Si eres de la gran mayoría de personas que ha visto o tenido perros u otros mamíferos terrestres como mascotas (claro que hablamos de la clase de animales que caben en un apartamento sin tener que irnos de él), tal vez te parecerá ridículo imaginar que alguien no sepa identificar su sexo. Por extraño que parezca, hay personas que nunca han visto un perro de cerca, sea por las razones que sea. Léenos hasta el final y sabrás cómo identificar el sexo de nuestros más comunes amigos de cuatro patas. Si no lo eres, igual quédate con nosotros. Podrías aprender un poco más. Algo de conocimiento extra no te hará ningún daño.

Sexo PerroSexo de un perro en estado adulto.

Es extremadamente fácil saber el sexo de un perro en estado adulto, basta con mirarle la zona genital. Claro que en la etapa de cachorros no es tan sencillo, sobre todo en las primeras semanas de vida. Y además, puede que alguna vez encontremos un animal con mutaciones o deformaciones genéticas, como puede ser algún caso de hermafrotitismo (que es la existencia perceptible o no a la vista de ambos sexos en un organismo). Estos casos son la excepción y no la regla. Nosotros nos ocuparemos de la regla y le dejaremos la excepción a los científicos, que para eso están, ¿o no?

Un poco de historia evolutiva

Los perros, al igual que los humanos, son mamíferos, y el sistema reproductivo de los mamíferos suele ser bastante similar, salvando las evidentes diferencias entre especies. En los mamíferos normalmente se presentan los sexos separados y la reproducción es vivípara placentaria excepto en el grupo de los monotremas (que ponen huevos).

Estos son los más primitivos, que retienen algunas características de los reptiles, de los cuales descienden. Los marsupiales (canguros, koalas y varios más) tampoco son vivíparos placentarios, ya que las crías tienen un muy corto desarrollo en el útero materno y gran parte de su crecimiento se completa en la bolsa o marsupia. Salvo estos dos grupos de mamíferos, el resto son vivíparos placentarios, lo cual significa que las crías se desarrollan completamente en la placenta de la madre hasta que nacen. Este es el caso de los perros y de cómo nacen.

Esta especialización en la reproducción lleva inevitablemente a una especialización y diferenciación equivalente en los órganos sexuales, tanto en su aspecto interno como externo. En los machos de la mayoría de los mamíferos es posible apreciar externamente (la parte que nos interesa) el pene y el escroto que contiene en su interior los testículos, mientras que en las hembras es identificable la vulva como parte externa de un complejo aparato genital. Como vemos, son sistemas muy parecidos a los de los humanos, y es que como ya dijimos antes, sus características son comunes y compartidas en la gran mayoría de los mamíferos.

Entonces, ¿cuáles son las diferencias?

Ya te dijimos: más sencillo imposible. Con mirarles la zona genital suele ser suficiente. Los machos tienen pene y escroto (si no están castrados) y las hembras tienen vulva. Incluso pueden ser identificados por la forma de orinar, que no es la misma. Los machos adultos alzan la pata para hacerlo (habremos visto a más de un perro marcando territorio de esa forma) mientras que las hembras adultas se agachan para orinar.

Pero a veces este método no es ciento por ciento seguro, dado que algunas hembras muy dominantes también alzan la pata y marcan su territorio (es infrecuente pero no demasiado raro), y algunos machos muy viejos o debilitados se agacharán para orinar, sencillamente porque no tienen fuerzas para levantar la pata.

Sexo Perro

En los cachorros la cosa varía un poco. Aunque no son tan difíciles de identificar, no podremos utilizar este  último método, porque en los primeros meses de vida ambos sexos orinan de la misma manera (agachados). También puede influir mucho la raza de los cachorros, sobre todo las diferencias de tamaño y la cantidad de pelo: mientras más grande la raza y menos pelo tenga, más fácil será.

Ellos…

Los machos nacen con el escroto apenas visible, pues los testículos no están descendidos completamente y se encuentran protegidos en la zona abdominal, de donde más adelante, sobre las ocho semanas de nacidos,  descenderán y volverán más voluminoso y visible el escroto. En la zona ventral, justo debajo del ombligo (o del cordón umbilical si son recién nacidos) identificaremos el pene, que tendrá forma de una pequeña protuberancia con una muy tenue vellosidad en la punta.

Más abajo, entre las patas traseras y casi en la zona anal encontraremos el escroto, que como ya dijimos no será marcado ni muy visible. Nunca confundas, por ejemplo, el ombligo o cordón umbilical con el pene. El pene siempre estará debajo de este, por lo que deberías ver dos protuberancias. Este cachorro es sin dudas un macho.

Ellas…

Las hembras no tienen en la zona ventral más protuberancias que el cordón umbilical o el ombligo (este último será menos visible a medida que crecen). En la zona entre las patas traseras presentarán la vulva, pequeña, a veces en forma de pliegue pero nunca semejante al escroto masculino. La vulva es la única zona expuesta que presentan, pues la casi totalidad del sistema reproductivo y sexual de las hembras está en el interior. Si presenta vulva, será una hembra.

Otros detalles para saber si un perro es hembra o macho.

No es recomendable manipular a los cachorros recién nacidos, salvo en situaciones estrictamente necesarias, pues son extremadamente frágiles. Además, la madre puede hacer relucir su instinto de protección y tal vez nos llevemos un buen susto aún cuando nos conozca bien o haya jugado con nosotros, o incluso si somos sus dueños. El instinto es el instinto.

Si por alguna razón necesitas saber el sexo de tus cachorros y no tienes demasiada experiencia, busca a alguien que sí la tenga y que te ayude a averiguarlo, tocándolos lo menos posible.

¿Te ha gustado?
17 usuarios han opinado y a un 47,06% le ha gustado.