Uno de los seres vivos más raros y fascinantes al mismo tiempo, son los llamados tardígrados u osos de agua. Estos animales se llaman así por su gran parecido con los osos de tierra, siempre que hablamos de su aspecto exterior.

Estos animales son microscópicos, es decir, que no se pueden ver a simple vista, siendo necesaria la utilización de un microscopio. Tienen una forma rechoncha y un andar lento, similar al de los osos de tierra, aunque más rechonchos todavía.

Muchos aficionados al mundo del microscopio, son amantes de los osos de agua, ya que sin duda se puede aprender mucho de ellos si se observa con atención. Estos pequeños animales son capaces de enseñarnos mucho sobre ciencia y biología, ya que observar su comportamiento es todo un espectáculo.

Observar a los tardígrados es una gran actividad educativa para tus hijos, los cuales podrán familiarizarse con el microscopio que les has regalado de una forma muy simple, sin dificultad alguna. Esto hará que tus hijos tengan pasión por las ciencias, algo que la mayoría de padres desean.

Lo mejor de todo, es que no entraña apenas dificultad esta tarea. La mayoría de la gente piensa que todo lo relacionado con el microscopio es complejo y aburrido, pero nada más lejos de la realidad. Además, el microscopio que vamos a necesitar no es muy potente, ya que con uno de 30 aumentos sobraría para verlos.

Esto además es un ejercicio de amor a la naturaleza, comprobando que cada molécula que nos ofrece tiene algún ser vivo, al cual debemos respetar. Yo creo que esta es una de las mejores formas de transmitir amor a la naturaleza, a la vez que vamos aprendiendo.

Por eso, tanto si eres adulto como si eres un niño, es buena idea tener a estos animales de mascota microscópica, sobre todo por todo lo que aprenderás. Lo malo es que no es algo que se enseñe en la escuela y cuesta encontrar información al respecto.

Sin embargo, nosotros te vamos a echar una mano, ya que paso a paso te enseñaremos cómo cuidar y tener de mascota a un tardígrado.

Instrucciones para encontrar y tener de mascota un tardígrado

  1. Buscar y encontrar a un oso de agua recogiendo una muestra de musgo:
    Como ya hemos dicho, estos animales llamados tardígrados u osos de agua, se encuentran en lugares microscópicos como el musgo, sobre todo si es un musgo que está húmedo. Lo que tenemos que hacer para comenzar, es recoger una pequeña muestra de este musgo, el cual tiene que estar húmedo como requisito principal. Realmente con una pequeñísima muestra basta, ya que así además no dañarás el medio ambiente ni la flora y fauna del lugar. En cuanto al lugar donde puedes conseguir el musgo, puedes hacerlo casi en cualquier sitio, ya que estos animales sobreviven en cualquier superficie. Puede ser en rocas de mar, a la orilla del río y demás lugares. Una vez que hayas recogido la muestra de musgo, ya es hora de pasar al siguiente paso y empezar a liberar a estos simpáticos animales.
  2. Liberar a los tardígrados:
    Los tardígrados son animales microscópicos que son incapaces de verse a simple vista. Tampoco se pueden ver así simplemente acercándonos con el microscopio al musgo, sino que debemos liberarlos en agua, en una pequeña placa Petri con la cual vamos a poder ver a los mismos. Para liberarlos, vamos a seguir tres pasos básicos que nos permitirán hacerlo enseguida.

    1. Consigue un microscopio x30 y una placa Petri:
      En primer lugar, tenemos que conseguir un microscopio que tenga 30 aumentos, algo que sin duda no es muy complicado. Cualquier microscopio escolar barato puede llegar a los 30 aumentos sin problemas, así que no vamos a necesitar un microscopio electrónico ni nada de eso. Los sets de microscopios suelen llevar consigo una placa Petri, la cual vamos a usar para que los animales salgan a la luz.
    2. Llena de agua la placa Petri:
      La placa Petri se debe llenar de agua, la cual debe ser agua destilada, ya que, al ser totalmente pura, podremos ver mejor a los tardígrados. Deja un poco de agua en la placa Petri, ya que ahora mismo lo vamos a necesitar para liberar a los animales.
    3. Moja el musgo en la placa:
      Ahora que ya hemos mojado nuestra placa con agua, debemos mojar el musgo que hemos recogido, el cual lo que hará será liberar a los tardígrados al agua, para que podamos verlos de forma correcta. De momento no vamos a añadir el musgo para así poder ver todo mejor, pero no lo tiremos, ya que lo necesitaremos después.
  3. Observar al animal:
    Ahora ya tenemos listo el tardígrado en su recipiente y ya podremos observarlo con el microscopio. Observarlo no sólo nos va a servir como entretenimiento y como cuidado del animal, sino que también nos permitirá observar su evolución, aprender a cuidarlo y también mirar algunas características interesantes de su anatomía y reproducción. Observar al animal es la parte fundamental, así que prepara tu microscopio lo antes posible.

    1. Buscar por sus características:
      Entre el agua, es posible que haya muchos seres vivos, así que debemos tener buen ojo para poder buscar a los osos de agua. La mejor forma es guiarse con las fotos que hemos colgado aquí, buscando animales parecidos. Las características de la mayoría de los osos de agua son 8 patas y un cuerpo con rechonchez, creando así una especie de oso en miniatura que vive en el agua.
    2. Si no lo encuentras, reintentar:
      Si después de haber buscado con detenimiento en nuestra placa Petri, no hemos encontrado al oso de agua, debemos volver a empezar con el paso 2, es decir, volver a mojar el musgo para que salgan los tardígrados. Muchas veces no se liberan correctamente y por este motivo, no somos capaces de verlos. Sin embargo, basta con realizar un segundo intento la mayoría de las veces. Si lo hacemos y aun así no funciona, te aconsejo coger una muestra de musgo otra vez, probando con diferentes muestras hasta que consigamos ver nuestra imagen.
  4. Preparar su hábitat:
    Ahora que ya hemos localizado al oso de agua, es la hora de proceder a empezar su cuidado como se merece, ya que no deja de ser un ser vivo que necesita cuidados especiales, aunque obviamente no al mismo nivel que un animal grande, por ejemplo. Lo que tenemos que hacer es tener musgo y agua, ni más ni menos, pero con algunas indicaciones especiales que vamos a ver a continuación.

    1. Añadir el musgo a la placa Petri:
      Lo primero que vamos a hacer, es añadir el musgo que hemos dejado antes a la placa Petri, ya que el musgo es donde se encuentran los animales de los que se alimenta nuestro tardígrado. Es más, vamos a poder verlos con el microscopio sin ningún problema. Simplemente con dejar el musgo en el agua, conseguiremos que nuestro oso de agua tenga comida suficiente, aunque a veces incluso los osos de agua se coman los unos a los otros.
    2. Añadir agua cuando la placa esté seca:
      Al ser un animal de estas características, necesita siempre bastante agua para poder vivir de la forma correcta. Por este motivo, no debemos dejar nunca secar la placa Petri, ya que podría morirse nuestro oso de agua. Aunque soporte condiciones extremas, le pasa lo que, a los humanos, que, aunque podamos pasar 2 días sin comer, no es lo ideal. Así que en cuanto veas que se seca, echa un poco de agua destilada a la mezcla o agua de la zona de donde lo has sacado, dulce o salada dependiendo del sitio.
    3. Reemplazar el musgo cada 15 días:
      Al igual que con el agua, el musgo también se debe reemplazar de vez en cuando, ya que se puede pudrir y descomponer con el paso del tiempo. El musgo es lo que contiene los seres vivos necesarios para cuidar al tardígrado, así que trata de mantener siempre el musgo nuevo en tu placa de Petri. El tiempo estimado de cambio de musgo es de entre 15 días y un mes, tiempo más que suficiente para que el musgo siempre esté en unas condiciones óptimas y nuestro pequeño ser vivo viva estupendamente.
    4. Usar el musgo del agua de donde conseguiste al oso de agua:
      Una cosa importante es que no basta cualquier musgo para el oso de agua. Como hay de tantos tipos y de tantas clases, el oso de agua necesita musgo de su hábitat, ya que es lo mejor para él. Por ejemplo, si lo cogiste de roca de mar, coge sólo musgo de roca de mar, nunca de río. Y si es al revés, pues sólo coge de roca de río. Esto sin duda es lo ideal para los animales, ya que, de esta forma, pueden vivir en su hábitat natural y tener el desarrollo más óptimo posible.
  5. Observar su evolución y disfrutar de ellos:
    Ahora que ya has acabado de preparar el hábitat, lo único que debes hacer es relajarte y disfrutar de ellos, ya que para eso estamos aquí, para entretenernos y aprender. Así de paso podremos observar su evolución y comprobar si el cuidado que estamos realizando es óptimo o no. Si vemos al animal crecer, tener crías, poner huevos, alimentarse y demás, estaremos haciendo muy bien las cosas. Sin embargo, si vemos que hay algunos problemas o que se mueren, tendremos que cambiar de actitud a la hora de cuidarlos, para así garantizar unos cuidados correctos a los mismos.

Consejos para encontrar y tener de mascota un tardígrado

  • Respeta el medio ambiente: Como habrás podido ver, los tardígrados crecen en el agua, pero sobre todo en el musgo. Aunque te hayamos pedido recoger muestras de musgo, esto no quiere decir que haya que dañar el medio ambiente. Arrancar demasiado musgo es un delito, ya que puede dañar gravemente la flora y fauna del lugar. Por este motivo, recoge sólo un poquito y de forma superficial, sin arrancar nada, usando para ello unas pinzas de laboratorio.

    Los tardígrados son animales microscópicos, así que con un poquito bastará para que todo funcione correctamente.

    La naturaleza nos ofrece regalos como estos animales y estas plantas, así que nosotros debemos ser agradecidos y no dañar el lugar donde estamos viviendo. De esta forma, nuestras generaciones futuras también podrán disfrutar de los paisajes y de animales como estos, ya que, sin duda alguna, son un regalo de la naturaleza.

  • Observar otros animales microscópicos: Si te ha gustado este mundo, siempre te puedes dedicar a observar otros animales como los protozoos, algunas bacterias o incluso virus, si tienes un microscopio electrónico potente. En el agua hay muchos animales microscópicos y bacterias que podemos ver, además de hongos y protozoos. Simplemente, coge tu placa Petri e investiga qué hacer en el caso de cada ser vivo, ya que algunos necesitan tintes especiales, otros necesitan microscopios potentes y otros se ven casi a simple vista.
¿Te ha gustado?