, ya que si sólo les podemos dar un baño cuando tienen fiebre, no será suficiente. No pasa nada, ya que lo único que tenemos que hacer para reemplazarlo es mojarlo sólo en las zonas clave. Debes coger un paño húmedo y mojar al perro en la zona de la barriga y en la zona de detrás de las orejas. Estas zonas digamos que pueden controlar la temperatura del resto del cuerpo, así que se deben tener en cuenta para poder tener curada la fiebre al 100%.
  7. Prevención:
    Ahora que ya hemos visto todas las formas de curación de la fiebre con remedios caseros, vamos a ver cómo prevenir la fiebre. La prevención es el mejor remedio casero, ya que más vale prevenir que curar, ya que nos ahorra todo el proceso y nuestro perro se ahorrará el sufrimiento de tener fiebre. Por esta razón, vamos a ver todas las formas de prevenir la fiebre de nuestro perro, para que éste pueda lucir radiante sin fiebre cuanto antes.

    1. Hidratar bien a tu perro: Al igual que el agua sirve para curar la fiebre, también sirve muy bien para prevenir la fiebre. Además de ayudarnos a tener mejor sistema defensivo, conseguiremos mantener las temperaturas corporales en un nivel óptimo, algo que sin duda nos va a ayudar a la hora de poder tratar mejor a nuestro animal favorito y que este no tenga fiebre.
    2. Actuar rápidamente: Cuando empiecen a aparecer los primeros síntomas de la fiebre, vamos a tener que actuar lo más rápido que podamos. Esto se debe a que los perros al igual que las personas, empiezan con síntomas leves que se van haciendo cada vez un poco más graves. Sin embargo, si actuamos rápido, vamos a conseguir que estos síntomas se vayan paliando poco a poco. De esta forma, cuando veamos el más ligero síntoma de fiebre, debemos de actuar rápido.
    3. Acudir a revisiones anuales al veterinario: Al igual que con las personas, se aconseja que los perros lleven revisiones periódicas de su salud. En este caso, debemos hacer chequeos a los perros una vez al año en el veterinario, algo que nos permitirá comprobar que no tenga ninguna enfermedad que le pueda causar fiebre. Además, debemos de seguir el calendario de vacunación, para evitar que el mismo tenga alguna enfermedad que luego le contagie fiebre.
    4. Cuidar bien al perro: Aparte de darle de beber, debemos cuidar bien a nuestro perro, algo que hará que no sólo no tenga fiebre, sino que tenga una mejor salud en términos generales. Sácalo a pasear cuanto toca, dale bien de comer y mantén al animal en un ambiente higiénico. De esta forma, el perro podrá tener una buena salud de todas todas.
¿Te ha gustado?
41 usuarios han opinado y a un 92,68% le ha gustado.